Ekaterina Parfenova, la ex miss rusa que busca su tercer ‘pelotazo’ matrimonial
  1. Noticias
escandaloso caso de divorcio

Ekaterina Parfenova, la ex miss rusa que busca su tercer ‘pelotazo’ matrimonial

Tiene 42 años y una estrategia financiera (y de vida) concreta: encontrar un nuevo marido. Mientras tanto, litiga con el que ha sido su último esposo. A este rico empresario le pide 3,6 millones de euros

placeholder Foto: La exmodelo rusa Ekaterina Parfenova y su segundo exmarido, el empresario Richard Fields (Vanitatis)
La exmodelo rusa Ekaterina Parfenova y su segundo exmarido, el empresario Richard Fields (Vanitatis)

Detrás de esa apariencia frágil, casi de porcelana, se esconde una experta en cerrar acuerdos de divorcio millonarios. Ekaterina Parfenova (42 años) no es abogada. Fue modelo y Miss Mundo Universitaria en 1990 y desde entonces el único objetivo de su 'trayectoria profesional' ha sido solo uno: buscar acaudalados maridos. Estuvo casada en primeras nupcias con un rico banquero del que se separó en 2001. Gracias a aquella ruptura se embolsó 1,4 millones de euros. Ahora esta extraductora políglota litiga en el Tribunal de Familia de Londres contra su segundo esposo: el empresarioRichard Fields (59).

Por este segundo acuerdo de divorcio, que se resolverá en unos días, Ekaterina solicita a su todavía marido 3,6 millones de euros: la mitad de la fortuna que amasaron durante sus 11 años de matrimonio. Además, la ex miss ha exigido al juez Holman una pensión anual que ronda el millón de euros, con el que mantener a los dos hijos que tienen en común y la lujosa casa cuya hipoteca alcanza los7,6 millones de euros. La mansión estásituada en las inmediaciones del palacio de Kensington, residencia oficial de los duques de Cambridge.

“Esa casa se ajusta más a mis necesidades y las de mis hijos”, ha declarado Ekaterinaante el juez. Además, la ex miss no ha dudado en asegurarante eltribunal que antes detrabajar prefiere seguir ejerciendo de madre amantísima y encontrar un tercer marido que la mantenga.

Un romanceque empezó con unregalo de 700.000 euros

Richard Fields conoció a la que ha sido su quinta esposa allá por 2001. Según relató el director gerente del despacho de abogados Juridica Investment Ltd., ambos se conocieron cuando Ekaterina aún estaba casada con su primer marido. Poco tardó la otrora modelo en mostrar sus dotes de ‘captación de fortunas’. “Ella me pidió 695.000 euros; yo estaba locamente enamorado y se los presté”, aseguró durante la vista el empresario.

Por su parte, Ekaterina dijo que nunca le interesó el poder adquisitivo de Fields. Es más, “cuando nos conocimos, él me dijo que era chófer”, una declaración que contrasta con los estilismos que ha lucido en el juicio.Consumidora habitual de firmas de alta costura y amante de las joyas, sus'paseíllos'camino de los juzgadosno han dejado indiferente a la prensa británica –el juicio ha sidouno de los primeros de perfil alto que se ha celebrado en abierto para la prensa por expreso deseo del juez–.

Un juicio que retrasa su sexta boda

Pero si ella ya está preocupada en encontrar un nuevo marido que la mantenga, Fields no se queda atrás. Como él mismo ha declarado ante el juez,este proceso está demorando la que será su sexta boda.A sus 59 años, el abogado tiene previsto desposar a una americana profesora de Derecho. Ypara la petición de manoha adquirido un anillo de diamantesvintage de gran valor económico.

“Todavía no he podido pedirle matrimonio. Me gustaría casarme con ella, pero ahora dudo si su respuesta será afirmativa después de ver todo el proceso en que estoy inmerso”, aseguró Fields. El director gerente se declaró dadivoso, generoso, a pesar de que ante el juez haya negado en repetidas ocasiones utilizar su alto poder adquisitivo para seducir o demostrar afecto por alguien.

Lo cierto es que Richard dio rienda suelta a las aspiraciones derrochadoras de la exmodelo rusa. “Lejos de fomentar su fama de manirrota, tengo que decir que yo fui quien le puso en bandeja aquel tren de vida”. Propietario de dos Porsches y de un Jaguar dispuesto siempre para su uso y disfrute en Miami, donde veranea, a su nueva novia le ha dado permiso para utilizar de forma libre su tarjeta platino American Express, según recoge Boston Newstime.De llegar a desposarla, queda claro que a ella también le está inculcando el arte de malgastar.

Divorcio Londres Grandes fortunas
El redactor recomienda