La futura boda entre Pedroche y Muñoz que primero fue una cortina de humo
  1. Noticias
su propuesta de matrimonio fue una estrategia

La futura boda entre Pedroche y Muñoz que primero fue una cortina de humo

Gracias a la entrevista que concedió Pedroche a Risto Mejide hemos sabido que su proposición de matrimonio no fue “espontánea”. Todo fue una estrategia para esconder una noticia de su chico

placeholder Foto: Cristina Pedroche y David Muñoz (Gtres)
Cristina Pedroche y David Muñoz (Gtres)

“Claro que me quiero casar con Cristina. Somos un equipo”, decía David Muñoz este martes durante la celebración de la tercera edición de los Premios Lifestyle. Era la respuesta a la proposición que su novia le había hecho hacía más de un mes por las redes sociales. “Oye @Dabizdiverxo que ya no sé vivir sin ti… te casas conmigo porfa?? Porfa porfa porfa...”, escribía la presentadora en su Twitter el pasado 29 de abril.

Los titulares por entonces no se hicieron esperar. “Cristina Pedroche pide matrimonio a David Muñoz”, “Cristina Pedroche se declara”, “Cristina Pedroche quiere boda”.. y así un sinfín de informaciones que hicieron patente la repercusión que ambos personajes tienen en los medios de comunicación (de hecho este miércoles la pareja ha sido portada de la revista Cuore). Pero había algo extraño en la historia. Es cierto que ambos, sobre todo ella, son muy espontáneos y naturales, pero ¿tanto como para pedir matrimonio por las redes sociales?

Gracias a la entrevista que concedió Pedroche a Risto Mejide en Al rincón de pensar hemos sabido que no, que aquella proposición no fue “espontánea”. La colaboradora de Zapeando explicó que aquel polémico tuit no fue más que una cortina de humo ante otra información que perjudicaba a su pareja. Como si de una estrategia política se tratase, Cristina quiso generar revuelo con su tuit para así evitar que se siguiese hablando de otra información publicada ese mismo día por Vanitatis, como ella misma ha declarado.

“David Muñoz ofrece sin éxito hasta 2.500 euros por un dorsal en la maratón de Londres”, publicaba este medio ese mismo 29 de abril. El chef quería participar en dicha prueba, pero no tenía dorsal para ello. No había sido agraciado en el sorteo que se celebró siete u ocho meses antes y tampoco gestionó a través de una agencia deportiva la compra de un dorsal para este evento. Por eso, días antes de la maratón londinense, el cocinero no dudó en ofrecer hasta 2.500 euros a todo aquel que tuviese a bien venderle su dorsal. Sin embargo, nadie quiso quitarse las zapatillas y a Muñoz no le quedó más remedio que ver la carrera desde la barrera con su chica, con la que se reencontró en Londres aquel fin de semana después de que ella terminase de grabar Pekín Express.

Aquella información, totalmente contrastada, entristeció mucho al tres estrellas Michelín, según Cristina Pedroche, y por eso le aconsejó que ellos mismos generaran otra polémica que empañase lo de su ya famoso dorsal.

“Ese día salió publicada una información que decía que David había intentado comprar un dorsal para la maratón de Londres por 2.500 euros. Las personas que conocemos a David sabemos que no dispone de 2.500 euros para gastárselos en un dorsal, porque eso es un capricho absurdo por el que ni él ni yo pagaríamos nunca 2.500 euros porque nos parece algo ilógico. Entonces salió eso y empezaron a darle caña y aunque David es muy fuerte, muy duro y muy 'yo y mi equipo nos vamos a comer el mundo', hay momentos en que le jode. Y en ese momento él se sintió un poco débil y le dolió que la gente pudiera pensar eso, así que le dije: ¿Sabes cómo se quita una noticia? Dando otra. Y por eso lo hice. Nunca más se volvió saber nada de lo del dorsal. Ya solo era Cristina Pedroche le pide matrimonio a David…. Y yo le dije: No me contestes, porque así dirán que no me has contestado y se hará más grande la bola”.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Cristina Pedroche Zapeando Londres Pekín Express Risto Mejide Al rincón de pensar
El redactor recomienda