Logo El Confidencial
ANA MARÍA CHICO DE GUZMÁN MARCH

Auge y caída de la madre de Pocoyó y bisnieta de Juan March

La Agencia Tributaria ha embargado y cobrado por vía judicial 846.057,66 euros a Ana María Chico de Guzmán March, mujer de José María Castillejo, socio fundador de Zinkia, empresa creadora del famoso dibujo animado

Foto: Auge y caída de la madre de Pocoyó y bisnieta de Juan March

Solo el tiempo dirá si Juan (13), Fabiola (11), Maravillas (11), Alejandra (11), Dimas (9) y Catalina (8), los seis hijos de José María Castillejo Oriol, dos veces Grande de España (conde de Floridablanca y marqués de Aldama), y de Ana María Chico de Guzmán March, biznieta del banquero mallorquín Juan March Ordinas, podrán continuar viendo las historias de Pocoyó y llevando su merchandising al colegio. Si el año pasado la noticia que sorprendía era que la productora audiovisual de dibujos animados Zinkia Entertainment, creadora de marcas como Pocoyó, Shuriken School o Mola Noguru y que llegó a cotizar en Wall Street, entraba en concurso de acreedores, este año el varapalo es para la ‘madre’ del dibujito animado tintado de azul.

La Agencia Tributaria ha embargado y cobrado por vía judicial 846.057,66 euros a Ana María por deudas del IRPF correspondientes a los ejercicios 2009 y 2010, según datos extraídos del informe del administrador concursal de Chico de Guzmán. Ella, a sus 40 años, está en concurso de acreedores como persona física. Es propietaria del 19,86% de la sociedad familiar Jomaca 98 –que controla el 64,71% de Zinkia– y su esposo, del 80,14% restante.

José María Castillejo Oriol con un muñeco de Pocoyó. (EFE)
José María Castillejo Oriol con un muñeco de Pocoyó. (EFE)

Pocoyó fue un rotundo producto de éxito (lo creó David Cantolla y lo impulsó Castillejo), un caso de estudio en muchas universidades y escuelas de negocio. De hecho, este personaje animado ha llegado a ser el español más conocido del planeta. La compañía vendió a las televisiones de medio mundo a su personaje, que llegó a encandilar –y lo siguen haciendo– a millones de niños de más de 100 países de los cinco continentes, entre ellos Estados Unidos y China. Cuando salió a bolsa subió un 27,6% en su primer día. Sus previsiones para el ejercicio en 2010 estaban en los 6 millones de beneficio bruto y de 20 millones para el 2011. Pocoyó subió a la gloria a José María Castillejo y a Ana María Chico de Guzmán, pero ahora se ha convertido en su peor pesadilla.

La implicación de la biznieta de los March en los negocios familiares es total. Actualmente se ha acogido a la antigua suspensión de pagos por los millonarios avales concedidos a empresas de su esposo y aún arrastra una deuda nada baladí de 216.621,42 euros con Hacienda.

José María Castillejo en una entrega de premios. (Gtres)
José María Castillejo en una entrega de premios. (Gtres)

Una familia Grande de España

Y mientras el administrador concursal ata cabos y analiza la posible repercusión del importe que proceda a José María Castillejo, su marido, en los casos en los que la declaración de IRPF fuera conjunta, Ana María no se da por rendida. Tiene fama de ser una mujer muy cariñosa y cercana en el trato, pero tremendamente peleona. Es hija de los duques de Ahumada, por tanto, descendiente del fundador de la Guardia Civil. A Castillejos, nieto del fundador de Hidroeléctrica Española, José María Oriol, también se le agolpan los títulos nobiliarios. Además de VII conde de Floridablanca y marqués de Aldama, es X conde de Armíldez de Toledo y conde de Fuente del Saúco. Es dos veces Grande de España y Caballero de la Orden de Malta y posee un manojo de castillos familiares diseminados por la geografía española. 

José María Castillejo Oriol. (EFE)
José María Castillejo Oriol. (EFE)

Ana María luchó por la herencia familiar de los March

Ana María está acostumbrada a luchar. Famoso fue su pulso –y derrota parcial– en 2012 con su tía Marita (María Dulce March Cendillo), de 65 años, nieta de Juan March y casada con el todopoderoso empresario Alfonso Fierro, por la herencia familiar. La lucha entre nieta y biznieta del banquero mallorquín fue por cinco activos inmobiliarios, entre los que destacaba el palacete de 2.500 metros cuadrados situado en la calle Miguel Ángel 27 de Madrid y valorado en 50 millones de euros, y una vivienda de casi 1.000 m2, dentro del llamado Palacio March, en Palma de Mallorca cuyo valor estimado alcanza los 15 millones de euros. El año de la trifulca familiar, el 2012, fue un año especialmente delicado para Ana María, porque su hermano Francisco Javier falleció víctima de un infarto de miocardio ese otoño a la edad de 41 años.

Rencillas aparte, Ana María es una mujer muy familiar y vive volcada en la familia (no hay que olvidar que tiene cinco hijos, de los que tres son trillizas). Además, Ana María adora al único hijo de su hermano, su sobrino Álvaro Chico de Guzmán Boyer, que es el actual marqués de las Amarillas, con el que coincide en la Mallorca –donde pasan los veranos–, aunque no es amiga, como su tía Marita, de prodigarse en actos sociales. En casa, el rostro de cara a los medios de comunicación siempre lo ha puesto el conde de Floridablanca.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios