Logo El Confidencial
en la tradicional corrida de brihuega

A falta de novio, Carmen Martínez-Bordiú se lleva a su hijo Luis Alfonso a los toros

Cuando su relación con el dueño de desguaces La Torre, Luis Miguel Rodríguez, era pública y notoria, era él el que la acompañaba. Ahora es su hijo, como ocurrió en la corrida de Brihuega

Foto: Luis Alfonso de Borbón y Carmen Martínez-Bordiú (Gtres)
Luis Alfonso de Borbón y Carmen Martínez-Bordiú (Gtres)

Cuando su relación con el dueño de desguaces La Torre, Luis Miguel Rodríguez, era pública y notoria, Carmen Martínez-Bordiú y él solían acudir juntos a  las plazas más importantes, como Las Ventas o la Maestranza. Los toros junto con las monterías son dos aficiones que ambos siguen compartiendo y los amigos comunes lo saben. Justamente por eso los invitan a ambos aunque ya no sean novios. Pero ahora el empresario tiene otras prioridades y por eso Carmen Martínez-Bordiú eligió a su hijo Luis Alfonso para que le acompañara a la localidad alcarreña de Brihuega, donde se celebró la tradicional corrida de la primavera que este año tuvo como principal atractivo la presencia del Rey Don Juan Carlos. Se celebraban  los cincuenta años de este acto taurino y de ahí que Carmen no se lo quisiera perder como tampoco las faenas de tres grandes como Ponce, Morante y Manzanares.

Además de la figura real, que está disfrutando de lo lindo de su vida de emérito, llamó la atención que Carmen, en vez de compartir tendido con sus amigas  Cari Lapique, Naty Abascal o Nuria González, presentes en la plaza, estuvo acompañada de su hijo.

Luis Alfonso de Borbón y Carmen Martínez-Bordiú (Gtres)
Luis Alfonso de Borbón y Carmen Martínez-Bordiú (Gtres)

Era la primera vez que madre e hijo acudían juntos y solos a los toros y además sin Margarita Vargas, que es también una gran aficionada al mundo taurino. El matrimonio suele acudir a la Feria de San Isidro con amistades o con Leonor Santaella, la madre de Margarita, que cada vez pasa más tiempo en Madrid con su hija mayor y sus tres nietos. Sin embargo, esta vez prefirió quedarse en Madrid compartiendo un almuerzo con un grupo de amigas.

El duque de Anjou estuvo pendiente de su madre en todo momento y, sobre todo, cuando arreció la lluvia para cobijarla bajo el paraguas. Una situación muy diferente a la del Rey Don Juan Carlos, que se empapó hasta que María Dolores de Cospedal,  con la que compartía tendido, abrió el  suyo. Una vez que terminó la fiesta, regresaron a Madrid.

Ver a Carmen en una plaza de toros no es llamativo. De hecho, durante un tiempo ejerció de groupie taurina con el torero Miguel Ángel Perera e incluso en su momento hubo quien quiso ver más que una admiración y se llegó a hablar del inicio de una relación sentimental. El tiempo colocó cada cosa en su sitio: a Perera en los ruedos, y a Carmen en los tendidos o en las barreras, dependiendo de las plazas. Su afición era comparable a la de las seguidoras de Justin Bieber.  Ella saca el pañuelo para pedir la oreja y el rabo, y canta los ‘olé’ con las buenas faenas, lo mismo que hacen las adolescentes con sus ídolos musicales.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios