Palomo Linares sobre la juez de Valdemoro: “Soy feliz a su lado. Es la mujer que quiero”
  1. Noticias
ESTÁ PREPARANDO SU PRÓXIMA EXPOSICIÓN DE PINTURA

Palomo Linares sobre la juez de Valdemoro: “Soy feliz a su lado. Es la mujer que quiero”

Como él mismo asegura, disfruta de la vida con sus dos grandes pasiones: los toros y la pintura, aunque su verdadera gran pasión es Concha, su novia

placeholder Foto: Sebastián Palomo Linares y Concha (Gtres)
Sebastián Palomo Linares y Concha (Gtres)

Sebastián Palomo Linares se encuentra en un momento excelente de su vida. Tanto en el plano personal como en el laboral. También en el artístico. “Soy feliz porque hago lo que me gusta y me rodeo de personas que me hacen agradable los días. Mi familia y Concha, que es mi pareja, la mujer que quiero y con la que disfruto de la vida”, asegura el torero.

Concha es la juez decana de Valdemoro, con la que lleva saliendo desde hace algo más de un año. Una mujer discreta que comparte la afición taurina con su novio y que lleva con total normalidad la popularidad de su pareja. Ninguno de los dos se esconde, pero tampoco hacen alarde. “¿Por qué me voy a esconder? Hago una vida normal. Concha tiene su trabajo y yo el mío. Y cuando acabamos, salimos y viajamos como cualquier pareja”, declara el matador.

Sebastián dedica ahora su tiempo –además de a Concha– a dos cosas principalmente. “Disfruto en la finca pintando y paseando por el campo. Ahora estoy organizando la exposición de Madrid que mostraré el 23 de octubre en la sala Úrculo. Estoy muy contento con el resultado. Creo que va a gustar mucho”, asegura el artista. Palomo Linares dice que “Dios me dio el don de ver el color y esa es la base de mi trabajo”. El maestro indica que se le han cumplido dos de sus sueños. “Mi familia era muy humilde. Yo empecé a trabajar a los siete años y cuando me preguntaban que quería ser siempre decía lo mismo: torero y pintor. Y lo conseguí. Llevo 47 años con los pinceles, depurando técnica y aprendiendo todos los días”.

Sus obras son demandadas

En los últimos años además de mostrar su trabajo en varias ciudades de España, lo ha hecho en Estados Unidos, Rusia, Italia y Francia. Incluso su obra cuelga en las paredes de personalidades como el expresidente de Colombia Andrés Pastrana, así como de otros dirigentes de países de sudamericanos, donde Palomo Linares tuvo grandes tardes taurinas que le consagraron como una de la figuras del toreo. Ahora le felicitan y le compran sus telas.

Su vida siempre ha estado unida a sus dos grandes pasiones: pintura y toros. Este fin de semana Palomo Linares y su novia Concha tendrán agenda doble en Ronda. El sábado acudirán a la corrida Goyesca para ver las faenas de Morante, El Juli y Perera; pero antes ejercerá de anfitrión en la inauguración de su obra “El color como pretexto” en la sala Espacio Toro (Carrera Vicente Espinel, 7) que permanecerá “en cartel” hasta el 17 de septiembre. Sebastián tiene en mente todos sus cuadros y rememora con cierta nostalgia el primero que vendió hace ya más de cuatro décadas. “Ahora sería el equivalente a 1.200 euros”, señala.

Pero la pintura no es la única disciplina artística que toca. También se dedica a la escultura. De hecho, muchas de las obras expuestas tanto en el exterior e interior de su finca de Aranjuez se pueden comprar. El palomar es una casa de puertas abiertas donde organiza almuerzos camperos para su familia y amigos. Además de estas actividades artísticas, el torero participa en varios programas relacionados con el mundo del toro en la televisión de Castilla-La Mancha. “Son dos programas que funcionan muy bien. Uno se llama Soy novillero, del que formo parte del jurado, además de asesorar. Es un trampolín para los jóvenes que quieren ser toreros. El otro es La puntilla, un programa sobre información taurina en forma de debate con reportajes sobre el mundo del toro”. Sebastián Palomo Linares es el ejemplo de personaje popular y reconocido que no ha necesitado mostrar su vida privada más allá de lo necesario.

Palomo Linares Pintura Toros
El redactor recomienda