Logo El Confidencial
la estrella declaraba este viernes ante el juez

Javier Rigau: “Han apartado a Gina Lollobrigida de todas las personas que la quieren”

Gina Lollobrigida estuvo menos de doce horas en Barcelona este viernes. El motivo de su viaje tenía que ver con la querella que interpuso contra Rigau

Foto: Gina Lollobridiga y Javier Rigau en 2006 (Gtres)
Gina Lollobridiga y Javier Rigau en 2006 (Gtres)

Gina Lollobrigida estuvo menos de doce horas en Barcelona este viernes. El motivo de su viaje a España tenía que ver con la querella que interpuso en su día contra su marido, Javier Rigau, contra el notario que realizó la documentación pertinente para la boda por poderes y el sacerdote que celebró el sacramento religioso, por lo que ella considera un delito de matrimonio ilegal y falsedad documental. A Rigau la situación le parece “un absurdo”.

Desde hace unos años, la actriz viene asegurando que nunca firmó tales documentos y que, por lo tanto, no mantiene ningún vínculo con Rigau. La reclamación no se admitió a trámite hasta que no se realizara un cuerpo de escritura  para determinar si, efectivamente, había firmado los poderes o no. Y eso es lo que hizo en sede judicial reafirmando que el 29 de noviembre del 2010, fecha del matrimonio por poderes, se había realizado sin su consentimiento. Desde que se solicitó su presencia hasta ahora han pasado siete meses y por lo que asegura el  marido "no debía tener mucha prisa  en solucionar el tema”.

La estrella aseguró que todo era un complot y que hubo una mujer disfrazada con una peluca como las que utiliza con el fin de hacerse pasar por ella. Incluso llegó a negar que conociera a la abogada Teresa Bueyes, que se encarga de la defensa de Rigau y que en su día también asesoró a la actriz italiana.  Según  la letrada "fue una situación muy incómoda. Aparte de negar que nos conociéramos dijo que la señora que actuó por poderes era una farsante. Esta persona es amiga de una íntima suya, la abogada Julia Citani, con  la que ahora tampoco se trata". Bueyes confirma a Vanitatis que se reunió con Citani “porque Gina encargó personalmente redactar el texto de los poderes para casarse con Rigau. Esto fue en verano del 2010. Y ahora dice que no sabe quién soy"

“Mantener que nuestro matrimonio no tiene validez es absurdo”

Rigau, en una imagen de 2010 (Gtres)
Rigau, en una imagen de 2010 (Gtres)
La comparecencia estaba fijada a la diez de la mañana en el juzgado de instrucción número 11 de Barcelona. Gina llegó directamente del aeropuerto acompañada de su secretario personal, Andrea Piazzola, que a tenor de los hechos y de las declaraciones de su propia familia, ha sido quien la ha aislado del mundo, los ha enfrentado y ha provocado esta situación incomprensible.

Ademas, según su marido, Javier Rigau, "mantener que nuestro matrimonio no tiene validez es absurdo. Yo no sé si Gina tiene capacidad para reaccionar o la han manipulado de tal forma que se ha aislado de todas las personas que la quieren. Con su único hijo, Mirko, no se habla y tampoco con el nieto. Ellos son su única familia. Gina ha dicho que el notario miente, que su abogada miente, que el hijo la quiere incapacitar cuando es al revés y  lo que quiere es protegerla. De mí que nos conocimos en el 2004 y ya está, cuando hay prueba grafica de nuestra relación"

Javier Rigau no ha querido verla en esta ocasión. Según ha confirmado a Vanitatis no "se daban las circunstancias. Yo me he posicionado a favor del hijo y del nieto, ya que es la única forma de poderla ayudar y sacarla de este disparate. Desde abril del 2011, cuando comenzó a hablar mal de gente de su entorno, estoy convencido de que ya no es ella. Y dudo mucho de que vuelva a ser la de antes. Estoy convencido de la mala influencia que ejercen sobre ella. Lo primero que hicieron fue separarla de su único hijo, Milko, en el 2012 y un año después me toco a mí"

Según el empresario, hay datos muy llamativos con respecto al que ahora es su secretario personal: "El producto  de la venta de las joyas ha ido en casi su  totalidad a la fundación STAMINA, figurando en el patronato Andrea Piachiola, que cuando llegó a la misma no tenia medios económicos ni para tomar un autobús"

Rigau que mantiene que el día que se solucione este asunto se divorciará "porque no tiene ningun sentido mantener esa relación. El resultado de la pericial solo puede ser uno. Por cuatro veces se quiso casar conmigo (Mónaco 2001; Nueva York 2006, Roma 2007 y Barcelona 2010) Seguimos casados y no entiendo porqué no se divorcia, algo que sería más cómodo. Me casé con separación de bienes y todo estaba previsto para que su patrimonio fuera para su hijo y su nieto. Parece que ahora no va a ser así. Habrá que esperar la sentencia", concluye Rigau.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios