Logo El Confidencial
una sevillana reclama la paternidad del noble

El hijo de la 'duquesa roja' sobre la exhumación de su padre: "Es escandaloso"

Este martes un juez determinaba desenterrar los restos del marido de Luisa Isabel Álvarez de Toledo para hacer una prueba de ADN y comprobar si una sevillana de 65 años es hija suya

Foto:  La duquesa de Medina Sidonia y Leoncio González de Gregorio y Martí
La duquesa de Medina Sidonia y Leoncio González de Gregorio y Martí

“Esperábamos la noticia, la verdad. Viendo que ninguno de ellos daba el brazo a torcer, nos esperábamos que el juez pudiera pedir la exhumación del cadáver”. Al otro lado del teléfono, Rosario Bermudo, la mujer de 65 años que reclama la paternidad del marido de la duquesa de Medina Sidonia. Se muestra tranquila. Asegura que ante la negativa de los hijos biológicos de Leoncio González de Gregorio y Martí –Leoncio, Pilar y Gabriel– a hacerse las pruebas de ADN, la única forma de llegar hasta el final era desenterrando el cadáver de quien asegura que es su padre. “Esperábamos que se hicieran las pruebas para no haber tenido que llegar tan lejos. Es de muy mal gusto todo esto”, explica a Vanitatis.

Según Rosario, que presentó una demanda de paternidad en 2013, ella es fruto de una relación extramatrimonial entre su madre y el marido de Luisa Isabel Álvarez de Toledo, tres veces Grande de España y más conocida como la 'duquesa roja' por su ideales republicanos. Su madre trabajaba como asistenta en una de las fincas de los aristócratas. “Hemos estado toda la vida luchando, así que ahora hay que llegar hasta el final”, sentencia la demandante.

Luisa Isabel Álvarez de Toledo
Luisa Isabel Álvarez de Toledo

Su abogado, el prestigioso Fernando Osuna, recibía este martes la mejor de las noticias. El juez ordenaba la exhumación de Leoncio González de Gregorio y la victoria en los tribunales de su clienta estaba cada vez más cerca. “Primero intentamos hacerlo de una manera menos cruenta, es decir, que los hijos se hicieran la prueba de ADN, pero no ha podido ser y hemos tenido que llegar a esto. Es desagradable, pero no ha habido más remedio. Lo ideal hubiese sido haber podido hacer esto entre vivos”, sentencia Osuna en conversación con Vanitatis.

Según el letrado, las pruebas presentadas al juez han terminado por dictaminar la orden de exhumación. Al parecer, en su poder Rosario Bermudo tiene fotografías, documentos y varios testimonios de testigos que pueden demostrar su filiación con el aristócrata fallecido en 2008. Pero, además, existe una prueba científica más, una prueba de ADN recogida de una botella de Leoncio hijo que probaría casi al 100% que es hermano de Rosario, según relata a este medio la familia Bermudo.

Gabriel, Leoncio y Pilar González de Gregorio
Gabriel, Leoncio y Pilar González de Gregorio

 

En pie de guerra con la justicia española

Sin embargo, para los González de Gregorio esta prueba no tiene valor. Vanitatis se ha puesto en contacto con Gabriel, el pequeño de los tres hijos, quien asegura que esa prueba incurre en delito al haber sido analizada sin permiso judicial.

Para el hijo de la duquesa roja, la última decisión judicial contra él y sus hermanos constituye una prueba más de que la justicia española no está respetando sus derechos. Considera que la decisión ha sido parcial al dar prioridad a los derechos de Bermudo ante los suyos y los de sus hermanos y que en España existe una doble vara de medir a la hora de aplicar la ley. “Hace ocho años que murió mi madre y aún no hemos recibido nuestros derechos legitimarios y por ellos estamos todavía en los tribunales. Es muy grave que los derechos de Rosario no sean los mismos que los nuestros”, explica Gabriel.

Gabriel González de Gregorio (TVE)
Gabriel González de Gregorio (TVE)

“Lo primero que tenía que haber demostrado la señora Rosario es que no es hija de su padre (el marido de su madre, que le dio sus apellidos), pero no, antes de eso va a tener acceso a los restos del mío. Sin demostrar que no es hija del señor Bermudo va a conseguir que se desentierre a otro ciudadano. ¡Eso es escandaloso!”. Las palabras del menor de los González de Gregorio son las de un hombre resignado. Se queja de que por ser quienes son están sufriendo la desigualdad judicial. “Los jueces cuentan con el beneplácito de que somos los enemigos de España porque somos hijos de la duquesa roja”, dice el único hijo de Luisa Isabel Álvarez de Toledo que no posee título nobiliario alguno.

"Queríamos llegar a un acuerdo extrajudicial"

Asegura no tener nada en contra de Rosario Bermudo, sino contra la decisión judicial. De hecho, cuando supo de la existencia de esta sevillana de 65 años le tendió la mano y, siempre según sus palabras, le propuso hacer una investigación dentro de la legalidad y llegar a un acuerdo extrajudicial que evitase llevar el asunto ante los tribunales. “Yo estaba dispuesto, pero ella y su abogado lo rechazaron. Solo queríamos que aceptaran un procedimiento de valoración de activos. O sea, que se valoraran que los activos de mi padre habían sufrido el mismo proceso de desvalorización en 2013, cuando esta señora puso la demanda, que otros activos de la economía española. Una vez acordado esto, hubiésemos investigado la paternidad y le hubiésemos pagado lo que le correspondiese, pero no pudo ser. Ellos se negaron. A lo mejor pensaron que podían sacar más dinero de lo que les correspondía, pero mi padre lo que tenía sobre todo eran inmuebles y los inmuebles han bajado muchísimo de precio y más en el campo”.

Pilar de Medina Sidonia (Gtres)
Pilar de Medina Sidonia (Gtres)

Por eso, porque Gabriel no está en absoluto de acuerdo con la decisión del juez y con que se exhumen los restos de su padre, en menos de cinco días va a presentar un recurso al que Vanitatis ha tenido acceso: 

"El señor Gabriel González de Gregorio y Álvarez de Toledo denuncia los abusos y discriminaciones que han sufrido él y sus hermanos ante la justicia del país del que son nacionales. La discriminación judicial es un delito muy grave y muy difícil de probar y queremos asegurarnos de que esto no les está ocurriendo a ellos. (...) Los derechos que reclama Bermudo son los mismos que reclaman los González de Gregorio ante el juzgado numero 1 de Sanlúcar de Barrameda hace 8 años. (…) Nos oponemos a la providencia porque estamos ante un procedimiento que son dos: por un lado, la impugnación a la filiación paterna de doña Rosario Bermudo respecto a su padre inscrito como tal en el registro civil y, posteriormente, una reclamación de filiación de Rosario Bermudo respecto a Leoncio Gonzalez de Gregorio. Rosario no ha sido capaz de romper el vínculo con el señor Bermudo y en estas circunstancias su señoría conoce que a todos los efectos doña Rosario es hija del señor Bermudo y no puede, por tanto, ordenar la exhumación del cadáver de don Leoncio a instancias de los representantes legales de Rosario que es hija del señor Bermudo”.

 

Una vida marcada por el escándalo

Con esta carta, Gabriel pretende frenar que desentierren a su padre y que le reconozcan a Rosario Bermudo una filiación que, para él, no está probada.

El litigio que a día de hoy mantienen es solo el último de los escándalos que siempre rodearon a la duquesa de Medina Sidonia, a su muerte y a su posterior legado. Hay que recordar que falleció en 2008 víctima de una larga enfermedad, pero que contrajo matrimonio in articulo mortis horas antes de fallecer con su secretaria, Liliane Dahlmann, con la que mantenía una relación de más de dos décadas. En su testamento, la aristócrata designaba a Dalhmann como su viuda y heredera de todos sus derechos de autor, fincas, acciones y dinero en metálico. Por otro lado, otorgaba a sus hijos menores, Pilar y Gabriel, solo la legítima estricta e instituía heredero universal a su otro hijo, Leoncio. Una decisión que siete años después aún colea.

 

 

 

 

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios