Logo El Confidencial
UNA RELACIÓN DE IDA Y VUELTA

En 1989 ya se hablaba de la relación entre Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa

Esta historia figura ya en el libro 'Reina de corazones', que la periodista Paloma Barrientos publicó en 1991 y que es la primera biografía no oficial de la filipina. La contamos

Foto: Isabel Preysler, en una imagen de archivo (Gtres)
Isabel Preysler, en una imagen de archivo (Gtres)

La historia se repite. En 1989, el rumor de una posible relación afectiva entre Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa era uno de los comentarios recurrentes en las reuniones de sociedad y, por supuesto, formaba parte de las informaciones que se manejaban en las redacciones. La reina de corazones y Miguel Boyer se habían casado un año antes, el 2 de enero de 1988, después de varios años de convivencia. El 18 de abril nacía Ana Boyer y ocho meses después comenzaban los rumores sobre una supuestas desavenencias entre el matrimonio. El premio Nobel aparecía en el horizonte como posible causante de ese desequilibrio emocional. Esta historia figura en el libro Reina de corazones (Ediciones B, 1991), de la periodista Paloma Barrientos, la primera biografía no oficial de Isabel Preysler. Antes, la filipina había colaborado en otros temas edulcorados que tenían poco que ver con aquella realidad. En el capitulo tercero, en la página 123, aparece la historia que ahora vuelve a tener actualidad y que se transcribe tal cual:

Mario Vargas Llosa, en una imagen de archivo (Efe)
Mario Vargas Llosa, en una imagen de archivo (Efe)

En total fueron doce personajes, casi todos ellos extranjeros, a los que ella se presentaba como la exmujer del cantante Julio Iglesias. Gracias a Mona Jiménez y a Miguel Boyer, Isabelita pudo entrevistar al escritor peruano Mario Vargas Llosa. Precisamente a raíz de ese encuentro dicen que se estableció entre los dos una maravillosa comunicación que aumentó con el paso del tiempo. Durante los tres últimos veranos, antes de contraer matrimonio, Isabel y Miguel cenaron en varias ocasiones con la pareja Vargas Llosa en Marbella, donde el escritor y Patricia, su mujer, instalados en la clínica Buchinger, se sometían a curas antiestrés y adelgazamiento. A finales de 1989, y ante la crisis matrimonial que parecía amenazar a los Boyer, se llegó a decir que el candidato a la presidencia de Perú podía llegar a convertirse en el cuarto marido de la reina del baldosín. En el aeropuerto de Málaga, rodeada de toda su tribu, Isabelita lo negó categóricamente:

Portada del libro 'Reina de corazones'
Portada del libro 'Reina de corazones'

–En Madrid se comenta que ha retrasado usted sus vacaciones por el almuerzo que tenía con el escritor Mario Vargas Llosa.

–¡Qué tontería!

–También se dice que no le desagradaría ser presidenta consorte del Perú.

–Creo que la gente tiene mucha imaginación.

–¿No es cierto entonces que el señor Vargas Llosa y usted se impactaron mutuamente?

–Le conocí hace varios años al entrevistarle para ¡Hola!, pero la verdadera amistad la tiene con mi marido. De todas formas me parece que hay personas que tienen poco que hacer y se dedican a inventar historias que solo existen en sus calenturientas mentes. He venido a Marbella a descansar y no a hacer declaraciones sobre temas absurdos.

Por aquello de que cuando el río suena agua lleva, Patricia, la mujer del escritor peruano, aconsejó a su marido que evitara ciertos encuentros.

–No creo que te beneficie que tu nombre esté en los corrillos de chismoso.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios