Logo El Confidencial
personaje público

Borja Sémper, el poeta enamorado e incomprendido por un sector del PP

El partido de Rajoy está dividido por la faceta de poeta del político. Mientras algunos defienden que aparezca en tertulias que no son políticas, otros no están de acuerdo

Foto: Sémper posa para Vanitatis (Foto: Pablo López Learte)
Sémper posa para Vanitatis (Foto: Pablo López Learte)

Borja Sémper se ha convertido de un tiempo a esta parte en una estrella mediática. Su promoción como poeta y su noviazgo con la actriz Bárbara Goenaga han hecho del actual portavoz del PP en el Parlamento vasco un personaje atractivo para todos los medios de comunicación. También para aquellos que no están especializados en política.

La última aparición pública del popular tenía lugar este mismo miércoles y el escenario distaba mucho de los que ha estado pisando este guipuzcoano en los últimos años. Sémper acudía al plató de Amigas y conocidas, el programa de TVE conducido por Inés Ballester en el que cinco mujeres debaten sobre temas de actualidad. Aunque él estaba allí para dar su opinión sobre diversos asuntos y, sobre todo, promocionar su última obra poética, lo cierto es que el popular terminó hablando de amor. Precisamente esta nueva versión de Sémper es la que más incomodaba al político, que antes de comenzar a dar su parecer sobre cómo afrontar una ruptura amorosa dijo: “Me siento un poco raro hablando de esto en televisión”.

Y es que el hecho de que Sémper se haya convertido en un verso suelto del partido con una estética desenfadada y atractiva para las féminas, y con unos ideales basados en que la política no es incompatible con otras aficiones, enseguida genera para la opinión pública la idea de que no parece un político popular tradicional. De hecho, siempre se ha jactado de luchar contra ese cliché.

Después de ver al vasco recitar poesía y dar consejos de amor en TVE, Vanitatis se pregunta si aquello que los populares recriminaron en su día a Pedro Sánchez por entrar en el directo de Sálvame, salvando las distancias, ahora podría recriminársele también a Sémper. “Creo que debería ver menos la tele, porque mientras él estaba llamando a la tele, en Cataluña sus diputados estaban votando a favor de la consulta y de que se incumplan las resoluciones del Tribunal Constitucional”, dijo Alfonso Alonso en aquel momento.

“En absoluto. Alguien como Sémper que es capaz de desarrollar su labor política y su faceta literaria no puede ser criticado. Estamos muy de acuerdo con proyectar más allá de la política y siempre hemos hecho gala de aparecer en más espacios (televisivos) e ir más lejos”, explican a este medio desde el departamento de comunicación de Arantza Quiroga, presidenta del PP vasco.

Sin embargo, esta opinión no es unánime entre los populares. “Es cierto que a algunos no les gusta”, dicen personas del partido que prefieren no ser identificadas cuando se les pregunta por las otras facetas de Sémper.

Objeto del corazón

Pese a que Borja decía en Amigas y conocidas que no hablaba por experiencia propia, lo cierto es que Inés Ballester no pudo evitar preguntar al político sobre su relación con la actriz Bárbara Goenaga. Una pregunta evidente, sobre todo, desde que tras su entrada en plató empezasen a proyectarse en el videowall las imágenes de su chica. “En tu libro dices: Gracias a Bárbara por borrar el desamor”, se interesaba la presentadora. “Sí, es que estoy encantado”, respondía él.

Su relación con Goenaga es lo que más titulares ha acaparado últimamente. Su nueva faceta poética y su noviazgo con la protagonista de Amar es para siempre le han otorgado una popularidad hasta ahora desconocida para Sémper. Una popularidad que, según sus compañeros del PP vasco, no es intencionada por parte del de Irún. “En cuanto a la proyección de su vida personal está claro que no es su intención. Forma parte de su intimidad y eso solo le afecta a él”, concluyen.

Su naturalidad a la hora de afrontar este boom mediático y esa cercanía que proyecta con la prensa, a veces inexistente en otros políticos de su partido, le valdrán, sin duda, alguna antipatía. Ya lo dijo Jorge Javier Vázquez en una ocasión cuando empezaron a lloverle críticas a Cristina Pedroche: “En España toleramos poco el éxito permanente”. Pero Borja Sémper quiere seguir siendo diferente.

 

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios