Logo El Confidencial
UNA DE LAS CITAS MÁS IMPORTANTES DEL VERANO EN PALMA

‘Locales’ contra ‘foráneos’ en la fiesta mallorquina de los Völkers

Ninon y Christian Völkers han abierto las puertas de su casa por primera vez al photocall, lo que ha llenado su fiesta de rostros ajenos a su círculo íntimo

Hasta ahora las fiestas privadas en Mallorca eran intimas y sin necesidad de photocall promocional. Aunque se tratara de recaudar fondos para organizaciones benéficas las reuniones en la isla eran para “los de siempre” y si era posible con poca repercusión mediática aunque la reunión superara los 200 invitados. Y por eso ha extrañado que Christian y Ninon Völkers, dueños de una de las inmobiliarias más importante de las Baleares, con una clientela alemana de altísimo nivel, abrieran su casa de Son Coll, en Port d´es Canonges, a gente desconocida que suelen formar parte de listado de las agencias de eventos, pero no de su círculo íntimo.

Muchos de los allí presentes acudieron a golpe de talonario. La mayoría en especies y otros dicen que con caché. Toda una sorpresa para el círculo más privado de los Völkers. Tanto es así que amistades que se enteraron de cómo iba a ser el festejo prefirieron no acudir por aquello de que no los metieran en el mismo saco. No se vio a Marta Gaya, una de las mujeres más influyente de la isla, y tampoco a la bella Elena Cue y su marido Alberto Cortina, que sí han sido habituales otras veces. Parece que el miedo a las fotos colgadas en Instagram o en Twitter hace que determinados personajes del mundo de la empresa y la política prefieran evitar esa publicidad no buscada. “No es tiempo de ostentación y sí de austeridad”, decían algunos invitados mientras en el jardín de la casa de los anfitriones se jugaba una final de polo. Sí, la mansión de Völkers es tan inmensa que tiene uno de los campos de polo mejor cuidados de la isla.

Boris Izaguirre, Nieves Álvarez, Antonia Dell'Atte y su hijo Clemente Lequio (Gtres)
Boris Izaguirre, Nieves Álvarez, Antonia Dell'Atte y su hijo Clemente Lequio (Gtres)

Christian Völkers, considerado uno de los agentes inmobiliarios más importantes del mundo, organiza estas fiestas desde hace años. A ellas acuden millonarios alemanes y aristócratas europeos con dinero. Él salió un poco del anonimato social cuando fue portada de la prensa internacional al convertirse en acompañante oficial de Claudia Schiffer. Ha pasado mucho tiempo, pero siguen manteniendo una buena amistad, igual que con otras top de aquellos años. De hecho, toda persona influyente y poderosa que pasa por Mallorca tiene encuentros lúdicos casi obligados con Völkers y también con Cristina Macaya, la mujer más interesante y discreta de la alta sociedad mallorquina. Con casa abierta en Paris y Nueva York, a Macaya la han ofrecido sumas importantes por escribir sus recuerdos. Unas memorias que resultarían impactantes por el conocimiento directo que tiene de muchas situaciones que otros han contado de oídas. Las historias sentimentales que han sucedido en Mallorca con protagonistas de primera categoría están aún por escribir. Líos amorosos con rúbricas de contratos económicos y elevadísimas comisiones como telón de fondo.

Eugenia Silva y Nuria March (Gtres)
Eugenia Silva y Nuria March (Gtres)
Desfile de gente guapa

La cita era a las seis de la tarde y el punto de referencia un campeonato de polo con fin benéfico. Los que están acostumbrados a moverse en el mundo social mallorquín y del polo saben que acudir con trajes largos y tacones de 11 centímetros a esas horas resulta chocante. Sólo con observar la indumentaria se distinguía a “los de siempre” de los del grupo organizado por la agencia de eventos. Entre los llegados de fuera estaban Nieves Álvarez, guapísima pero de largo; Antonia Dell´Atte, con pelo rosa, “que me crece así”, dijo; Olivia de Borbón, Nuria March, Laura Ponte –que veraneaba en Palma cuando era nuera de la infanta Pilar–, Eugenia Silva, Clemente Lequio o Tomas Terry, entre otros. Los de casa estaban representados por Fiona Ferrer, Agatha Ruiz de la Prada y su hija Cósima, que pasan sus veranos desde hace años en Palma, Simoneta Gómez Acebo, Javier García Obregón, Santiago Ybarra, Mercedes Baptista y el conde de Fontanar. Todos estos estaban fuera de del paquete “viaje y estancia gratis total”.

La casa es espectacular. Está decorada en tonos blancos, igual que el color que se pedía a los invitados para la indumentaria. Muchas flores estratégicamente colocadas y un bufet impresionante con productos mallorquines (cocas, escalibada, embutidos…), además de ensaladas, carne a la brasa en honor de los polistas argentinos, hamburguesas… Por supuesto, el champán a demanda y barra libre de gin tonics. Desde las siete de la tarde hasta que acabó la fiesta, ya de madrugada, el servicio de la casa iba reponiendo el bufet y la bebida. Hubo música disco y una banda traída desde Montecarlo para amenizar la velada.

Las conversaciones de la noche también retrataban a los invitados. En varios grupos el comentario general era el asombro ante las noticias que se van publicando sobre los miles de millones que la familia del ya no honorable Jordi Pujol ha distraído. Otros temas de interés tenían que ver con la llegada de Don Felipe y Doña Letizia a la isla y la recepción del día 7 en el palacio de la Almudaina.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios