Logo El Confidencial
afiliada a ugt

Encarnación Gálvez, la esposa y mejor apoyo de un Cándido Méndez en horas bajas

Anticorrupción investiga a UGT por posible desvío de fondos públicos, el líder del sindicato se apoya siempre en su esposa

Foto: Méndez y su mujer en la boda de los Reyes
Méndez y su mujer en la boda de los Reyes

Encarnación Gálvez (61 años) siempre ha sido el discreto apoyo de Cándido Méndez (63). El líder de la Unión General de Trabajadores, de 63 años, es el secretario general del sindicato desde 1994. En estas dos décadas al frente de la formación, Méndez ha pasado por momentos difíciles y en todos ellos Encarnación le esperaba en casa. Como ahora, que se ha sabido que Anticorrupción investiga al sindicato por posible desvío de fondos.

Gálvez y Méndez se conocieron en Andalucía cuando él era estudiante de ingeniería y ya militaba en la UGT. La pareja contrajo matrimonio y ella se convirtió en la confidente del hombre que más ascendía en el sindicato, al que Encarna también está afiliada. Padres de dos hijos, a principios de los 90 se mudaron a Madrid con Cándido jr. (1982) y Joaquín (1984).

Con el traslado a Madrid llegó la secretaría general. Y los tiempos difíciles. UGT planeaba construir, junto a la cooperativa PSV, unas viviendas sociales para alojar a 20.000 personas. El proyecto no salió adelante y la rabia de los afectados les llevó a llenar la vivienda madrileña del matrimonio de pintadas. Tal y como se ha publicado, Encarna se levantaba de madrugada para borrar los insultos de la fachada.

Cándido Méndez, en una imagen de archivo (Efe)
Cándido Méndez, en una imagen de archivo (Efe)

“Es muy discreta, pero también aconseja bastante a su marido”, explican personas cercanas a la pareja, quienes recalcan que ella “también conoce los problemas de la gente”. En la actualidad, la mujer de Méndez es miembro del Consejo de Representantes del Personal de Administración y Servicios de la Universidad de Alcalá.

Dos hijos independizados

Gálvez y Méndez llevan más de 30 años juntos. La pareja, que aún conserva una casa en el extrarradio de Jaén, reside en Vicálvaro, a las afueras de Madrid. Allí criaron a sus hijos, quienes, pese a seguir ahí empadronados, ya están independizados.

Cándido estudió Ingeniería, como su padre, en la Universidad Politécnica de Madrid. Después de trabajar en Indra, hace dos años y medio se marchó a Alemania, donde se gana la vida en una compañía automovilística. Su hermano Joaquín es arquitecto y parece que no le va nada mal. El joven ha ganado varios concursos de arquitectura.

Ahora que disfrutan siendo un matrimonio sin hijos, es normal que, cuando Méndez abandona su oficina en Avenida de América, hasta donde le lleva un conductor, la pareja pasee por Madrid. El sindicalista disfruta mucho caminando, y con su mujer lo hacen por el Retiro y por las calles aledañas al parque. Los vecinos de las inmediaciones les han visto varias veces por esa zona, donde pensaban que vivía.

Al caer la noche, y siempre que Cándido no tenga compromisos, el matrimonio cena en casa. “Son muy tranquilos, no son excéntricos ni hacen planes diferentes al resto”, explican las mismas fuentes a Vanitatis

 

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios