DE BUENA FAMILIA

Las Mercedes que cambiaron el mundo del toro por la decoración de interiores

Mercedes Peralta y Mercedes Valdenebro, hijas de dos de los grandes del rejoneo, son amigas desde la infancia. Empezaron a decorar casas y un día les llegó su gran proyecto, decorar los hoteles One Shot

Mercedes Peralta, aunque tiene una hermana melliza, es la pequeña de los cuatro hijos del matrimonio formado por el rejoneador Rafael Peralta y Mamer Revuelta. Mercedes Valdenebro, por su parte, es hija de otro de los grandes del rejoneo, Luis Valdenebro. Sus familias, muy conocidas entre la clase noble hispalense, comparten amistad desde hace generaciones y ambas Mercedes se han criado entre toros y caballos en Sevilla. Mercedes Valdenebro estudió ICADE y planea contraer matrimonio este verano. Mientras que Mercedes Peralta estudió Arquitectura de Interiores y realizó un máster en la prestigiosa escuela Parsons de Nueva York. Está casada desde hace cuatro años con Juan Arena y es madre de dos niñas de corta edad. Juntas forman el tándem perfecto desde que decidieron hacer de su pasión, la decoración, su oficio montando el estudio Las2Mercedes en Madrid hace casi cuatro años.

Pregunta: Las dos procedéis de familias con enorme arraigo al campo, al toro y al caballo. ¿Cómo surge la idea de montar juntas un estudio de decoración en Madrid?

Respuesta: Empezamos haciendo fotografías para subastas de una importante empresa de Madrid. De ahí decoramos el piso de algún amigo y montamos una pequeña empresa para realizar apartamentos con decoración low cost. Y de repente nos llegó nuestro gran proyecto: decorar los hoteles One Shot de Madrid.

Mercedes Peralta y Mercedes Valdenebro (Vanitatis)
Mercedes Peralta y Mercedes Valdenebro (Vanitatis)

P: ¿Qué es lo que más os gusta de vuestro trabajo como decoradoras?

R: Sin duda mi socia (bromea entre risas Mercedes Valdenebro). Lo pasamos fenomenal, disfrutamos de cada paso en la decoración y tenemos la suerte de entendernos genial trabajando. Somos muy equipo, hablamos todo y las dos somos muy responsables, lo cual facilita mucho las cosas. Tenemos la suerte además de que con nuestros clientes siempre hemos conectado.

P: ¿Cómo definiríais vuestro estilo de decoración?

R: Tenemos un estilo ecléctico en el que nos divierte mezclar piezas clásicas con otras de diseño más moderno. Pero escuchamos mucho a los clientes y estudiamos bien los materiales según el uso que se le vaya a dar a cada espacio. Utilizamos siempre materiales tradicionales: buenas maderas o buenos mármoles, por ejemplo, pero, en cambio, en arte somos más contemporáneas. La clave de nuestros espacios es que creamos una buena base y una cuidada iluminación.

Imagen de uno de los espacios diseñados por las Mercedes (Vanitatis)
Imagen de uno de los espacios diseñados por las Mercedes (Vanitatis)

P: ¿En qué os inspiráis para decorar un espacio?

R: Dejamos que el espacio nos dé pistas, así como el edificio, la luz… También en los decoradores que nos gustan, generalmente extranjeros. Nos divierten mucho los australianos, sudafricanos, americanos, franceses…

P: A pesar de lo que disfrutáis de vuestro trabajo habrá algún aspecto negativo…

R: Que en ocasiones hay cosas que no dependen de nosotras únicamente; y hay que estar muy encima. Por ejemplo, alguna vez hemos diseñado alguna cosa y el resultado no ha sido el que esperábamos. Somos muy exigentes y supervisamos todo a diario para que no haya fallos.

P: ¿Cuál ha sido el mayor reto que habéis tenido desde que decidisteis fundar Las2Mercedes?

R: Decorar los hoteles One Shot porque están cara al público y hay que pensar en todos los detalles. Combinar que sea duradero, práctico, bonito y con un buen diseño. Después, este trabajo nos ha llenado de satisfacciones, porque ha supuesto nuestra gran plataforma de lanzamiento.

P: ¿Qué otros espacios habéis decorado?

R: Nos hemos encargado de la nueva decoración de los restaurantes El pimiento verde. Y en Sevilla del restaurante más emblemático: el Oriza. A nivel particular hemos diseñado distintas viviendas, sobre todo a mexicanos.

P: ¿En qué proyectos estáis inmersas actualmente?

R: Ahora estamos decorando un hotel en la calle Atocha, un piso particular en Los Jerónimos, un restaurante en Zaragoza, y empezamos pronto a decorar otro restaurante que, de momento, es secreto.

Imagen de uno de los espacios diseñados por las Mercedes (Vanitatis)
Imagen de uno de los espacios diseñados por las Mercedes (Vanitatis)

P: ¿Cómo es vuestro día a día? ¿Es difícil conciliar vuestro trabajo con la vida familiar?

R: ¡No paramos! Cada día es distinto. Tenemos visitas de obra, nos reunimos con proveedores… Por lo general a todo eso vamos juntas porque más que trabajo es un planazo para nosotras. Disfrutamos cada pequeño detalle de la decoración. Hasta el fin de semana nos dedicamos a buscar inspiración o piezas especiales; pero es sencillo implicarse tanto cuando tu trabajo te supone una diversión y un placer.

Yo tengo ayuda con las niñas, y ahora que son tan pequeñas, si por ejemplo las tengo que llevar al médico, va a la reunión que tengamos mi socia, y viceversa (añade Mercedes Peralta).

P: ¿Pensáis que vuestros apellidos os han abierto camino?

R: No, para nada. Nuestros padres se dedican a una actividad totalmente distinta de la nuestra. Sería distinto si tuvieran una tienda de antigüedades, una galería de arte o fueran decoradores…

P: ¿Os dedicáis a algo radicalmente diferente, pero mantenéis ese arraigo que tradicionalmente tiene vuestra familia al campo?

R: Nosotras crecimos en Sevilla, pero todos los fines de semana los pasábamos en el campo. Y nos encanta. Pero ahora vivimos en Madrid las dos, estamos muy hechas a la ciudad, tenemos aquí a nuestras parejas, a nuestros clientes… Pero sí que echamos de menos Sevilla y siempre que podemos nos encanta escaparnos al campo.

P: ¿Habéis contado siempre con el apoyo de vuestras familias?

R: Venimos de dos familias muy piña. Siempre nos han apoyado, ahora lo vemos todo bonito, pero el camino no ha sido fácil. No hemos tenido ninguna ayuda y con la crisis económica daba vértigo crear una empresa. Luego surge el miedo a tener un éxito puntual, porque lo difícil es mantenerse, pero de momento estamos felices.

Mercedes Peralta y Mercedes Valdenebro
Mercedes Peralta y Mercedes Valdenebro

P: ¿Qué sentíais vosotras cuando de niñas veíais a vuestro padre en la plaza?

R: Mercedes Peralta: Yo no miraba, estaba intranquila y sentía un profundo desahogo cuando terminaba. Pero estoy muy orgullosa de mi padre.

R: Mercedes Valdenebro: Yo de pequeña la verdad que no lo llevaba mal porque creía que mi padre era imbatible. Quizás un poco más mayor sí, y ahora con mi hermano es infinitamente más duro, lo paso fatal, aunque le acompaño a todas las corridas.

P: ¿Nunca sentisteis la tentación de convertiros en rejoneadoras como vuestros hermanos? Habríais tenido a los mejores maestros…

R: No. Aunque es cierto que hay alguna mujer, tradicionalmente ha sido un mundo muy de hombres. Bueno, de haber sido un chico hubiera sido torero de a pie (confiesa Mercedes Valdenebro).

P: ¿Qué os gusta hacer cuando no estáis trabajando?

R: Nos gusta salir, viajar, el campo… Y a mí quedarme con las niñas en casa, desde que las tengo me ha cambiado la vida (añade Mercedes Peralta).
Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios