Logo El Confidencial

Belén Esteban fue poseída por el electrolatino en la fiesta Gran Hermano

Cóctel de viernes noche: una reportera que no ha visto 'Gran Hermano' desde hace 15 años, Belén Esteban recordando lo aprendido en 'Más que baile' y Olvido Hormigos desencantada con la política

La audiencia deja claro que son pocas las personas que no ven Gran Hermano, pero precisamente la encargada de hacer el reportaje entraba en ese reducido grupo de personas que vio el reality por última vez en el año 2000. El pasado viernes se celebraba la fiesta de Gran Hermano 15 (¿¡15!?) y Gran Hermano VIP en el madrileño Teatro Bodevil. Fueron pocos los concursantes que acudieron al evento, y un amplio porcentaje de los allí presentes pertenecía a ediciones anteriores. La llegada de Belén Esteban hizo que los paparazzi corrieran como una manada de ñus para inmortalizarla mientras las reporteras luchaban con sus micrófonos para conseguir una declaración de la 'princesa del pueblo', que apareció precisamente cuando Olvido Hormigos posaba en el photocall. El representante de 'la Valeria Tasso de la política' indicó que su representada no respondería a ninguna pregunta ante la llegada de Belén, pero conseguimos hablar con ella de política mientras la ganadora de Gran Hermano posaba en la alfombra roja. Olvido aseguró estar desencantada con la situación política actual y tildó a Podemos de partido oportunista. Pero para oportunistas nosotros, que no quisimos perder la oportunidad de comentar con ella lo atractivo que es Pedro Sánchez.

Belén Esteban se acercó a hablar con los medios sin mirar siquiera a Olvido. Tras fotografiarse con la mujer que vigilaba el baño (desconocemos el nombre de esa profesión, pero parece que existe) con mucha amabilidad, no aclaró nuestra duda: ¿cómo es su pijama de verano? Sin embargo, presumió ante los medios de haber conseguido que su conocido pijama de leopardo morado se haya agotado. Durante la fiesta, Belén estuvo custodiada por Toño Sanchís, su representante, encargado de controlar a todo el que se acercaba a su mina de oro. Belén lo dio todo en el escenario y se marcó unos bailes con Coman hasta que la música latina dejó paso a un tema de Depeche Mode, que hizo a la reina de San Blas parar en seco. Ella es más de Quítate el top que de Enjoy the silence. Tampoco nos sorprende.

Hablamos con Ares sobre sus excompañeros de Cazamariposas. Afirmó estar muy sorprendida por su comportamiento y haberse sentido traicionada por Nuria Marín, presentadora del programa. “Dentro de la casa, comenté alguna vez las ganas que tenía de acercarme a ver a mis 'excompis' al terminar Gran Hermano. Lógicamente, después de todo lo que he visto y oído, no voy a hacerlo”, nos contó dolida. Quisimos darle una oportunidad como reportera de Vanitatis tras comprobar que su futuro en Cazamariposas es nulo. Desde luego, lo hizo con mucha más gracia que Omar, que se postuló como el ser más aburrido sobre la faz de la tierra. Quizás es el amor o tal vez sea precisamente la ausencia de su amada Lucía, participante de Supervivientes 2015, los que hicieron que estuviera especialmente tranquilo. Nos contó que tiene muchas ganas de defender a Lucía en el plató. Lógico: cuando Gran Hermano termina, las cámaras enganchan, y poder volver a un plató suena demasiado atractivo como para dejar pasar la oportunidad. Que se lo digan a Yola Berrocal y a Iván Madrazo, que se niegan a ser olvidados (“¿Iván qué?”, exclamamos cuando Yola se acercó con el exconcursante) y que se pasaron la noche hablando con los productores ejecutivos y directores de Zeppelin.

El encargado de amenizar la velada, por cierto, fue el pezón de Yola Berrocal, que se le salió del vestido en el instante preciso en el que alguien tomaba una fotografía. Parece que no son solo los ex 'gran hermanos' los que tienen mono de focos. 

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios