Logo El Confidencial
ES ABOGADA Y TIENE NOVIO

El año sin Adolfo Suárez de Alejandra, la nieta que heredó el ducado

"Es muy tímida y le gusta el trabajo constante sin llamar mucho la atención”, aseguran a ‘Vanitatis’ desde el bufete donde trabaja. Y así es. Apenas se deja ver en actos públicos. Ni sola ni acompañada de su novio Álvaro

Foto: Alejandra Romero Suárez junto a su novio Álvaro, en una imagen de archivo (Gtres)
Alejandra Romero Suárez junto a su novio Álvaro, en una imagen de archivo (Gtres)

El 23 de marzo de 2014 falleció, a los 81 años de edad, Adolfo Suárez, el primer presidente del Gobierno de la democracia, que dirigió el cambio de signo del Estado tras la dictadura. Un año después de aquella muerte, el ducado de Suárez lo ocupa su nieta, de 25 años, la abogada Alejandra Romero. El título que el Rey Don Juan Carlos otorgó al líder de la UCD es desde el pasado 3 de diciembre suyo y así lo ratificó en esta fecha el Boletín Oficial del Estado. Alejandra solicitó su título seis meses después del fallecimiento de su abuelo al Ministerio de Justicia pasando por encima de su tío, Adolfo Suárez Illana.

Alejandra Romero, en una imagen de archivo (Gtres)
Alejandra Romero, en una imagen de archivo (Gtres)

Pero Alejandra no tiene un perfil belicoso en su día a día, aunque tiene las ideas muy claras. Compagina su trabajo como abogada junior en la sede madrileña del bufete internacional Herbert Smith Freehills con la finalización de su doctorado en Derecho Civil en la Universidad Complutense (tiene previsto presentar su tesis en 2017). La duquesa sigue manteniendo un perfil bajo en sus apariciones públicas, que casi siempre son para honrar la memoria de su abuelo, del que dicen era su nieta preferida. Solo se permitió asistir (sin su novio Álvaro) durante veinte minutos al desfile de Jorge Acuña el pasado 7 de febrero.

Alejandra ha elegido vivir en Madrid, donde también vive su hermano Fernando, tres años menor que ella, con el que sigue asistiendo a las fiestas del pueblo natal de Suárez: Cebreros, en Ávila. De hecho, el año pasado dieron el pregón juntos. La duquesa siempre ha sido una buena estudiante sin afán de protagonismo. Estudió en el Colegio Nuestra Señora del Recuerdo, sacó con éxito su licenciatura de derecho en la Universidad Pontificia de Madrid e hizo Erasmus en la Universidad de La Haya (Holanda) en su penúltimo año de carrera. Los veranos los ha pasado trabajando: estuvo dos en Londres, trabajando en la edición internacional de ¡Hola! y otros dos meses estivales los ocupó en el despacho de Jiménez Astorga.

La alargada sombra de su madre

Desde niña ha sido muy sensible a las causas sociales. Ha compaginado sus estudios con labores de voluntariado. Destaca las temporadas que pasó ayudando con clases de inglés (es bilingüe y domina además el francés) y matemáticas a madres adolescentes en riesgo de exclusión en el centro de Apoyo a la Familia Mariam Suárez. Un lugar muy especial para ella, porque lleva el nombre de su madre, fallecida en 2004, que se convirtió en un símbolo de la lucha contra el cáncer, batalla en la que demostró un gran coraje durante once años.

Mariam Suárez Illana, en una imagen de archivo (Gtres)
Mariam Suárez Illana, en una imagen de archivo (Gtres)

Alejandra pertenece además al comité ejecutivo de la Asociación para la Defensa de la Transición (una entidad, por cierto, ubicada según su acta fundacional en el polígono industrial de la localidad abulense de Vicolozano, donde ETA puso una bomba en 2005 en la planta de impresión de su tío Aurelio Delgado, empresa que quebró en mayo de 2014). La Asociación para la Defensa de la Transición está presidida por el teniente General Andrés Cassinello y en su comité está la abogada Cristina Alberdi, entre otras personalidades públicas.

Alejandra forma parte del comité ejecutivo. Hace ahora un año fue recibida en La Zarzuela por Felipe VI como miembro de esta asociación, que cada primer miércoles de mes organiza una charla-coloquio precedida de un almuerzo en la que han compartido mesa y mantel desde Felipe González, Alfonso Guerra, Carlos Solchaga a Arias Salgado. A pesar de que su tío Aurelio Delgado, que también está en la directiva, la ha animado, la duquesa aún no ha presentado ninguna charla.

“Es muy tímida y le gusta el trabajo constante sin llamar mucho la atención”, aseguran a Vanitatis desde el bufete internacional donde trabaja. Y así es. Apenas se deja ver en actos públicos. Ni sola ni junto a su novio Álvaro, que la acompañó durante el funeral de su abuelo hace ahora un año. Reservada en su vida personal y pública. Así es Alejandra, la nueva duquesa de Suárez.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios