Logo El Confidencial
POR UN DELITO DE USO DE INFORMACIÓN PRIVILEGIADA

Nuevo varapalo judicial para Javier Merino

El Tribunal Constitucional ha confirmado la sentencia que impone al empresario una pena de un año de cárcel y una multa económica de 1,7 millones de euros

Foto: Javier Merino (Gtres)
Javier Merino (Gtres)

Para Javier Merino 2015 no ha empezado bien. El empresario vuelve a ser atizado por un nuevo varapalo judicial que esta vez le llega desde el Tribunal Constitucional al denegársele el amparo que solicitó en septiembre de 2013. Un mes antes la Audiencia Provincial de Madrid había rechazado el recurso presentado por el abogado de Merino y le condenaba a un año de prisión y a pagar una multa de 1,7 millones de euros por un delito de uso de información privilegiada relacionada con la venta de unas acciones.

Javier Merino (Gtres)
Javier Merino (Gtres)

Según informa Cadena Ser, este miércoles la Sala Segunda del Tribunal Constitucional ha confirmado la pena impuesta en 2011, argumentando que no se han vulnerado ninguno de los derechos constitucionales del marido de Mar Flores.

De este modo, Javier Merino deberá ingresar a las arcas públicas del Estado los 1,7 millones de euros que le reclama la justicia, aunque evitará su entrada en prisión dado que la pena es inferior a dos años de cárcel y él carece de antecedentes penales.

Merino defiende su inocencia

Los hechos por los que ha sido condenado el propietario de Fortuny se remontan a 2006, cuando como miembro del Consejo de Administración de Cartera Hotelera S.A. vendió un paquete de acciones sabiendo de antemano que el precio bajaría una vez se hiciese pública dicha venta.

Esta acción, considerada por los magistrados del Tribunal Constitucional delictiva, supuso para Javier Merino el comienzo de una ardua batalla en los juzgados por defender su honor y su buen hacer en el mundo de los negocios.

Javier Merino y Mar Flores en su yate (Gtres)
Javier Merino y Mar Flores en su yate (Gtres)

Un buen hacer que, de momento, ha quedado en evidencia y que se une a otros problemas que el empresario ha tenido con la justicia. Si en 2014 fue su Ferrari el que fue multado por la policía cuando se encontraba estacionado en doble fila, en 2013 los problemas fueron más graves cuando la Agencia Tributaria precintó el yate en el que él y Mar Flores disfrutaban de sus vacaciones. Según Hacienda, la pareja no había cumplido con sus obligaciones con el fisco.

A esto se suma la crisis económica de Merino que en 2013 le obligó a cerrar algunos de sus locales insignia.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios