UNA CASA CERCA DE COMILLAS, EN CANTABRIA

El nidito cántabro de Gela Alarcó, la exmujer de Rodrigo Rato y presidenta de Paradores

No es un parador. Es una casa relativamente pequeña, sin demasiadas pretensiones. Los vecinos están descontentos porque creen que rompe la estética del entorno

Foto: Ángeles Alarcó junto a su casa cántabra, en un fotomontaje realizado en 'Vanitatis'
Ángeles Alarcó junto a su casa cántabra, en un fotomontaje realizado en 'Vanitatis'

La exmujer de Rodrigo Rato y presidenta de Paradores de España, Ángeles (Gela) Alarcó, quiere huir del mundanal ruido. Tal vez por eso, la que fuera compañera de almohada durante 15 años del director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) entre 2004 y 2007 y madre de sus tres hijos (Gela, de 25 años; Ana, de 20; Rodrigo, de 17) está construyendo su refugio en una pedanía cántabra, a diez minutos en coche de Comillas y 60 kilómetros de Santander.

Vanitatis ha localizado esta propiedad en una intrincada carretera rural que pertenece a la barriada de Santa Ana, de la localidad de El Tejo, dependiente del municipio de Valdáliga. La también amiga íntima de la candidata Esperanza Aguirre aún no ha publicado su declaración de bienes, como la obliga el organismo que preside, por lo que ha sido más complicado situar en el mapa la vivienda.

La casa tiene boquiabiertos a la escasa docena de vecinos del barrio, que tan pronto ven a Gela en la televisión vinculada con el investigado entramado empresarial de Rodrigo Rato, como llenándose los tacones de barro mientras visita la obra con sus características dotes de mando. La casa, que está a un paso del espectacular Parque Natural de Oyambre y de las Cuevas del Soplao, lleva en construcción intermitente desde el verano pasado. Alarcó se decidió por Santander frente a otras parcelas que visitó en Asturias, una comunidad a la que está ligada desde la infancia.

Rodrigo Rato, en una imagen de archivo (EFE)
Rodrigo Rato, en una imagen de archivo (EFE)

De sus veraneos en Gijón nació su relación con Rato (los padres de Rodrigo vivían en una casa en el barrio de Somió). Más tarde el político adquirió una mansión de 350 metros cuadrados y justo el año pasado, tras su imputación por el caso de las tarjetas opacas de Caja Madrid, entidad que presidió, el pleno del ayuntamiento de Gijón le retiró el título de Hijo Adoptivo de la ciudad. 

Una casa domotizada

Las dimensiones de la casa que tuvo siendo esposa del político popular en Gijón nada tienen que ver con su nueva casa de El Tejo, que se está haciendo, según un aparejador de la zona, a “trompicones. A veces pasa semanas parada. Será que no tiene liquidez”, espeta irónico. Por lo que de momento se vislumbra (ya están cableando la edificación), es un inmueble sin pretensiones, sin vistas, sin demasiada parcela, y que ha levantado las iras de algunos vecinos, pues consideran “que rompe con la estética de las casas de la zona”, aseguran a esta publicación. 

Sin embargo, Vanitatis se ha puesto en contacto con el Ayuntamiento de Vandáliga y no les consta "ninguna queja vecinal ni irregularidad urbanística de ninguna de las propiedades que se están construyendo a la vez en El Tejo". Lejos de parecer un 'parador', que hubiera sido la calificación fácil, los vecinos tildan la casa de Gela de ‘casucha’. En lo que sí destaca es en que está absolutamente domotizada. “Tiene mucho cable”, constata otro operario. En un barrio tan minúsculo es difícil que nada pase desapercibido. Y como Gela empiece el desembarco de antigüedades, pues colaboró con el negocio durante una época de la madrileña tienda de su cuñada Mani de Rato, habrá hasta público.

Mientras Gela construye con mimo su nidito cántabro, desde fuera y dentro del Partido Popular piden a gritos su dimisión de Paradores, buque insignia del turismo español. Una entidad pública que desde que ella tomó las riendas en 2012 no ha dejado de registrar pérdidas. 42,5 millones en 2012. Al año siguiente, en 2013, las pérdidas fueron de 19,7 millones. Todo según datos oficiales. Dicen que las obras y las mudanzas colapsan, pero igual son el revulsivo que la directiva necesita para sobrellevar el temporal de tanto entramado empresarial compartido con su exmarido, al que no deja de defender públicamente. Alarcó ya lo vaticinó en su perfil de Twitter cuando Mariano Rajoy la eligió presidenta de Paradores: “Comienza una etapa apasionante”. Sin duda.

Por cierto, no muy lejos de esa propiedad se construye otra de apabullantes dimensiones. Tanto que los vecinos la han apodado “el Mercadona”. Su dueño es un consejero del Santander. Esa entidad que prescindió 'elegantemente' el año pasado de su ex.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios