Logo El Confidencial
durante un viaje de estado

Hollande y su exmujer, Ségolène Royal, buena sintonía en las playas del Caribe

El presidente francés y Ségolène Royal están de viaje de Estado por las Antillas, Cuba y Haití. Durante un discurso, el mandatario ha revelado los motivos por los que su expareja tiene hueco en su corazón

Foto: El presidente francés François Hollande junto a su exmujer y ministra de Ecología, Ségolène Royal, llegando a La Habana (Reuters)
El presidente francés François Hollande junto a su exmujer y ministra de Ecología, Ségolène Royal, llegando a La Habana (Reuters)

San Bartolomé, San Martín, Martinica o Guadalupe –en las Antillas francesas– han sido testigos de la buena sintonía entre el presidente francés, François Hollande (60 años), y Ségolène Royal (61), ministra de Ecología y exmujer del presidente. El pasado viernes, el mandatario se llevó a varios ministros, entre los que se encuentra su ex, a un viaje oficial por estos paradisiacos territorios. Un periplo que les ha llevado a La Habana y que terminará en Haití.

La visita ha puesto de manifiesto lo que se dice en los mentideros del Palacio del Elíseo, en los que se dice que la responsable de la cartera de Medio Ambiente es “la niña mimada del presidente”. El pasado sábado, durante un discurso en un auditorio de Martinica, Hollande tuvo palabras de afecto para la ministra, madre de sus cuatro hijos: “Ségolène me hizo creer, durante mucho tiempo, que era oriunda de aquí”. La frase, en clave de humor, provocó la risa nerviosa entre algunos asistentes. Quizá el objetivo del presidente francés fuera ganarse la simpatía de sus votantes de cara a las elecciones de 2017 –para las que, dicen, Royal es uno de sus mejores activos–. Aunque es posible que, con su frase, Hollande lanzara un órdago aún mayor: el de que es posible olvidar los sinsabores del pasado.

La ministra de Ecología, Ségolène Royal (Efe)
La ministra de Ecología, Ségolène Royal (Efe)

Desde que Ségolène se incorporara al Gobierno francés, muchos son los que han dicho que la ministra no se encuentra en igualdad de condiciones con respecto al resto de sus colegas. Hay algunos que, incluso, se han molestado. “Están en perfecta sintonía, solo hay que verlos en los Consejos de Ministros; a menudo, ella se sienta a su derecha: son capaces de entenderse con una mirada para saber lo que piensan el uno del otro. Es una situación peculiar a la que no todos se acostumbran”, ha asegurado un ministro que prefiere permanecer en el anonimato a Le Nouvel Observateur.

Hay quienes aseguran que esa 'sobreprotección' se debe, básicamente, a un rol que ha adquirido el presidente para intentar que ella le perdone por todo lo pasado. Ella fue la mujer que ocupó su corazón hasta que llegó la periodista Valérie Trierweiler. La única que, hasta la fecha, ha sido la 'reina' del Elíseo. Ségolène ha sabido esperar su momento. “Ella sabe que el presidente es su mayor apoyo dentro del Gobierno; aunque muchas veces no estén de acuerdo en temas de política, todos los ministros saben que ella tiene un lugar en su corazón (aunque sea político)”, ha explicado a la misma publicación un consejero del palacio presidencial.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios