Logo El Confidencial
TAMBIÉN ESTUViERON ANA GAMAZO Y MERCEDES DOMECQ

Tres hombres para cien corzos: la gran montería de Abelló, Alcocer y Castellanos en una finca de Jerez

Juan Abelló reunió en su finca a lo más granado de la sociedad andaluza y a importantes empresarios. Se mataron cien corzos en una jornada histórica que costó unos 600.000 euros

Foto: Juan Abelló y Alberto Alcocer en un fotomontaje realizado en 'Vanitatis'
Juan Abelló y Alberto Alcocer en un fotomontaje realizado en 'Vanitatis'

Con la llegada de la primavera, los cazadores engrasan sus escopetas y preparan sus rifles para cobrarse las últimas piezas de la temporada de caza. En Andalucía se permite una montería por cada 500 hectáreas. Y en la afición cinegética siempre ha habido clases. Están los que pagan 500 euros por una jornada de caza -sin pieza asegurada-, los que desembolsan unos 6.000 y pueden matar a un corzo, y las monterías de invitación, en las que se cobran las mejores piezas y donde el disparo está asegurado. Juan Abelló (74 años) organizó una de este tercer tipo hace unas semanas, tal y como confirma su propia esposa, Ana Gamazo, a este diario.

El pasado 15 de abril terminó en Andalucía la época de caza mayor con el cierre de la veda del corzo. El fin de semana anterior Abelló organizó una montería en su casa en la que no reparó en gastos. La cita tuvo lugar en la finca jerezana del matrimonio formado por el empresario y Gamazo, situada en el Parque Nacional de los Alcornocales, por lo que hubo que pedir permiso a la Junta de Andalucía, que declaró la montería legal y necesaria.

Juan Abelló y Ana Gamazo, en una imagen de archivo
Juan Abelló y Ana Gamazo, en una imagen de archivo

Tal y como ha podido confirmar Vanitatis de fuentes presenciales, Abelló invitó a grandes empresarios como Alberto Alcocer o Jaime Castellanos, habituales en este tipo de eventos. También estuvieron los hermanos bodegueros Ramón y Fernando Mora-Figueroa, con sus respectivas mujeres, o el empresario Claudio Aguirre Pemán, primo de Esperanza Aguirre, además de Fermín Bohórquez, su esposa Mercedes Domecq y varios de sus hijos.

Tal y como apuntan expertos cazadores, “en ese tipo de monterías se invita a pocas personas, no hay más de 20 puestos, por lo que las piezas están aseguradas”. Quizá por las pocas personas que había disparando, “en la finca de Abelló se mataron unos cien corzos, un éxito total y unas cifras buenísimas y poco habituales”, confirman a Vanitatis.

Una jornada a todo lujo

El día de la montería comenzó con un desayuno al alba. Tras esto, los cazadores fueron conducidos al puesto, donde pasaron la mañana esperando a que un corzo se pusiese a tiro. Tras la jornada de caza, Abelló se sentó a la mesa para disfrutar de un almuerzo con sus invitados, entre los que también se encontraban sus cuatro hijos. Tras la comida los cazadores se hicieron una foto con las piezas cazadas a modo de recuerdo y cada uno se fue a su hogar.

Tal y como ha podido saber Vanitatis, esas 24 horas en la finca jerezana de Abelló podrían haber supuesto un desembolso de unos 600.000 euros. La cifra, aunque parece desorbitada, es razonable si se matan tantos corzos. Nimia, sin embargo, comparada con la fortuna del empresario, estimada en 1.200 millones de euros. Además las cacerías se siguen aprovechando hoy en día para cerrar nuevos negocios millonarios.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios