Logo El Confidencial
Manager senior de Hansen & Partner

Marta Fernández Herraiz: "Nunca me sentí discriminada en KPMG por ser lesbiana"

Tiene 35 años y ya es una habitual en todas las listas de LGTB influyentes de España. Fue consultora sénior en KPMG y se lanzó a fundar LesWorking, una red para mujeres profesionales lesbianas

Foto: Marta Fernández Herraiz, empresaria gallega
Marta Fernández Herraiz, empresaria gallega

Marta Fernández Herraiz (Santiago de Compostela, 1980) sueña con tener una mujer, un hijo y un perro. Pero no siempre ha sabido que esas eran sus metas vitales. Estuvo 30 años pensando que era mejor contarle a sus padres (lo hizo en 2010) que tenía una enfermedad terminal antes que decirles abiertamente que era lesbiana. Hoy el nombre de esta gallega es habitual de los ranking de homosexuales influyentes. Esta mujer, que fue consultora sénior en KPMG, se lanzó a fundar LesWorking, el primer lobby laboral de mujeres lesbianas. "No quiero que ninguna chica más se sienta como yo me sentí antes de aceptar que era lesbiana. Mi mayor deseo es que el día de mañana, cuando tenga una familia, nadie me mire por la calle".

Ya hay casi 850 mujeres asociadas y pide que no se vea como un gueto. "Lo que trato de hacerles ver es que no están solas, que no tienen que ocultarse. Luego organizamos conferencias y otro tipo de actos abiertos a heterosexuales. Lo que queremos es facilitar el contacto entre las mujeres lesbianas empresarias o trabajadoras por cuenta ajena para ayudarse mutuamente en sus carreras profesionales y dar soporte a proyectos que sirvan para dar visibilidad a este colectivo". Con esta novedosa experiencia en la mochila, Marta ha cambiado su residencia de Madrid a Mallorca, donde ahora trabaja como manager senior en Hansen & Partner, una empresa especializada en turismo, eventos y consultoría LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales), también pionera en su sector.

Marta, que tiene 36 años, habla sin cesar de la necesidad de tener referentes para la mujer lesbiana en España, modelos en qué fijarse, porque la mayoría de las mujeres lesbianas famosas optan por no salir del armario, y aquí está el problema para muchas jóvenes. "No tenía referentes de mujeres lesbianas en mi entorno y considero que eso retrasó mucho mi proceso de autoaceptación. Por eso veo fundamental que nosotras sirvamos de referentes para las nuevas generaciones. Si no, la historia se volverá a repetir, cuando tiene que cambiar. Es injusto que algo tan bonito como es enamorarte de otra persona, algunos lo vivamos como un sufrimiento o como algo vergonzoso que debemos esconder. Y somos nosotras mismas, las mujeres lesbianas que vivimos en España hoy en día, las que tenemos que sentirnos unas privilegiadas por vivir aquí y ahora, por poder ser las protagonistas de cambiar la historia con un gesto tan sencillo -y a la vez tan complicado- como vivirlo con naturalidad en nuestro día a día, con nuestro entorno personal y profesional".

“Se puede ser lesbiana, pero no kamikaze”

Ella explica que nunca se sintió discriminada en KPMG por ser lesbiana. “Todo lo contrario, aunque era la única reconocida de mi empresa en España. KPMG trata este tema dentro del marco de la gestión de la diversidad. Muchas multinacionales lo tratan así y todo discurre con naturalidad si das el paso. Salir del armario en el trabajo en España es muy duro, es el gran tabú y no todas las empresas son iguales. Yo no llevaba un cartel en la frente, pero no lo ocultaba. Se normaliza todo de manera espontánea cuando das el paso y comentas un lunes en la oficina que estuviste en Chueca con tus amigas el fin de semana. Hay trabajos en los que entiendo que es mejor quedarte en el armario o al menos pensárselo dos veces. Si trabajas, por ejemplo, en un colegio religioso, aconsejo no decir nada. Se puede ser lesbiana, pero no kamikaze".

Marta defiende que un trabajador es más productivo tras revelar su orientación sexual. El exdirector general de BP reconoció hace poco que si hubiera salido del armario antes, no habría perdido tanto tiempo en camuflar lo que en realidad es. “No decir nada te genera un desgaste que redunda en tu trabajo, en tu rendimiento y en tu malestar personal". Por eso esta mujer lucha para que se destierren los tópicos que hay sobre las mujeres lesbianas. "Quiero que se vea, primero, que existimos, porque somos la misma proporción de mujeres gais sobre el total de mujeres, que de hombres gais sobre el total de hombres. Quiero que se vea, en segundo lugar, que somos muy diferentes entre nosotras, que existe una amplia gama de estilos y de perfiles dentro del colectivo de mujeres lesbianas. Y quiero que se vea, por último, el alto potencial que tenemos como mujeres independientes y trabajadoras que somos, tanto para la sociedad como para las empresas", afirma tajante.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios