El fiscal se va de vacío tras declarar Raquel Sánchez Silva y seis testigos más
  1. Noticias
A LOS BIONDO SE LES REQUISÓ UNA MINICÁMARA

El fiscal se va de vacío tras declarar Raquel Sánchez Silva y seis testigos más

En los cuestionarios elaborados por el fiscal no se puso sobre la mesa ninguna prueba o indicio desconocido. A los Biondo se les requisó una cámara

Foto: La presentadora Raquel Sánchez Silva en una imagen de archivo por las calles de Madrid (Gtres)
La presentadora Raquel Sánchez Silva en una imagen de archivo por las calles de Madrid (Gtres)

13 de junio. Llegó el día ‘D’. Raquel Sánchez Silva ha declarado en la mañana de este viernes ante el fiscal de Palermo, Calogero Ferrara, que ha aterrizado en Madrid acompañado de un equipo de cuatro ayudantes. Seis testigos más, al margen de la presentadora, estaban llamados a dar testimonio en el Juzgado número 13 de Plaza de Castilla: el representante de Raquel, su tío, una vecina, dos de sus amigos y la asistenta de su antiguo hogar, Vilma Graciela, que fue quien descubrió el cadáver de Mario Biondo la tarde del 30 de mayo de 2013. La justicia española cerró el caso con un auto fechado el 16 de julio de ese mismo año, que fue ratificado en septiembre. “Muerte por ahorcamiento”, se podía leer en la autopsia adjunta. Pero justo un año después de aquella fecha el caso sigue abierto en Italia, ya que la familia del cámara defiende la tesis de un asesinato.

Poco antes de las 9:30 horas comenzaba la alocución de Raquel ante el fiscal Ferrara en una sala presidida por un magistrado español. Según narran fuentes judiciales a Vanitatis, el interrogatorio se basó en preguntas simples sobre el pasado de su marido, Mario Biondo, y sobre lo que ella hizo el día de su muerte. Se le preguntó si había estado en Plasencia aquella mañana, a qué hora llegó a la casa madrileña donde fue hallado el cadáver y datos concretos sobre su vida conyugal. La declaración de Raquel Sánchez Silva fue, como cabía esperar, la más extensa de todas. La presentadora abandonó los juzgados visiblemente afectada intentado esquivar a la prensa. El resto de los testigos se enfrentaron a preguntas similares que tenían por objeto reconstruir el timing de la muerte de Mario y las horas posteriores al trágico suceso.

En los cuestionarios elaborados por el fiscal de Palermo no se puso sobre la mesa ninguna prueba o indicio desconocido hasta la fecha que pudiera cambiar el rumbo de la investigación. Según comentan las mismas fuentes, las declaraciones escritas de todos los testigos solicitados “no aportan absolutamente nada nuevo a la causa”.

Requisada una cámara oculta

Ni siquiera hubo hueco para la polémica. En los pasillos de los juzgados se encontraban Santina y Pippo, los padres de Mario Biondo, que se desplazaron hasta Madrid a pesar de no estar llamados a declarar. Por eso no se les permitió el acceso a la sala. Permanecieron en todo momento en el pasillo y no hubo lugar a ningún tipo de encontronazo, porque los funcionarios del juzgado evitaron cualquier contacto entre la familia Biondo y los testigos.

Los padres viajaron acompañados por dos periodistas de la televisión italiana, uno del grupo Mediaset y otro de la RAI, que accedieron con ellos al juzgado. Durante este último año, la familia del cámara ha convertido las redes sociales y la televisión de su país en altavoz de sus teorías, todas las cuales niegan las aristas de la investigación policial realizada en España. Su intención este viernes pasaba por recopilar material para seguir alimentando a los programas de sucesos. Sin embargo, al grupo se le requisó un bolígrafo con cámara incorporada, por lo que cabe la posibilidad de que se fueran totalmente de vacío.

A la salida de los juzgados, Santina y Pippo atendieron a parte de los medios congregados e insistieron en desmontar la que ellos han denominado la ‘verdad oficial’. Sin embargo, y a la espera de los resultados de la segunda autopsia (los propios Biondo sospechan que serán similares a los de la realizada en España) parece improbable que la investigación pueda dar verdaderamente un giro.

Mario Biondo Investigación Raquel Sánchez Silva
El redactor recomienda