Logo El Confidencial
ACUSAN A TITA CERVERA DE TRATO “DESPRECIABLE”

Admitida a trámite la demanda por acoso de un escolta contra la baronesa Thyssen

Este lunes el Juzgado de lo Social número 37 de Madrid ponía fecha al juicio: será el próximo 19 de octubre a las 11:30 horas

Foto: La baronesa Thyssen en Girona, en una imagen de archivo (Gtres)
La baronesa Thyssen en Girona, en una imagen de archivo (Gtres)

Este lunes, el Juzgado de lo Social número 37 de Madrid admitía a trámite una demanda contra Carmen Cervera y algunos de los hombres del séquito de los Thyssen por parte del exjefe de seguridad de Tita, que les acusa de acoso laboral. El juez ha enviado a las partes una cédula de citación, a la que ha tenido acceso en exclusiva Vanitatis, en la que pone fecha al juicio entre las partes. Será el próximo 19 de octubre a las 11:30 horas de la mañana.

El pasado 10 de febrero, el escolta personal de la baronesa Thyssen y exjefe de seguridad de su residencia presentaba una demanda contra Carmen Thyssen y otras 3 personas físicas y/o entidades por “extinción del contrato de trabajo por acoso laboral”. Después de nueve años de servicio a la baronesa, el escolta relata en su demanda, a la que también ha tenido acceso este medio en exclusiva, cómo fue despedido.

El 29 de septiembre de 2014 (siempre según su versión) se le aparta de su puesto de trabajo debido al inminente nacimiento de su hija. Posteriormente se le informa que se le va a aplicar una modificación sustancial de sus condiciones de trabajo, afectando tanto a su puesto, horarios, lugar de desarrollo del mismo, salario y categoría. El 6 de febrero se le despide por supuestas "causas productivas", dice él. "Gozaba de la confianza absoluta de la señora Thyssen, hasta tal punto que estaba empadronado en la mansión familiar", confianza que, por motivos que desconoce a tenor de los hechos que han ido acaeciendo, se ha visto resquebrajada por completo, "hasta el punto de impedirme desarrollar mi labor profesional en el puesto de trabajo que tengo encomendado desde hace casi nueve años”, añade.

Carmen Cervera, en una imagen de archivo (Gtres)
Carmen Cervera, en una imagen de archivo (Gtres)

Según se refleja en la demanda, después de haber sido apartado de su trabajo se le ofrece un puesto en el museo Thyssen. "Se daba por hecho que comenzaría a “trabajar en el museo mañana [por el día 4 de Diciembre], sin especificar el puesto, sin especificar las condiciones laborales, sin especificar la nómina a percibir, sino simplemente que comenzaría a trabajar como adjunto a la Dirección de Seguridad del Museo, puesto que por otro lado a día de hoy no existe... y hecho que tampoco a día de hoy ha sucedido, mostrando mi absoluto escepticismo a los intervinientes y todo ello ante el estupor que dichas afirmaciones me causaban, habida cuenta de la forma en que se ofrecía un cargo en una entidad semiestatal, sin contrato laboral alguno de por medio, sin concurso de méritos, sin convocatoria de oposición y sin existir el cargo, sino que el mismo se ofrecía por las simples y vagas promesas por parte de los demandados allí presentes de que hablarían con las personas adecuadas del Patronato para crear ese puesto y adjudicárselo a mi patrocinado”.

Una enigmática frase

El demandante explica cómo en sucesivas reuniones con los Thyssen y su gente se le dio un trato “despreciable”, adjetivo exacto con el que lo califica. Además, enumera las supuestas consecuencias que ha acarreado esta decisión en su salud. "Lo cierto es que esta situación ha supuesto (impedimento de permitir el acceso al puesto de trabajo) un deterioro relevante en mi salud, me he visto afectado por un problema dermatológico (amén de habérseme sometido a resonancias), derivado de la situación extrema de estrés en la que me hallo; además, insistimos, de una situación cardiológica complicada, tal y como acredito con la documentación médica que se adjunta".

Quizá lo que más sorprende en este escrito de demanda, presentado por el letrado Víctor Valladares, director de Logan Lex, es la afirmación por parte del demandante sobre una supuesta declaración, que él califica como un “favor” a Tita, como testigo en el procedimiento que tiene la Agencia Tributaria española abierto contra la baronesa. A este respecto, el escolta deja entrever en su alegato que podría tener más información que perjudicaría, en caso de denunciarlo, a la baronesa y quizás esta podría ser la razón por la que los demandados le hubieran ofrecido soluciones que nunca se llevaron a cabo. Así lo explica en el documento en fórmula de pregunta: "¿O acaso podría ser debido al conocimiento que pudiera tener en relación a la investigación de la ONIF previamente aludida y que en caso de que se cometiera algún ilícito contra la Hacienda Pública, me viera en la obligación de denunciarlo de acuerdo a lo dispuesto en nuestra Ley Adjetiva Procesal Penal como todo justiciando de nuestra Administración de Justicia?".

Por todo esto, el escolta pide 57.673 euros en concepto de despido improcedente y una indemnización por daños y perjuicios morales a determinar por el juez. Pero las cosas son aún más complejas de lo que parece. Según ha podido confirmar este portal, este mismo empleado habría interpuesto en noviembre del año pasado una querella, que aún no ha sido admitida a trámite y que está pendiente de resolver a través de un recurso de reforma, en contra de los mismos demandados, por acoso laboral y supuesto tráfico de influencias, al considerar que no pueden ofrecerle un puesto en el museo Thyssen sin pasar por un concurso.  

Camino de Andorra

Todo este vendaval jurídico se produce en la semana que la baronesa Thyssen habría escogido para comenzar su traslado de residencia, tal y como adelantó este portal, al principado de Andorra, donde está previsto que llegue este miércoles, en compañía de su hijo y de la familia de este, para pasar al menos 183 días al año, tiempo exigido para poder tributar en el país pirenaico.

Por otra parte, Vanitatis pudo saber que hace unos días se produjo un encuentro casual en la calle entre el exempleado y el hijo de la baronesa, durante el cual Borja se lamentó de que se hubiese llegado a esta situación. Puestos en contacto con el equipo jurídico de Tita Cervera para conocer su versión al respecto de todos estos asuntos, hemos recibido la callada por respuesta. 

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios