Logo El Confidencial
LA SENTENCIA NO ES FIRME, CABE RECURSO

Luis Miguel Rodríguez (ex de Bordiú) gana 40.000 euros a 'Sálvame' en los tribunales

La justicia ha condenado al programa de Telecinco a pagar al propietario de Desguaces La Torre en concepto de daños morales por intromisión ilegítima en su honor

Foto: El empresario Luis Miguel Rodríguez, en una imagen de archivo  (Gtres)
El empresario Luis Miguel Rodríguez, en una imagen de archivo (Gtres)

El juzgado de primera instancia número 6 de Valdemoro ha condenado al programa Sálvame a pagar 40.000 euros a Luis Miguel Rodríguez, propietario de Desguaces La Torre y expareja de Carmen Martínez Bordiú en concepto de daños morales por intromisión ilegítima en el derecho al honor y la intimidad personal y familiar.

Luis Miguel Rodríguez interpuso una demanda contra el programa de Telecinco al considerar que una serie de comentarios vertidos en el mismo vulneraban su derecho al honor y a la intimidad. Este miércoles recibía la sentencia favorable a sus pretensiones legales. En ella, además de la cantidad mencionada, se condenaba a Mediaset a emitir el fallo “en idéntica franja horaria”. No obstante, se trata de resolución contra la que cabe recurso de apelación.

Carmen Martínez Bordiú y Luis Miguel Rodríguez (Gtres)
Carmen Martínez Bordiú y Luis Miguel Rodríguez (Gtres)

La abogada del propietario de Desguaces La Torres, Teresa Bueyes, sostiene que “mi cliente decidió interponer esta demanda porque menoscababa sus derechos de intimidad y honor. No hay que olvidar que el señor Rodríguez tiene una imagen empresarial importante y Desguaces La Torre está considerado como una de las plantas del sector de automoción más importantes de Europa. Denominarlo chatarreo en tono de mofa reiteradamente es un atentado contra su honorabilidad, y así lo ha considerado la juez”.

La abogada asegura que “esta sentencia sienta un precedente importante para que no se hagan comentarios injuriosos, descalificaciones vejatorias o se hable de su intimidad como pueda ser la relación con su familia. Como figura en la sentencia el señor Rodríguez nunca ha mostrado su vida privada y por lo tanto no es un personaje mediático”. De hecho, continúa explicando Bueyes, “como se relata en la propia sentencia, la relevancia le viene dada por su exitosa trayectoria empresarial y profesional y no por aspectos relativos a su vida personal, familiar o sentimental, por lo que el demandante no es un personaje público”.

Algunos de los comentarios realizados en Sálvame

Durante la sentencia se exponen algunos de las comentarios vertidos en Sálvame por las que Rodríguez se considera atacado: “Siendo calificado el demandante como ‘el rey de la chatarra y del desguace’, ‘hombre de hojalata’, ‘el chatarreo mayor del reino’, ‘nueva ilusión con cara de chapista’, se le tacha de ser rígido con sus empleados, autoritario hasta la agresividad, tener una ideología alineada con el franquismo, ser un prepotente, cumplir con la Sra. Martínez Bordiú un sueño erótico, tener problemas policiales, ser un mujeriego e infiel por naturaleza, ser una persona ruda de escasos modales… De manera que la lesión de su derecho al honor se concreta en la divulgación de informaciones no veraces como en el uso de expresiones injuriosas o vejatorias”. Explica Bueyes que “algunas de ellas también aluden a su físico como cuando se llega a decir que “encima es más feo que Quasimodo […] Carmen ha dado el salto limpio de cateto universal al chatarrero mundial”.

Para Teresa Bueyes esta sentencia es “un precedente importante porque mi cliente nunca ha utilizado su vida privada”. De hecho, en el punto tercero de la sentencia se dice: “Nos encontramos con que el Sr. Rodríguez es una persona que, hasta que se iniciaron los comentarios sobre su presunta relación con un personaje habitual del mundo del corazón, fruto de sus sucesivos matrimonios y divorcios, relaciones sentimentales y otros desgraciados sucesos de su vida, no era conocido mas allá de su círculo familiar y laboral […] Sin que la celebridad de la persona con quien se le ha relacionado ni el hecho de que ésta haya vendido numerosas exclusivas, ninguna de ellas por cierto referidas al sr Rodríguez mientras habría durado esta relación, prive al afectado de la protección de su derecho a la intimidad fuera de aquellos aspecto a los que se refiera su consentimiento”. La abogada resume el párrafo anterior explicando que “lo que quiere decir que Luis Miguel Rodríguez nunca ha hecho nada para salir en medios que no tienen que ver con su actividad profesional”.

Respecto a las declaraciones que en su día realizó Carmen Martínez-Bordiú relatando las razones de su ruptura, Bueyes asegura que “fueron desafortunadas. Y desde luego vamos a continuar protegiendo esa intimidad y, muy a su pesar, el señor Rodríguez iniciará las acciones legales que sean necesarias para proteger los derechos que en esta sentencia le amparan”.
Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios