Cinco perfiles familiares para el Palacio de San Telmo
  1. Noticias
elecciones andaluzas

Cinco perfiles familiares para el Palacio de San Telmo

Una candidata embarazada, otro homosexual, tres padres de familia y una soltera. Los cinco aspirantes a la Junta son tan diferentes como sus programas electorales

Foto: Palacio de San Telmo, sede de la presidencia andaluza (EFE)
Palacio de San Telmo, sede de la presidencia andaluza (EFE)

Susana Díaz: la futura mamá

La candidata por el PSOE, de 40 años, y actual presidenta de la Junta, apela a su próxima maternidad para conseguir votos. No en vano, es la primera vez que se somete a las urnas. “Quiero dejarle a mi hijo una Andalucía mejor de la que nos dejaron nuestros padres”, dijo en Almería la candidata para empezar su campaña. Casada desde hace catorce años y medio con José María Moriche, si votaran al Partido Popular tendrían el perfil de “sevillita” catalogado en los prejuicios nacionales. Y retratado en Ocho apellidos vascos. Un marido costalero, con el que comparte caseta y fiestas en la feria de abril y con el que anima al Betis. Él mismo se definía como “trianero, bético, de izquierdas y amante del gazpacho, el salpicón y el tomate con sal”. Susana Díaz da a luz el próximo junio, en septiembre celebrará las bodas de cristal con su marido (tres lustros juntos) ¿Veremos a su hijo pasar de mano en mano para ser bendecido por la vírgen del Rocío?

Juan Manuel Moreno Bonilla: el padre de familia numerosa

La familia del candidato del Partido Popular es bastante más normal que su curriculum. De hecho, la trayectoria profesional de Moreno Bonilla, de 44 años, ha decrecido mientras su familia aumentaba. Casado con Manuela Villena, son padres de familia numerosa. Antes de que Bonilla fuera designado presidente del PP andaluz vivían en Madrid, aunque ella ha tenido a sus hijos en Granada. Rubia, alta y “muy simpática”, Manu trabajaba como gerente de la junta municipal del distrito de Barajas en el Ayuntamiento de Madrid.

Teresa Rodríguez: la que vive con su novio

A sus 33 años, la candidata de Podemos es la cara más joven de estas elecciones. Licenciada en Filología Árabe por la Universidad de Sevilla, está en contra de la base militar de Rota. Al contrario de los dos candidatos anteriores, Rodríguez no está casada. Eso sí, vive con su novio, al que prefiere llamar “compañero”. En su partido le llaman “pareja”. Comparten un piso abuhardillado. Antes de afiliarse a Podemos militó en Izquierda Unida. Su faceta de “mujer de su casa” la demostró en un vídeo en el que analizó las encuestas para las próximas elecciones en su cocina, con un guiso al lado. Fuentes del Instituto Manuel de Falla, donde trabajó como profesora del turno diurno, la recuerdan como “muy buena chica”, aunque no se extienden más.

Antonio Maíllo: el candidato gay

El líder de Izquierda Unida parece haber hecho de su condición sexual un plus en su campaña. No en vano, Antonio Maíllo, aseguró en una entrevista con Vanitatis: “Quiero ser el primer presidente gay de la historia”. Extravertido y charlatán, acaba de estrenar soltería después de cortar con su novio de los últimos cinco años. De 48 años, sus vecinos de Aracena destacan que es “muy buen vecino” y “muy buena gente”. Cuando está en el pueblo “le gusta tomar algo en el bar, como cualquiera”.

Juan Marín: padre deportista

Al igual que el marido de Susana Díaz, la vena andaluza del candidato de Ciudadanosse descubre al confirmar que pertenece a la Hermandad de Nuestro Padre Jesús del Nazareno y María Santísima de la Amargura de Sanlúcar de Barrameda, donde ha sido teniente de Alcalde. A sus 52 años, Marín está casado y es padre de dos hijos. Amante del deporte, se dedicó al fútbol y ha sido técnico deportivo de voleibol.

Martín de la Herrán: el padrazo

Abogado con bufete propio, piloto de avionetas y padre de dos niños. El candidato de UPyD, de 38 años, quiere dejar su trabajo en el sector privado para dedicarse a su tierra. Jerezano de madre neoyorquina, comparte su vida con su mujer, María del Pilar Ruiz. Uno de sus mejores amigos cuenta a Vanitatis que, cuando no está trabajando “le gusta pilotar su avioneta, que es chiquitilla y que aterriza en el aeródromo de su padre”. Por todos es sabido que sus hijos, de 8 y 10 años, son adoptados y que estudian “en un colegio privado de Jerez”. Aunque no es capillita, sí que le gusta la Semana Santa y la feria, donde acude todos los años. También trata de viajar con frecuencia a Nueva York. “Aunque su madre falleció hace un año, allí tiene una hermana”.

Teresa Rodríguez Semana Santa Susana Díaz
El redactor recomienda