Logo El Confidencial
en un comunicado

Patricia Llosa, sorprendida por su separación: "Acabamos de celebrar 50 años casados"

La mujer del premio Nobel se muestra muy molesta con las fotografías que se han publicado en las que se ve a su marido saliendo de almorzar con Isabel Preysler, y pide respeto a su vida privada y a la de sus hijos

Foto: Mario Vargas Llosa y su mujer, en una imagen de archivo
Mario Vargas Llosa y su mujer, en una imagen de archivo

“El Perú es Patricia, la prima de naricita respingada y carácter indomable con la que tuve la fortuna de casarme hace 45 años y que todavía soporta las manías, neurosis y rabietas que me ayudan a escribir. Sin ella, mi vida se hubiera disuelto hace tiempo en un torbellino caótico y no hubieran nacido Álvaro, Gonzalo, Morgana y los seis nietos que nos prolongan y alegran la existencia”. Esas fueron las palabras que Mario Vargas Llosa dedicó a su mujer, Patricia Llosa, hace tan solo cinco años en su discurso tras ganar el Premio Nobel.

Por eso, a muchos ha sorprendido hoy la portada de ¡Hola!, en la que se hablaba de un “estrechamiento" de la relación entre Isabel Preysler y el escritor. En dicha publicación se subraya, además, que los dos se encuentran en una nueva etapa de su vida. Isabel se quedó viuda hace unos meses y, según la información, Vargas Llosa se ha separado de su mujer.

Sin embargo, parece que la primera sorprendida por esta noticia ha sido la propia esposa del nobel. Por eso, a través de un comunicado Patricia Llosa ha querido aclarar la situación familiar.

 

“Mis hijos y yo estamos sorprendidos y muy apenados por las fotos que han aparecido en una revista del corazón. Hace apenas una semana estuvimos con toda la familia en Nueva York celebrando nuestros 50 años de casados y la entrega del doctorado de la Universidad de Princeton. Les rogamos respetar nuestra privacidad”, ha sentenciado.

Patricia y Mario llevan toda la vida juntos. No en vano, antes de ser marido y mujer eran primos. Cuando Patricia creció y se empezó a enamorar de ‘Marito’, él estaba casado con una tía. Su amorío supuso el doble escándalo de ser una relación familiar y de provocar la ruptura con la tía. Pese a todo, contrajeron matrimonio en Londres y Patricia se adaptó a la vida del escritor, así lo recordó Vargas Llosa en su discurso de la ceremonia del Nobel.

"Ella lo hace todo y todo lo hace bien. Resuelve los problemas, administra la economía, pone orden en el caos, mantiene a raya a los periodistas y a los intrusos, defiende mi tiempo, decide las citas y los viajes, hace y deshace las maletas, y es tan generosa que hasta cuando cree que me riñe me hace el mejor de los elogios: 'Mario, para lo único que sirves es para escribir'”.

 

 

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios