Logo El Confidencial
con paco león y mario casas, entre otros

‘Vanitatis’ se cuela en las fiestas del Festival de Málaga

Poner un pie en el AVE camino del Festival de Málaga supone ya adentrarte en un Narnia cinematográfico que embulle al que allí se encuentra en el universo del cine español

Poner un pie en el AVE camino del Festival de Málaga supone ya adentrarte en un Narnia cinematográfico que embulle al que allí se encuentra en el universo del cine español. Son tan sólo diez los minutos que pasan cuando Silvia Alonso huye a la cafetería junto a Daniel Pérez Prada, tras haber encendido su Kindle para leer Crimen y Castigo. Todo parece estar perfectamente coreografiado. La actriz se levanta de un salto de su asiento, abraza a su amigo y ambos abandonan el vagón. En ese instante, como si un director omnipresente estuviera pendiente de no dejar un solo segundo en la trama carente de acción o diálogo, una voz anuncia que la película que se proyectará en el trayecto será Todos están muertos, de Beatriz Sanchís. Pasa una hora cuando Carlos Bardem cambia de vagón, levanta la vista y sonríe al ver a Elena Anaya en la pantalla. Hay ganas de cine pero, ¿habrá también ganas de fiesta?

Paco León en su paso por la alfombra roja de Málaga (Gtres)
Paco León en su paso por la alfombra roja de Málaga (Gtres)

Dicen que el Festival de Málaga es un festejo constante. Si sabes dar con el evento adecuado, si tienes los contactos necesarios o si el morro está más presente que un pase VIP, puedes encontrarte con los grandes del cine sujetando una copa de globo en un ático frente a la catedral. Sin embargo, pocos aseguran que van a desfasar. El viernes se celebra la gala de inauguración y los encargados de gestionar el evento aseguran a Vanitatis que no habrá fiesta, por lo que nos vemos obligados a buscarla. La encontramos: vamos al AC Hotel Málaga Palacio, en cuya fachada aparece en grande el rostro de Paco León, que recibirá el premio Eloy de la Iglesia el domingo, tras recibir el chivatazo de que es allí donde están los actores. Seguridad no nos deja pasar, pero un cinematográfico Deus ex machina convertido en el mismo Paco León nos deja subir a la terraza superior del hotel.

Manuela Vellés y su impresionante vestido rojo (Gtres)
Manuela Vellés y su impresionante vestido rojo (Gtres)

Ni gente desnuda en la piscina, ni barra libre, ni colas en los baños: las fiestas del cine no son el desfase monumental que nos habían vendido. Con Paco León hablamos del reconocimiento a su carrera. Asegura que no es tan joven como insinuamos para ser premiado (le preguntamos si la llegada tan temprana de este reconocimiento le ha sorprendido). María León, orgullosa de su hermano, está feliz con el éxito de Ahí abajo, pero sigue esperando ver la audiencia semana a semana antes de saltar de alegría. En ese momento, aparecen Miguel Ángel Muñoz y Manuela Vellés de la mano. Vienen de Tolouse, la discoteca en la que han tenido lugar las primeras copas y donde les hemos visto bailar a ritmo de pachanga muy apasionados. La pareja de actores no se separa y se corona como la pareja de Tortolitos por antonomasia de la noche.

Mario, la gran estrella

Adriana Ugarte y su chico no les hacen la competencia. Los encontramos horas antes pesando por la calles de la mano como una pareja más ajena a eventos nocturnos. El cine bebe y ríe, pero no baila ni da grandes titulares. Los que haya han quedado escondidos entre las sábanas del hotel, pues a la mañana siguiente, alguien abandona el AC. Preguntamos a una de ellas, una chica despeinada en pleno ‘Walk of Shame’, si nos puede contar con qué actor ha tenido suerte. “No puedo decir nada”, dice con una risita nerviosa. Aquí, afortunadamente, no Todos están muertos, pero sí callados.

Por la tarde preguntamos a Silvia Alonso a qué fiesta le debe esa voz ronca con la que nos sorprende: ayer no la vimos de copas. “Estoy muy tranquila este año y mira, estoy hecha un cuadro. Pero en Málaga se duerme poco y el truco al final es tirar de anteojeras y beber mucho café”. A Peter Vives tampoco le vimos, aunque parece haber seguido la máxima de Silvia Alonso a la hora de aplicarse anteojeras. Más maquillado que la que firma el texto, descubrimos que los restos del maquillaje de su rostro se deben a que esa mañana había tenido una prueba en la que tenía que convertirse en mujer. Conseguimos, llegada la noche, ver una fotografía del actor convertido en fémina y tenemos que admitir que el resultado es impresionante. Dicen que al verse en el espejo, exclamó que se gustaba. Y a quién no…

Úrsula Corberó en pleno 'photocall' (Gtres)
Úrsula Corberó en pleno 'photocall' (Gtres)

En el Festival de Málaga es complicado dormir mucho, no solo por las fiestas, sino también porque curramos muchísimo”, nos cuenta Carolina Bang. ¿Celebrará el estreno de Los Héroes del mal? “Por supuesto: ¡ya descansaremos en Madrid!”. Por la noche la encontramos en la fiesta del hotel Larios Room Mate. Allí coincidimos con Úrsula Corberó, acompañada de Natalia de Molina y Brays Efe, compañeros de la película Cómo sobrevivir a una despedida. Miden las copas que llevan y se regañan si alguno va por la segunda: el domingo estrenan película y tienen que estar frescos. Úrsula se ha quitado el impresionante Óscar de la Renta de paillettes con el que pisó la alfombra roja y aparece vestida de negro, sencilla y muy sonriente. “Ayer estaba de bajona, porque ya sabes que las mujeres somos de altibajos, pero hoy estoy a tope” , nos comenta. Úrsula hace referencia a un vídeo en el que le preguntamos cómo consigue no pasarse la vida fotografiando a su chico, Andrés Velencoso. “Me encanta los rayos que me pusísteis cuando te miro con odio. En realidad me hizo mucha gracia la pregunta, no creas”. Aprovechamos para preguntarle si Andrés tiene algún hermano. “Me temo que solo tiene hermanas y haces bien en preguntar, pero lo siento: es todo mío”.

Fernando Muñoz Molina y Mario Casas (Gtres)
Fernando Muñoz Molina y Mario Casas (Gtres)

Mario Casas charla animado con Raúl Arévalo e Ingrid Rubio. Está muy feliz de que el director Fernández González Molina haya vuelto a contar con él para grabar Palmeras en la Nieve, la película española más esperada del año. “Que siga confiando en mí es lo mejor que me puede pasar. Me encanta que grandes directores confíen en un actor, que le sean fieles y que vean cosas que otros directores no ven. Fernando ve algo diferente en mí”, nos cuenta Mario Casas. ¿Continuará la fiesta luego? “Los últimos años lo que solemos hace es reunirnos para charlar. Nos solemos quedar a tomar algo en el hotel”. Dicho y hecho: volvemos al AC Hotel Málaga Palacio, donde los actores vuelven a reunirse para comentar la jornada. Sin bailes y bajo los calefactores, que irradian una luz anaranjada que baña al cine español de un halo de sosiego, los actores disfrutan de una gran reunión en la que no hay excesos.

El único que reclama la atención en la noche es el doctor Marcos, que tras hablar con Carolina Bang durante un buen rato, se acerca al grito de “Soy el doctor de los famosos y he practicado cirugía ocular a los Kennedy”. Mientras relata su vida, el actor Alberto Ammann y su mujer, Clara Méndez-Leite, miran con sorna la estampa. “Me recuerda a una pareja de cirujanos que nos contó cómo él se despertó una noche y se encontró a su mujer con una jpaco leóeringuilla de bótox a dos centímetros de su cara: había descubierto una arruga a su marido y quería remediarlo”, cuenta Ammann. Una historia digna de película de terror con la que cerrar la noche. Pese a ser ya de madrugada, Corberó, Casas y el resto de los presentes continúan la fiesta. Parece que en el cine español, Todos están (muy) vivos.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios