Logo El Confidencial
diez años juntos

Luis Alfonso y Margarita convocan a todo Madrid para su megafiesta de aniversario

La pareja ha celebrado sus diez años de matrimonio con una fiesta multitudinaria ambientada en los años 20, en el París del music hall

Foto: Luis Alfonbso y su esposa en una imagen de este verano (Gtres)
Luis Alfonbso y su esposa en una imagen de este verano (Gtres)

Luis Alfonso de Borbón y Margarita Vargas han celebrado sus diez años de matrimonio con una fiesta multitudinaria ambientada en los años 20, en el París del music hall. Los anfitriones habían pedido a las invitadas que acompañaran sus estilismos con un toque de plumas y a los hombres, que se vistieran de smoking. En el transcurso de la celebración se repartieron sombreros de copa blancos y negros y bastones a lo Fred Astaire, que cada uno utilizó como mejor le vino en gana. Los jóvenes lo usaron para el baile y los mayores para hacerse fotografías en una especie de set montado para la ocasión con boas de colores y demás parafernalia puesta allí para obtener fotos de recuerdo como las que se hacen las familias en los parques de atracciones temáticos.

Luis Alfonso y Margarita Vargas en una imagen de archivo (Gtres)
Luis Alfonso y Margarita Vargas en una imagen de archivo (Gtres)

El lugar elegido por los duques de Anjou para mostrar su década de amor fue la finca Tenade, situada a quince kilómetros de Madrid y en la que el maestro Ramiro Jofre consiguió recrear un impresionante ambiente festivo. Algunos de los invitados, que en su día acudieron a la boda de uno de los  hijos de Ana Gamazo y Abelló, recordaban como decoró este profesional  la finca para aquel día. Ni Gamazo ni Abelló pudieron acudir a pesar de estar invitados, ya que  ese fin de semana el empresario organizaba una montería en uno de sus campos.

Carmen Martínez Bordiú, en una imagen de archivo (Gtres)
Carmen Martínez Bordiú, en una imagen de archivo (Gtres)

No faltó ningún Martínez Bordiú (tíos, primos, sobrinos) y por supuesto la madre, Carmen, y la duquesa de Franco, que siempre fue el cobijo y el puerto seguro de Luis Alfonso ante tantas tragedias que tuvo que asumir el hoy felicísimo duque de Anjou. Los tres hijos del matrimonio, Eugenia, Alfonso y Luis también estuvieron presentes en la fiesta de sus padres, aunque sólo hasta las diez de la noche. Después, la nanny se los llevó a casa sin negociación posible.

El aniversario sirvió también para mostrar la buena relación que hay entre los padres de Margarita después de una separación complicada. El banquero Víctor Vargas ha rehecho su vida con una joven diseñadora de joyas venezolana con la que tuvo un hijo el año pasado. Una vez que las aguas volvieron a su cauce, Leonor Santaella organizó su vida en torno a sus dos hijas y nietos. Mujer discreta y amable, suele pasar temporadas en Madrid, una ciudad que le gusta y donde tiene a su grupo de amigas venezolanas que, además, viven en el mismo barrio, cerca del Retiro como Carolina Herrera y Litri. 

A las nueve de la noche, el matrimonio recibía a sus primeros invitados. Margarita iba espectacular con un vestido blanco con plumas obra de Pronovias. Una pieza que forma parte del museo de la firma. Este último mes viajó un par de veces a Barcelona para que le ajustaran el modelo y el resultado fue impactante. “Tan alta, con ese porte… parece un cisne”, decían.

Nieves Álvarez en una fotografía de archivo (Gtres)
Nieves Álvarez en una fotografía de archivo (Gtres)

Entre los muchos amigos que acudieron a la cita se encontraban Paloma Cuevas, vestida de Rosa Clará  de la mano de su padre, Victoriano Valencia, porque su marido, Enrique Ponce, toreaba en Lima; Alberto Cortina y la dulce Elena Cue, el abogado Javier Cremades, Fernando Martínez de Irujo, Luis Valls, Paloma Segrelles, Carlos Baute, Nieves Álvarez, José Balaguer, Luis Medina, Laura Vecino, Antonio Camuñas, María Escudero, Tamara Falcó, Sonia Ferrer, Álvaro Muñoz Escassi, Carolina Herrera con un tocado de plumas que llamó la atención y feliz por la repercusión que ha tenido la elección de la reina Letizia al lucir un vestido de su firma, y el empresario Antonio Fournier, cuyo divorcio no se ha convertido en una guerra de los Rose como algunos malintencionados auguraron. Ambos suelen acudir a fiestas de amigos comunes y si  esta vez no fue así se debió a que su ex, Yoanna, había sufrido un esguince. 

Todos ellos y muchos más disfrutaron de una noche divertida con una puesta en escena cuidada. Hubo barras de bebidas situadas estratégicamente y un cóctel doble. Por un lado, desfilaron camareros pasando bandejas, aunque también había una zona con un amplísimo bufet, mesas y sillas para aquellos a los que no les va el equilibrio de la copa, el plato y la servilleta.

Luis Alfonso de Borbón y Margarita Vargas en 2003 (Gtres)
Luis Alfonso de Borbón y Margarita Vargas en 2003 (Gtres)

Una historia de largo recorrido

No hubo discursos. Tampoco hacía falta, ya que su historia de amor comenzó hace diez años casi por casualidad. Luis acudió a una boda en Miami y allí conoció al marido de María Victoria, la hermana de Margarita. Se hicieron muy amigos y en una de sus visitas a Caracas conoció a su futura mujer, que en aquel momento iba al colegio. Algo debió ver en la joven de 17 años porque, a partir de ese momento, empezaron a escribirse. Aún no existía el Whatsapp pero sí el correo electrónico. A partir de entonces, hubo viajes de ida y vuelta del duque de Anjou, al que a veces le acompañaba su abuela, Carmen Franco. Así transcurrió un tiempo hasta que  Margarita y Luis se comprometieron y se casaron.

A diferencia de su padre, el duque de Cádiz, que no pudo o no quiso ser feliz añorando tiempos pasados, Luis Alfonso planteó su vida al revés. Aparcó un pasado trágico con abandonos y grandes tragedias y optó por ser feliz. El aniversario del sábado lo certifica.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios