El marido de Marta Ortega abandona el domicilio conyugal
  1. Noticias
SE CASaron HACE DOS AÑOS Y MEDIO

El marido de Marta Ortega abandona el domicilio conyugal

La discreción siempre ha sido la marca familiar y sigue siendo así ahora que el matrimonio se separa. Un paso dado con prudencia y trazado al milímetro por ambos

Foto: La heredera del imperio Inditex, Marta Ortega, en una imagen de archivo en Vejer de la Frontera (Gtres)
La heredera del imperio Inditex, Marta Ortega, en una imagen de archivo en Vejer de la Frontera (Gtres)

La suya fue una boda discreta, en el pazo familiar de Anceis, en Cambre (LaCoruña), yla suya ha sido tambiénuna separación silenciosa, discreta, trazada al milímetro para evitar cualquier estridencia. El matrimonio de Marta Ortega, hija de Amancio Ortega y heredera de Indetex,su imperio textil, atraviesa una crisis profunda que ha provocado que su marido,Sergio Álvarez Moya, abandone el domicilio conyugal.

Eljinete dejabaLaCoruña hace alrededor de diez días, tal y como confirman a Vanitatis fuentes de su entorno más próximo. Álvarez Moya trasladó sus caballos, personal y camiones de Casas Novas, la hípica de los Ortega, a su cuadra de Gijón y se mudó temporalmente al domicilio de sus padres en su tierra natal, Asturias.

Vanitatis se ha puesto en contacto telefónico con el propio jinete, quien ha negado separación o crisis matrimonial alguna y ha asegurado que el movimiento en las cuadras de Amancio Ortega se debióa que ambos, él y su esposa, quien compite también en concursoshípicos, debían viajar a lalocalidad de Vilamoura, en Portugal, para participar en el Vilamoura Champions Tour2014,que se celebraentre el 2 y el 5 de octubre.En efecto,Vanitatis ha podido confirmar que ambos están inscritos en la competición, perofuentes de toda solvencia aseguran que no han viajado hastaallíni juntos ni revueltos. Es más, de momento ni siquiera se les ha visto por la zona.

Las mismas fuentes, siempre del entorno cercano a Sergio Álvarez, afirman que los padres de ambos están intentando presionar a sus hijos para que el actual no sea el escenario afectivo definitivo, de ahí su negativa a exponer la situación aún al escrutinio de la luz y los taquígrafos. De hecho, la pareja atravesó hace seis meses una crisis similar, aunque de menor envergadura, que finalmente sí pudieron superar.

La distancia es la causa principalque ha provocado estasituación según el testimonio de personas que han vivido de cerca la relación. Desde que el pasado 5 de marzo de 2013 naciese el pequeño Amancio, el hijo de ambos, Marta Ortega, hasta entonces amazona habitual en el circuito internacional, se bajó unos meses del caballo para cuidar del pequeño. Mientras, su marido, uno de los mejores jinetes del mundo en la disciplina de saltos, viajaba permanentemente a otros países y continentes, situación que provocófisuras en su matrimonio.

El ojo derecho de Amancio

Marta Ortega (10 de enero de 1984) es natural de Vigo e hija deFlora Pérez Marcote, segunda esposa de Amancio. El empresario contrajo nupcias con ella en 2001 tras su separación de la ya desaparecida Rosalía Mera, con la que tuvo dos hijos más, Sandra (1968) y Marcos (1971), hermanos de Marta. La menor del empresario, su ojito derecho y su heredera de facto, pronto fue trasladada a LaCoruña, donde estudió hasta el bachillerato, que cursó en Suiza. El objetivo de su padre siempre fue, en este sentido, prepararla para su sino como garantede un inmenso imperio textil y, por ende, de la primera fortuna de España y tercera del mundo (Forbes 2014), por lo que contrató a una au pair británica, Brigitte, con el objetivo de que su hija dominase la lengua de Shakespeare con la mayor premura posible.

Sin embargo, Marta tenía una pasión al margen de sus obligaciones patrimoniales: la hípica. Se preparó como amazona y fue en ese microcosmos donde esta chica tímida y reservada, que según los que la conocen se parece más a su madre que a su padre, conoció a casi toda la gente que a día de hoy forma parte de su elitista entorno. Tanto asus amigos, entre los que se encuentra Athina Onassis, nieta del fallecido magnate, con la que ha compartido innumerables competiciones, comoal que a la postre sería su marido, Sergio Álvarez Moya, un año menor que ella.

La pareja se casó hace algo más de dos años y medio (18 de febrero de 2012) ante unos 200 invitados en el pazo familiar de Anceis. Todos los asistentes, entre ellosla sopranoAinhoa Arteta, que interpretó el Ave María de Gounod durante la misa,estaban allí en calidad de amigos de la familia y no hubo ni un solo invitado del mundo político o empresarial que acudiera al enlace por compromiso.

La familia de Amancio Ortega acogió a Sergio con los brazos abiertos. Muestra de la estrecha relación que unía a suegro y yerno fue el regalo que le hizo el primero al segundo poco después de la boda, tal y como publicó El Confidencial por aquellas fechas. Un caballo, de nombre Carlo 273,que costó la friolera de12 millones de euros y que el jinete ha montado en estos últimos años en las grandes competiciones, alcanzando sobre sus hechuras numerosos podios en el circuito internacional. Eso sí, el equino está anombre de su hija.

Marta Ortega, apartada voluntariamente de la competición durante unos meses, no ha dudado en llevarse al pequeño Amancio a Madrid, Cádiz o París para ver saltar a su esposo algunos fines de semana de las últimas dos temporadas. Otrospermanecía en España mientras Sergio viajaba durante días a países lejanos. La distancia hizo mella en la relación y, al menoshoy por hoy, jinete y amazona cabalgan en direcciones opuestas.

Amancio Ortega Marta Ortega Athina Onassis Rosalía Mera Sergio Álvarez Moya
El redactor recomienda