Logo El Confidencial
sus amigos la despiden en málaga

El desconsuelo de Emilio, el hombre que compartió los últimos años de María Pineda

A las siete de la tarde de este sábado, Emilio, la pareja de María Pineda, y los amigos más íntimos de la modelo, se reunían en la capilla del tanatorio de Málaga para rezar por ella

Emilio, la pareja de María Pineda, la despedía este domingo a mediodía desconsoladamente. Estefanía Luyk y otros de los cercanos de la modelo no quisieron dejar solo al hombre con el que compartía su vida la modelo. Pese a todo, hubo una menor afluencia de rostros conocidos, que sí acompañaron al empresario el sábado en el tanatorio, en las primeras horas tras el triste fallecimiento de Pineda. Personas tan cercanas a ella como su amigo José Pedro la velaron durante toda la noche del sábado. "A María no le gustaba estar sola", contaba él.

El día anterior, varios amigos íntimos de la modelo se reunían en el mismo lugar, la capilla del tanatorio de Málaga para rezar junto al sacerdote y a él el responso. Cuando terminó la oración, un amigo de María le rindió su pequeño homenaje cantando A mi manera, el tema de Frank Sinatra que resumía cómo había sido la vida de la modelo. 

Junto al féretro, había varias coronas de flores como la de Mariola Orellana. La más grande era la de Antonio Banderas, amigo de María desde que eran muy jóvenes y participaron como aficionados en varios musicales y obras de teatro. Después, cada uno tomó su 'camino de los ingleses' (título de la película de Banderas que reflejaba ese viaje vital). Cuando se reencontraban volvían a recordar esa adolescencia y juventud compartidas.

La frase de ambos para reflejar ese conocimiento era simple: "en Málaga nos conocemos todos".

María Pineda en una fotografía de archivo (Gtres)
María Pineda en una fotografía de archivo (Gtres)

El domingo se oficiaba la misa funeral en Málaga y, en Madrid, se hará otra en la iglesia del Cristo de Medinacelli, del que Pineda era muy devota. Makoke, encargada de los preparativos de la misa madrileña, y Arancha de Benito, tomaron el AVE el sábado en cuanto conocieron el fallecimiento y acudieron al tanatorio directamente. Allí se encontraba también Remedios Cervantes, íntima de María, que se ha encargado de tramitar todo el papeleo ante la ausencia de familia directa. La madre y hermano de María murieron también de cáncer hace tiempo. Su padre falleció hace un par de años.

"María era increíble. Una mujer fuerte, luchadora, valiente.. nos conocíamos de siempre. Ella me enseñó a desfilar, a pintarme, a posar. Y ha sufrido mucho con la enfermedad", dice Cervantes. Para ella, ha sido doblemente duro porque en el mismo tanatorio veló a su madre, que falleció hace poco tiempo. Terelu Campos o Luis Rollán, que pasan la Semana Santa en Málaga, se acercaron en cuanto se enteraron. Aunque sabían desde hace días que la situación era irreversible, siempre cabía esa última y pequeña esperanza en que se recuperase, como otras veces.

"Era muy fuerte pero ya estaba agotada. Se ha ido en paz y la echaremos mucho de menos. Tenía ese punto naif que nos atrapaba a todos. Vivía en sus mundos de Yupi. Éramos amigas ya no recuerdo desde cuándo y aún me sorprendía su ingenuidad. Ella, que había viajado y tratado con gente de todo tipo", una desolada Meye Ortíz, amiga desde cuya empresa de comunicación la contrató muchas veces para ser imagen de producto o desfilar para marcas importantes.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios