Logo El Confidencial
HIJO DE LA DUQUESA DE ALBA

Fernando Martínez de Irujo: "Mi madre no favoreció la unión entre los hermanos"

El marqués de San Vicente del Barco reconoce que la relación entre los hermanos no es la deseada y culpa en parte a sus padres, que no hicieron nada por estrechar lazos familiares

Foto: Fernando Martínez de Irujo, en una imagen de archivo (Gtres)
Fernando Martínez de Irujo, en una imagen de archivo (Gtres)

Fernando Martínez de Irujo es el cuarto hijo de la duquesa de Alba y el que siempre ha mantenido una relación muy cordial con la prensa. Suele ser uno de los personajes habituales en los listados de las empresas de comunicación cuando organizan eventos y actividades sociales, ya sea un estreno de cine, teatro, entrega de premios o cenas de gala.

Procura no ser carne de photocall y, a diferencia de otros nombres de perfil parecido, que sí piden caché por ser reclamo mediático, él lo hace gratis total. Hasta ahora su ego no ha necesitado aparecer en las revistas de entretenimiento o femeninas de alta gama, como sí han hecho sus hermanos Cayetano y Eugenia, unas veces sin cobrar y otras facturando.

Fernando, abogado de profesión, se ha mantenido al margen de esa visibilidad elegida por otros y que a veces se vuelve en contra cuando las noticias no son pactadas. No suele perder la calma y contesta con educación cuando los reporteros televisivos le abordan en la calle. De las pocas veces que se ha visto desbordado fue cuando le preguntaron por las declaraciones de Cayetano en las que este enmendaba la plana al primogénito. El conde de Salvatierra recordaba que él había sido quien había puesto en valor la marca de la Casa Alba. Ese día Fernando, muy alterado, se zafó de los periodistas diciendo "pregunten al señor duque, a mí no".

Una reacción extraña que no se ha vuelto a producir. De hecho, en la fiesta organizada por la firma Trussardi en la embajada italiana no tuvo inconveniente en hablar de la situación familiar. Reconoce que "las cosas han cambiado desde que falleció nuestra madre y ahora es Carlos el que tiene que tomar las decisiones presente y futuras. Yo sigo viviendo en Liria y no tengo ningún problema con ninguno de mis hermanos. Es verdad que Cayetano es más visceral y quizá por eso choque en algunos momentos con el resto".

Desencuentros fraternales

Respecto a los desencuentros que mantienen Carlos y Cayetano, asegura que "no es para tanto" y reconoce que el jinete “era el preferido de mi madre. Suele pasar en muchas familias, lo que ocurre es que en la nuestra todo se magnifica", señala el marqués de San Vicente del Barco.

Una de las cosas que le gustaría que mejoraran de cara al futuro es la relación fraternal entre ellos. "No sé por qué razón mi madre no favoreció ni promovió la unidad entre los hermanos. Y Jesús Aguirre tampoco hizo mucho por estrechar lazos. Ha sido algo que he echado de menos. La muerte de mi padre marcó un antes y un después en la familia", explica sin querer entrar en más intimidades.

La duquesa, sus hijos, Ignacio González y la Reina Sofía
La duquesa, sus hijos, Ignacio González y la Reina Sofía

Fernando, marqués de San Vicente del Barco, se encuentra en ese punto de mediador entre el grupo de los tres mayores (Carlos, Alfonso y Jacobo) y el de los pequeños, que lo forman Cayetano y Eugenia. Con la pequeña de la casa se lleva muy bien y comparten Las Cañas, la casa de Marbella que le tocó en el reparto y donde la duquesa de Montoro tiene su propio bungaló, que ideó, diseñó y decoró Jaime Parlade.

Aún quedan por liquidar los lotes que no formaban parte de la herencia en vida. La joya de corona es un Renoir, que una vez tasado se pondrá a la venta. El dinero que se obtenga de la subasta se repartirá entre los hermanos y el viudo, Alfonso Díez. Parece que en este asunto están todos de acuerdo.

 

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios