La tentación vive en el módulo 1: miedo a los chivatazos en Alcalá de Guadaíra
  1. Noticias
PANTOJA ENTRA EN PRISIÓN

La tentación vive en el módulo 1: miedo a los chivatazos en Alcalá de Guadaíra

Isabel Pantoja se ha convertido desde su entrada en la cárcel este viernes en un auténtico aliciente económico para algunas reclusas en tercer grado

Llega una nueva vecina al edificio y no es Marilyn Monroe. Una tentación muy diferente se ha instalado en el módulo 1 de Alcalá de Guadaíra. Se llama Isabel Pantoja y se ha convertido desde su entrada en prisión, que se produjo este viernes a las 7:54 horas de la mañana, en un auténtico'aliciente' económico para algunas reclusas que cumplen condena en este centro penitenciario.

Según ha podido confirmar Vanitatis, las medidas se han extremado dentro de la cárcel para que las filtraciones no salgan al exterior. Varios programas de televisión han tentado a algunas internas “con cantidades suculentas por material de la cantante”. Serían internas que van solo a dormir a la cárcel y están cumpliendo el tercer grado. Este medio se ha puesto en contacto con responsables de Instituciones Penitenciarias que señalan que “la ley orgánica lo deja muy claro en cuanto al reglamento”. La junta puede informar si un interno en tercer grado infringe la ley y “se le puede regresar de grado. El resto ya es judicial”. Con este aviso a navegantes, las internas deberán ser discretas con lo que ocurre en el interior del recinto.

Responsables del centro explican a este diario que “un interno tiene los mismos derechos y deberes que cualquier ciudadano, salvo la restricción de libertad y los derechos restringidos por la vida penitenciaria. Es por ello que cuando sale al exterior tiene que cumplir todas las normas, y en eso entra el respeto al honor e intimidad de las personas, la no revelación de datos falsos ni ninguna información que pueda poner en peligro la seguridad del centro”. Es decir, que “las internas se lo tienen que pensar dos veces antes de sucumbir a las tentaciones pecuniarias que están recibiendo”, añaden. Si Isabel Pantoja en cualquier momento viera lesionado ese derecho podría denunciar los hechos a la magistrada de Vigilancia de Penitenciaria de Sevilla, Patrocinio Mira Caballos, “y dependiendo lo que hiciera otra reclusa, y siempre respetando la libertad de expresión como ciudadana, determinaría el grado de la lesión al honor”.

Honor vs. libertad de expresión

Filtraciones anteriores, como cuando se distribuyó la ficha policial de Pantoja, con su fotografía de frente y de escorzo, y fue publicada por varios medios de comunicación, han hecho saltar las alarmas. Funcionarios de la Administración de Justicia fueron investigados por acceder desde su puesto de trabajo a la ficha policial de la cantante en los días posteriores a su detención, el 2 de mayo de 2007, en el marco de la Operación Malaya. Esto nadie quiere que vuelva a ocurrir. Ni que tampoco salgan instantáneas como las de Julián Muñoz en el patio de Alhaurín de la Torre.

El sindicato Acaip reitera a este medio que “la libertad de expresión existe por igual para todo el mundo. Y que cada interno es libre de expresarse sin recibir coacciones”, conrelación a las declaraciones que puedan hacer fuera del recinto. De todas maneras, cualquier “infracción a la intimidad de la cantante” siempre estará en el punto de mira de la junta de calificación “de la interna que no cumpla con sus deberes”. Actualmente hay once juzgados de vigilancia penitenciaria en Andalucía; en Sevilla concretamente dos. Estos órganos judiciales se distribuyen dependiendo de los centros penitenciarios de cada provincia. Ellos son los que velan para que impere la armonía en las prisiones.

En busca del sacerdote

Agustín Pantoja tras despedirse de su hermana (Gtres)

A pesar de su tristeza, Isabel ya ha empezado la cuenta atrás. Según ha sabido este periódico, el domingo Isabel acudirá a los servicios religiosos. El sacerdote es uno de los pocos varones que entra en esta cárcel de población reclusa exclusivamente femenina. Una de las primeras cosas que ha pedido Isabel es conocer al párroco con el fin de recibir dirección espiritual. El fervor religioso de la cantante por la Virgen del Rocío y el Cristo de los Gitanos es de todos conocido. Como Isabel padece claustrofobia, disfrutará de una celda para ella sola donde rezar sus oraciones.

Isabel Pantoja Julián Muñoz Tristeza
El redactor recomienda