Logo El Confidencial
En Madrid

Chimeneas de piedra y muebles de El Pardo: así ha decorado Corinna su casa

La princesa alemana ya tiene lista su vivienda en España, donde planea pasar temporadas junto a sus hijos y seguir haciendo negocios

Foto: La casa de Somosaguas de Corinna (montaje de 'Vanitatis')
La casa de Somosaguas de Corinna (montaje de 'Vanitatis')

La casa ya está lista para ser habitada. Una espectacular vivienda en Somasaguas, una de las zonas más exclusivas de Madrid, espera a su dueña. Corinna Zu-Sayn Wittgenstein tiene todo preparado para pasar temporadas en la capital. Tal y como adelantó Vanitatis hace unas semanas, la princesa alemana ha empleado varios meses en decorar la casa en cuestión y ahora ultima los detalles. Pese a la discreción con la que se han llevado las obras, este medio ha podido conocer, a través del testimonio de aquellos que han tenido la oportunidad de ver el resultado final, cómo es la nueva casa de la 'amiga entrañable' del Rey Don Juan Carlos. Aunque en el Registro de la Propiedad la vivienda figura a nombre de la sociedad IBN ARABI S.L. 

La alemana, que sabe de muebles y valora el lujo, ha montado una vivienda con estilo anmoder rodeándose de los mejores decoradores de España. Pese a que la casa no está a su nombre y que los profesionales que han trabajado en ella tienen un férreo contrato de confidencialidad, este medio ha sabido que los dueños de las tiendas Anmoder o Restelo, en la calle Libertad, son algunos de los que han participado en las obras de la casa. Eso sí, ellos nunca han visto a Corinna, solo a sus asistentes.

La casa se divide en varias estancias, en las que hay dormitorios, oficinas, salones y un comedor enorme. En las habitaciones más grandes, que corresponden a un salón, el comedor y otra estancia, se han instalado tres chimeneas revestidas con piedra antigua. Los suelos de la casa, lejos de los parqués de las viviendas de más rancio abolengo del barrio Salamanca, son de mármol italiano color claro. Alguna alfombra extranjera viste también esos suelos.

Control de seguridad

Las personas que han trabajado en la vivienda tenían prohibido incluso atender llamadas telefónicas o sacar el móvil dentro de la casa. Además, el contrato de confidencialidad era muy parecido al que firmaron los decoradores de La Angorrilla, el pabellón de caza de El Pardo que Don Juan Carlos mandó rehabilitar para su amiga. 

La Casa del Rey se gastó 500.000 euros en decorar dicho pabellón de caza, tal y como publicó El ConfidencialVarios de los muebles que se utilizaron en esa vivienda pertenecían a Patrimonio Nacional. Ahora, tal y como ha podido saber este medio, si bien Corinna se ha traído mucho mobiliario de fuera, también ha trasladado ciertas piezas de La Angorrilla para su nueva vivienda en Somosaguas. Vanitatis se ha puesto en contacto con Patrimonio Nacional para saber si algunos de los muebles que han cambiado de casa están dentro de lo auditado por la entidad. Sin embargo, no han querido valorar la información. Este medio también ha hablado con Casa Real, que de momento no ha dado una respuesta.

Corinna se vio obligada a abandonar España tras la cacería de Botswana y después de que se revelara su amistad con el padre de Felipe VI. Por eso decidió adquirir una casa en una urbanización madrileña. La princesa no quería romper su amistad con el monarca emérito y, además, estar fuera de palacio era mucho más cómodo, ya que, tal y como ha podido saber este medio, Doña Sofía se llegó a cruzar con Corinna por El Pardo en varias ocasiones. 

Cuatro años en La Angorrilla

Fue en abril de 2012 cuando toda España supo de la existencia de la princesa alemana. De no haber sido por la caída de Don Juan Carlos, Corinna habría permanecido unos meses más en el anonimato. Sin embargo, la cadera del Rey lo precipitó todo. 

Tras abandonar el hospital, el padre de Felipe VI pronunció aquel "lo siento, no volverá a ocurrir", pero la información sobre su 'amiga entrañable' ya estaba en todos los medios. Un año después de la caída se desveló que la princesa alemana vivió durante cuatro años en la residencia que Don Juan Carlos habilitó para ella. Tal y como contó entonces Vanitatis, Corinna venía con su hijo pequeño hasta nuestro país. En la vivienda, el niño se divertía montando en quad por los alrededores.

En septiembre de ese mismo año, los medios se percataron de las obras de la vivienda en la calle de los Siete Cerros, casa que, a pesar de su titularidad, era para Corinna. Cuatro meses después, en enero de 2014, Don Juan Carlos posó para la portada de ¡Hola! por el 70º aniversario de la revista. El Rey escogió un cinturón, regalo de su 'amiga entrañable', para aparecer en la portada de la publicación. Un mensaje para todos. 

Corinna tuvo desde 2008 a su disposición La Angorrilla. Ahora, siete años después, tiene una nueva casa en Madrid. 

 

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios