La vida de Mayte Zaldívar en la prisión de Alhaurín de la Torre
  1. Noticias
VA A TEATRO Y CLASES DE INGLÉS

La vida de Mayte Zaldívar en la prisión de Alhaurín de la Torre

La ex de Julián Muñoz está adaptándose a su nueva vida. Sólo dispone de 80€ para la semana para comprar en el economato y dedicará su tiempo libre a aprender

Foto: Mayte Zaldívar a su entrada en la prisión de Alhaurín de la Torre (Gtres)
Mayte Zaldívar a su entrada en la prisión de Alhaurín de la Torre (Gtres)

Jesús Gil solía decir de Mayte Zaldívar que era una magnífica actriz y que durante muchos años ha interpretado un papel que no le correspondía. Ahora la reo Zaldívar ha apostado por mejorar sus dotes interpretativas y se ha apuntado a teatro en la prisión de Alhaurín de la Torre. También va a aprovechar su tiempo en la cárcel para aprender inglés.

Sus abogados aseguran que su actitud está siendo muy positiva y que ha encarado con arte este traspié en su vida. Este fin de semana recibe a sus hijas Elia y Elisa. El centro le ha concedido un permiso para que la visiten cuatro personas de su entorno durante 45 minutos, según ha confirmado Vanitatis de fuentes del entorno familiar de Mayte. La exmujer de Julián Muñoz se está adaptando a su nuevo hábitat, Alhaurín de la Torre. Es una vida nueva y totalmente distinta a la que llevaba en libertad, sobre todo en su etapa de ‘primera dama’ de Marbella. Aun así, su gente señala que su ingreso ha supuesto un auténtico descanso para la ansiedad que le estaba generando la situación.

Mayte comparte celda. Lo hace con una holandesa que presenta un perfil social similar al suyo. Su abogado, Alfredo Herrera, le había recomendado las prisiones de Albolote (Granada) o Alcalá de Guadaira (Sevilla) para cumplir su pena. Mayte sufre de insomnio y en esos centros podría haber tenido una celda individual. Sin embargo, ella prefirió la de Málaga. “Aunque sea menos cómoda, tengo a mis familiares más cerca”, mostraba Zaldívar siempre que le hablaban de esta posibilidad.

80 euros semanales para el economato

La presa más famosa ahora en Alhaurín no podrá utilizar su móvil. Podrá hablar por teléfono diez veces por semana y cada llamada no podrá prolongarse más de cinco minutos. Además, su familia debe ingresar dinero en una cuenta del Banco Santander que tiene esta prisión para que Mayte pueda realizar compras, aunque al margen de lo que le ingresen, sólo podrá disponer de 80 euros a la semana. Dicho dinero se le irá cargando a una tarjeta personal, la única forma de pago aceptada en el economato interno del módulo. Si Zaldívar quisiera comprar alguna cosa que no hubiera en el almacén de la institución, tendría que solicitarlo al “demandadero” de la prisión, que se lo hará llegar tras adquirirlo en la calle. Estamos hablando de comprar una televisión, ropa, zapatillas, una radio, determinados alimentos... Se da el caso que Julián Muñoz era el encargado del economato en el modulo de hombres.

En el centro penitenciario preocupa la privacidad de la interna. Dado su carácter mediático, ya se han puesto en marcha una serie de mecanismos de vigilancia especial para que no se filtre ninguna imagen de ella en el interior de la prisión, según han asegurado a Vanitatis fuentes cercanas al centro. Todos saben “lo goloso que supone una instantánea de ella para un programa de televisión o revista, y eso hay que evitarlo por todos los medios para proteger la intimidad del interno”. También aseguran a este medio que todo el expediente relacionado con su ingreso en prisión ha sido “perfectamente protegido” para evitar que salga a la luz.

Al menos un año estará en prisión

Su defensor dice que al menos tendrá que estar recluida un año y que cuando salga no le espera ningún botín fuera. Que el dinero de Suiza ya lo decomisó el juzgado. “Así que cuando salga tendrá que vivir de sus hijas”. Mientras tanto, sólo le queda rezar, y si lo hace en la capilla incluso podría ser junto a Julián Muñoz, puesto que es de los pocos espacios que comparten hombres y mujeres en el centro penitenciario de Málaga.

Cuando a su abogado se le pregunta si Mayte ha asumido el delito que le imputa el juez, contesta que “ella asume que se ha equivocado”, pero también reconoce que “si no hubiera hablado de las bolsas de basura en la tele el caso Blanqueo no existiría hoy”. ¿Se arrepiente de haber escenificado su despecho con esa frase en televisión? “Sí, se arrepiente de aquella frase”.

Julián Muñoz Marbella
El redactor recomienda