Logo El Confidencial
Se celebrará el 10 de julio

Nicky Hilton y James Rothschild, la boda que casa a dos estirpes millonarias

Han cerrado la fecha, pero no el sitio. La bisnieta del dueño de una cadena hotelera y el descendiente de un importante banquero europeo se casan. ¿Hasta dónde llegan sus fortunas?

Foto: Nicky Hilton y James Rothschild (Montaje: Vanitatis)
Nicky Hilton y James Rothschild (Montaje: Vanitatis)

No es la primera vez que Nicky Hilton (30 años) pasa por el altar. Todd Meister, un hombre de negocios y amigo de su infancia, la desposó allá por 2004. Todo sucedió en Las Vegas. Y ‘allí’ se quedó su amor. Tres meses más tarde se separaron. En 2011, durante la boda de su amiga Petra Ecclestone, volvería a enamorarse. Y también se fijó en un importante empresario. Entonces apuntó más alto: la bella de melena rubia y ojos azules conquistó a James Rothschild (29), un importante empresario cuya fortuna familiar está tasada en miles de millones de euros. Con él contraerá (segundas) nupcias el próximo 10 de julio y, cuando camine del brazo de su flamante esposo, habrán sellado algo más que su amor: dos importantes fortunas.

El imperio hotelero Hilton –fundado por el bisabuelo de Nicky, Conrad Hilton, allá por los años 20–  tiene presencia en más de 90 países en todo el mundo. Poco a poco se fue expandiendo hasta convertirse en una de las empresas más potentes del sector del ocio y del descanso. En la actualidad, el conglomerado familiar posee 10 divisiones que gestionan más de 4.000 hoteles. Una fortuna digna de figurar en las listas anuales de la revista Forbes, capaces de cotizar en bolsa con una fortuna estimada en más de 16.000 millones de euros.

La hermana pequeña de las Hilton no le va a la zaga a su abuelo a la hora de emprender. Nicky también es una máquina de generar millones. Aunque, a menor escala, esta licenciada en diseño por el Fashion Institute of Technology de Nueva York ha amasado más de 15 millones de euros a costa de trabajar como modelo o colaborar con importantes firmas de moda. A pesar de poseer un ajustado perfil mediático, Nicholai Olivia –así es su nombre de pila– es un personaje muy solicitado entre los miembros de la jet. Pero en su carrera como empresaria también ha tenido puntos oscuros. Hace nueve años puso en marcha un proyecto de reurbanización de dos hoteles –linaje obliga– que quedó en agua de borrajas. Tanto que fue demandada y tuvo que sacar a subasta ambos inmuebles.

Nicky Hilton junto a su prometido James Rothschild (Gtres)

Un currículo ligado a las finanzas

Quien no parece tener ninguna mancha en su expediente empresarial es su futuro marido. A pesar de su juventud, James Rothschild ya ejerce como vicepresidente de Capital Group, es socio de Lepe Partners y, cómo no, comenzó su carrera como profesional de banca de inversión en NM Rothschild & Sons Limited. Un currículo ligado a la historia de una importante familia de empresarios financieros que también entiende de desgracias. Su padre, Amschel Rothschild, se suicidó en julio de 1996. Apareció ahorcado en el Hotel Le Bristol de París tras salir de una reunión donde intentó la fusión masiva de una serie de empresas de gestión de activos. Quizá no soportó la presión de cargar con un apellido vinculado desde hace siglos al mundo de la banca. 

Los Rothschild, una suerte de Rockefellers europeos, ostentan una fortuna que asciende, según la revista Gala, a los 375 trillones de euros. Una suma que poseen los miembros de esta familia repartida por todo el mundo y que han acumulado desde mediados del siglo XVIII. Entonces, Mayer Amschel, tatara-tatara-tatarabuelo de James, abrió en Alemania una casa de cambio de monedas y billetes. Ya en el siglo XIX, sus descendientes optaron por expandir el negocio en las principales sedes financieras del continente. Hoy, este grupo de asesores financieros también tiene presencia en más de 40 países en todo el mundo.

Ahora que estas dos fortunas se van a ‘prometer fidelidad’ de por vida. Solo queda esperar para ver cómo serán los fastos de la misma. Por los restaurantes o dónde hospedarse no habrá ningún problema. Paga ella. Por el resto del operativo, tampoco. Paga él.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios