La cortina de humo de Marta Ortega y Sergio Álvarez en Portugal
  1. Noticias
LA HEREDERA ATRAVIESA UNA CRISIS MATRIMONIAL

La cortina de humo de Marta Ortega y Sergio Álvarez en Portugal

La pareja ha querido ofrecer una imagen de normalidad en la concentración hípica celebrada estos días en Portugal, para acallar la repercusión de la noticia

Foto: El jinete Sergio Álvarez y la heredera de Inditex, Marta Ortega, en una imagen de archivo (Gtres)
El jinete Sergio Álvarez y la heredera de Inditex, Marta Ortega, en una imagen de archivo (Gtres)

Es viernes, 2 de octubre, y amanece despejado en el Algarve. Desde primera hora de la mañana hay movimiento en el centro hípico de Vilamoura, donde se celebra la segunda jornada del torneo perteneciente al Champions Tour. Jinetes y amazonas se preparan para saltar. Máxima concentración en las cuadras. Eso sí, en los momentos de distensión un gran tema de conversación monopoliza las tertulias de los gauchos españoles y sus cuadrillas.

“¿Lo has leído?”. Esa es la pregunta del millón hoy entre damas, caballeros y yeguas de la beautiful caballar. Y no sólo en el Algarve. La noticia de la crisis matrimonial que atraviesan Marta Ortega y Sergio Álvarez, adelantada en primicia por Vanitatis, se extiende como la pólvora por las bandadas de cowboys de la jet en las que los dos protagonistas de la historia suelen ser habituales.

Dos cosas quedarían claras aquella despejada mañana en el sur de Portugal: que los ricos también lloran y que los ricos también murmuran.

-Shhh, shhh, ¿sabes que el caballo de Sergio está aquí pero no hay ni rastro del jinete?

-Marta tampoco ha venido.

En efecto, Sergio Álvarez y Marta Ortega estaban inscritos en la competición pero, un día después de haber dado inicio el torneo, no había ni rastro de ellos en tierras lusas. Su paradero generaba dudas entre los suyos, pero no su destino. “A nadie le ha cogido por sorpresa que Sergio haya abandonado el domicilio conyugal de La Coruña. Los desencuentros con su esposa eran un secreto a voces en este mundo, que en realidad es muy pequeño”, asegura desde Portugal un habitual en el circuito internacional de saltos.

Nadie se esperaba lo que iba a ocurrir a eso del mediodía. Sergio Álvarez y Marta Ortega reaparecían juntos en Vilamoura. Serios pero tranquilos. Ni un solo comentario al respecto de lo suyo, claro. El propio Sergio ya había asegurado a Vanitatis que eso ocurriría. “No estamos en crisis. De hecho, viajaremos los dos este fin de semana a Portugal”, dijo. Y las fuentes de su más cercano entorno que confirman el abandono del domicilio conyugal nos habían advertido de lo mismo: “Lo negarán y aparecerán juntos para apaciguar la tormenta”. Dicho y hecho. Como en aquella película de Barry Levinson en la que el presidente de Estados Unidos se inventa una guerra para tapar un lío de faldas, La cortina de humo (1997), una niebla espesa encapotaba este viernes a mediodía todo el sur de Portugal.

Nueva vida en Avilés

A casi mil kilómetros por carretera, en Camino de Heros (Avilés), la familia de Sergio se enfrenta contrariada a la confirmación pública de lo que ellos sabían desde hace tiempo. “No lo llevan bien. Sus padres son los que más empeño están poniendo para que la separación no sea definitiva”, asegura una fuente cercana al jinete en conversación con este medio.

Sergio Álvarez abandonó hace algo más de 10 días la hípica de los Ortega en Casas Novas y trasladó sus caballos hasta sus cuadras en Avilés, su tierra natal. A pesar de ello, el jinete no quiso confirmar estos extremos a Vanitatis y negó en conversación con este medio todo atisbo de crisis matrimonial. Tras la publicación de los hechos y datos contrastados, Sergio no nos contesta ya a las llamadas ni a los mensajes. “Es normal que lo haya negado. Conserva la esperanza de arreglarlo, pero en este momento gran parte de la gente que le rodea le está aconsejando que se centre en su hijo y rehaga su vida”, aseguran las mismas fuentes de su entorno más próximo. “No a todos les gustaría que se reconciliaran”, sentencian, poniendo el foco en algunos moradores de tierras gallegas.

Heredero consorte

Sergio Álvarez Moya(Avilés,7 de enerode1985), se convirtió en 2008 en el caballero andante de la heredera de Zara. Por entonces él tenía apenas 23 años. “Siempre ha tenido fama de galán y de díscolo en el gremio. Cuando conoció a Marta era un niño y aún no ha comprendido del todo bien lo que significa entrar en Zara. No se ha mostrado cauto en sus asuntos ni ha reprimido sus instintos, de ahí que la relación atraviese el momento que atraviesa”, aseguran los que le conocen.

Pero ¿qué ha pasado? Todas las personas que rodean a la pareja con las que ha podido hablar este medio lo resumen del mismo modo: ella creía que él podía cambiar. Sin embargo, escribió un manual para enseñarle el oficio de heredero consorte que él jamás ha querido leer. Se daba la paradoja de que el jinete era más indomable que su corcel.

Marta Ortega Sergio Álvarez Moya Matrimonio
El redactor recomienda