Tamara Falcó 'planta' a la Virgen de Lourdes para irse a la final de la Champions
  1. Noticias
6 AGENCIAS LA CREÍAN DE PEREGRINACIÓN

Tamara Falcó 'planta' a la Virgen de Lourdes para irse a la final de la Champions

Diversos medios señalaron que la hija de Isabel Preysler visitaría el santuario francés de Lourdes en calidad de voluntaria. Pero ella estaba viendo el fútbol

Foto: Tamara Falcó en una imagen de archivo rezando en una iglesia de Madrid (Gtres)
Tamara Falcó en una imagen de archivo rezando en una iglesia de Madrid (Gtres)

Si dicen que los caminos del Señor son inescrutables, los de Tamara Falcó no iban a ser menos. El pasado mes de abril diversos medios de comunicación informaban de un inminente viaje de peregrinación de la hija de Isabel Preysler al santuario francés de Lourdes. La supuesta fecha de su periplo espiritual para visitar a la Virgen era el lunes 21 de abril. Sin embargo, la joven no tenía previsto este viaje en su agenda personal, lo que no impidió que hasta cinco agencias de fotógrafos enviasen a sus gráficos a Lourdes, segundo destino de peregrinación más importante para los católicos después de Roma, para inmortalizar su ‘periplo fantasma’.

Llegado el día señalado y después de haber montado guardia a la espera de que Tamara apareciese donde años atrás lo hizo la Virgen, los profesionales gráficos tuvieron que recoger los bártulos sin la esperada imagen. Lo mismo que ha ocurrido la semana pasada, cuando un nuevo rumor situaba a la hija del marqués de Griñón en este importante enclave de peregrinación. En esta ocasión, varios ‘confidentes’ de los paparazzi les pusieron tras la pista de que la fecha del 21 de abril se había pospuesto para los últimos días de la semana pasada. Con ello, hasta seis agencias se desplazaron hasta este enclave el miércoles 21 de mayo, para cubrir la posible ‘aparición’ de Falcó a partir del jueves. Esta vez parecía ser la buena, pero tampoco hubo suerte en esta ocasión.

Hubo aparición. Sí. Pero a cientos de kilómetros de distancia y vía Twitter. Los inescrutables caminos de Tamara Falcó la situaban el sábado pasado en Lisboa, donde disfrutó junto a su madre y su hermana Ana Boyer de la gran final de la Champions League. Su fin de semana no iba a ser tan religioso como muchos esperaban. De hecho, las plegarias de la heredera del ‘imperio Preysler’ no fueron escuchadas, ya que su equipo, el Atlético de Madrid, finalmente no se alzó con el ansiado título en un partido de infarto. Quien sí dio gracias al cielo por el resultado final del encuentro fue su hermana pequeña, fiel admiradora del Real Madrid. Lo que no sabemos es si los fotógrafos que la esperaban en Lourdes vieron finalmente el derbi madrileño o si, por el contrario, se conformaron con esperar el milagro (no obrado) de ver a Falcó.

Una devota muy popular

La vida de Tamara Falcó ha dado un vuelco desde que recuperóla fe perdida en Dios. Su imagen siempre ha estado irremediablemente asociada al glamour y la ostentación que acompaña al apellido Preysler y sus apariciones públicas no hacían ver que en ella crecía un profundo sentimiento cristiano. Incluso se llegó a apuntar desde diversos medios que la joven tenía intención de vestir hábitos, aunque ella niega en los photocalls que por el momento tenga vocación de monja.

“Me he enamorado de Cristo. Él es mi amigo fiel. Es la proyección viva de lo que mi corazón aspira a ser. Cuando Dios te toca y descubres el amor, no hay corazón que pueda resistirse”, comentaba Tamara a Jesús García, escritor con el que realizó un viaje espiritual a Medjujorge. En esta ciudad de Bosnia Falcó no sólo sintió de cerca a Dios, sino que escuchó su voz: “Hice un retiro espiritual y ahí fue cuando comencé a caminar hacia la luz. Ahí recordé que había oído la voz de Dios. Fue una experiencia que viví de pequeña (…) cuando mis padres se acababan de separar y mis hermanos se habían ido a vivir a otro lugar. Yo estaba muy triste. Estaba llorando en mi habitación y escuché su voz. Me dijo ‘no te preocupes, todo va a salir bien’”, reconocía Tamara en el libro Estamos de vuelta.

Desde entonces sigue con fidelidad sus enseñanzas, levanta altares a la Virgen María en su propio domicilio, acude religiosamente a una conocida iglesia de Madrid para escuchar misa y ofrece su ayuda en las obras sociales que la Iglesia realiza como voluntaria. Un sentimiento el de Tamara que en ocasiones le ha sido complicado explicar, que muchos han tachado de superficial, pero del que ella se siente profundamente orgullosa. Como de su Atlético de Madridque, a pesar de no llevarse la copa a casa, contó con su apoyo desde las gradas.

Isabel Preysler Champions League Lisboa Tamara Falcó
El redactor recomienda