Rubén Cortada cobra 14.000 euros por 'bolo' y "ni siquiera se quita la gorra"
  1. Noticias
defraudó a sus seguidoras en marbella

Rubén Cortada cobra 14.000 euros por 'bolo' y "ni siquiera se quita la gorra"

Su presencia en una discoteca este pasado viernes en Marbella no salió según lo previsto debido al comportamiento del actor, que no fue demasiado amable

placeholder Foto: Rubén Cortada, en una imagen de archivo (Gtres)
Rubén Cortada, en una imagen de archivo (Gtres)

Rubén Cortada, el actor de la serie El Príncipe, destila un magnetismo y un erotismo difíciles de describir. Eso sí, lo hace solo ante la cámara, ya que en persona es otra cosa. La foto que compartió esta semana en Instagram de sí mismo, saliendo de una piscina, calado y con solo una camiseta que impedía ver ‘todo’ su cuerpo también era todo un reclamo para el boloque tenía preparado este fin de semana en Marbella. Al ver esta instantánea en redes sociales, muchos pensaron que esto era el 'avance' del capítulo del martes de la serie de moda de Telecinco, pero se equivocaban. Su reclamo era como 'cebo monetario'para un acto que tenía lugar el viernes en la ciudad malagueña y que no salió según lo previsto debido al comportamiento del actor, que no fue demasiado amable en una discoteca que lo contrató para participar como imagen.

Una foto publicada por Ruben Cortada ACTOR (@rubencortadatv) el 28 de Abr de 2015 a la(s) 2:18 PDT

Rubén y su inseparable mánager, Kalia Garzón, están aprovechando el momento, ahora que el cubano tiene tirón. Según ha podido saber Vanitatis, Rubén Cortada está cobrando 14.000 euros por cada evento discotequero en el que participa, según fuentes cercanas a su oficina de representación. Sin embargo, después de lo ocurrido en Marbella, muchos podrían pensarseel volver a contratarlo. La antigua discoteca de Flavio Briatore, situada en plena Milla de Oro y ahora llamada Malavida, llevaba detrás del actor más de un año para que participase en un bolocon ellos. En sus carteles publicitarios pusieron por fin fecha para contar con él: el viernes 1 de mayo.

La expectación era tal que se colgó el 'no hay entradas'y se llenó el aforo. “Con la ilusión que teníamos tanto el equipo de promoción como el publico que vino,no nos merecíamos esto”, explica a Vanitatis un relaciones públicas desde la discoteca de moda de Marbella, en donde explica que incumplió su palabra. “La gente aguantó horas para entrary también para hacerse la fotografía con él. Cuando Rubén llegó ni siquiera venía vestido para la ocasión. Esta es una discoteca donde la gente se arregla, ya que está en plena Milla de Oro. Él llegó desaliñado, con una gorra y una cazadora, sin tener nada que ver con el galán que vemos en la televisión”.

Pero lo peor no es eso. Según afirman desde la discoteca, “Rubén entró por la puerta, se puso en el photocall cual autómata, posó y no esbozó ni una sonrisa. Pasada la hora contratada, cerró el turno con la misma cara de enfado y se marchó como Kalia Garzón, que no se apartó de su lado ni un solo segundo”.

La pagina de Facebook de Malavida echa chispas con comentarios como el de Erika Sánchez, que afirma que se llevó una “decepción total!!!! Los guardaespaldas pasaban empujando y dándole a todo Dios!!! Él un soso de cojones ... pero vamos que hablé con los encargados de la discoteca ...y la culpa es de la representante que hicieron lo que les salió de los cojones y no hizo lo que se suponía que iba hacer en el contrato”.

Según ha podido saber Vanitatis, Rubén Cortada y Kalia ya “entraron cabreados al bolo”. La pareja había llegado en Ave por la mañana. Se alojaron en el hotel Alanda y, desde que deshicieron las maletas, los paparazzi se apostaron en la zona buscando una instantánea. Lo cierto es que la pareja no salió para nada de las instalaciones del recinto porque no querían ser fotografiados. Eso provocó que ni siquiera pudiesen ir a la playa. Después del boloen Malavida, se subieron en un coche de madrugada y cogieron el primer tren desde Málaga.

Hace caja por donde pasa

Desde que Rubén grabó su primera escena, para El tiempo entre costuras en 2011, ha ido haciendo caja por donde quiera que pasa.De ser un 'guapo más'en el mapa interpretativo español ha pasado a tener a un caché espléndido. Los que le conocen bien dicen que aparcó con acierto su carrera de Ingeniería Automática en La Habana para explotar su espectacular físico e iniciar su travesía vital como modelo. Peromás que llegar a ser un top model,Cortada buscó en esta plataforma una forma de vida que le permitiese ganar dinero.

Sus pinitos como modelo con Jean Paul Gaultier hasta Dolce & Gabbana, no le recompensaban el esfuerzo y se volvió a la Habana. Y en esta nueva andadura de retorno, hizo sus primeras pruebas como actor en un grupo de teatro para aficionados. Cuando Rubén se creyó curtido volvió a cruzar el charco en 2009 hacia España. Y fue en este momento cuando tomo la decisión de entrar en una agencia que guiara sus pasos. Y así dio con Kalia Garzón, la “sombra que negocia hasta el último euro y exige a las empresas que lo contratan que paguen el montante exigido”.

Y aunque a muchos no les guste, lo cierto es que la estrategia de Cortada y su representante funciona y es la prueba de que el Faruk de El Príncipe tuvo fe ciega en sí mismo y consiguió colarse en la parrilla televisiva española convirtiéndose en el más 'oscuro' objeto del deseo que una agencia pueda promocionar.

Rubén Cortada El Príncipe Telecinco Televisión
El redactor recomienda