Logo El Confidencial
TOREO Y NEGOCIOS

¿Por qué decidió Fran Rivera volver a jugarse la vida?

El más mediático de los toreros puede terminar su carrera a la fuerza. Y esta vez para siempre. Sus deseos son reaparecer en Ronda, buena plaza para decir adiós, pero sería casi un milagro

Foto: Francisco Rivera Ordoñez en un fotomontaje realizado por 'Vanitatis'
Francisco Rivera Ordoñez en un fotomontaje realizado por 'Vanitatis'

Sus amigos y su apoderado lo aseguran. Francisco Rivera quiere reaparecer en Ronda. Nada extraordinario, a pesar de la tremenda herida abierta en su vientre por el toro Traidor. No hay diestro que no asegure estar deseando volver a la arena en cuanto recobra el conocimiento tras una cogida importante. La corrida goyesca, instaurada por su abuelo Antonio Ordóñez en 1954, es la más querida de los dos hermanos Rivera. Pero solo un milagro haría posible que el mayor esté en ella como protagonista junto a Cayetano, Morante de la Puebla y Jose Mari Manzanares. El periodista taurino más conocido de nuestro país, Manolo Molés, no lo cree posible. No antes de mes y medio, al menos. Duda incluso de que Francisco pueda volver a los ruedos.

¿Por qué con una carrera de 20 años en las plazas –y habiendo dejado sus más brillantes muchos años atrás– Francisco Rivera volvió a vestirse de luces? ¿Por dinero? Creemos que no. En 2015 Fran Rivera ingresará más como empresario de lo que podría llegar a ganar como torero. Su mejor momento (el memorable final de la década de los 90 en que compartía cartel con Joselito y Enrique Ponce) queda lejana, si bien, en su regreso ha podido optar a figurar en el olimpo del convenio taurino. Según marca el reglamento, el Grupo A lo forman aquellos diestros que ingresan un mínimo de 18.000 euros por corrida en una plaza de primera, cantidad de la que cobran el diestro, su cuadrilla y se deducen gastos. Para pertenecer a estar categoría es necesario haber realizado al menos 37 faenas en la temporada anterior. El año pasado solo siete matadores figuraban en ella: Juan José Padilla, El Fandi, Iván Fandiño, Miguel Ángel Parera, Sebastián Castella, Enrique Ponce y el Juli. Lógicamente, esos 18.000 euros como tarifa mínima en plazas de primera (la cantidad desciende a medida bajamos de categorías) se incrementan según la capacidad negociatoria y el carisma del diestro. Nadie cobra el mínimo y José Tomás, que torea mucho menos, es un mito viviente y puede pedir casi lo que se le antoje.

Una vida resuelta como empresario

Fran Rivera ha tenido suerte en los negocios. Sin estudios superiores, supo rodearse de buenos consejeros en cada una de sus inversiones y ha creado un entramado societario bien diversificado. Casi una SL por negocio. Hoy figura al frente de 14: Steel Suply, Tazdevil, Buenvecino, Taurina San Cayetano, Nan Madol, Bari 2015, Recreo Museo y Lonja del Barranco, por citar las principales. Quizá lo más curioso es el asunto de sus intereses en la chatarra. El propio torero lo reveló a Pablo Motos en El Hormiguero, sorprendiendo a todos. Naturalmente, no se dedica a recoger la lavadora vieja de la vecina sino a grandes estructuras y restos de industrias. No le da para amasar lo que al examigo de Carmen Martínez Bordiú pero el negocio sigue. Con un capital social de 625.000 euros, su último volumen de ventas es de más de 1,6 millones de euros.

Fran Rivera junto a Juan Antonio Zoido durante la inauguración del Mercado Lonja del Barranco de Sevilla (Gtres)
Fran Rivera junto a Juan Antonio Zoido durante la inauguración del Mercado Lonja del Barranco de Sevilla (Gtres)

Como su ganadería, Rivera Ordóñez, que gestiona a través de Nan Madol SL. Francisco ha tenido fino olfato en los negocios epicúreos: invirtió en jamón ibérico con su primo Miguel Bosé (a través de Bari 2015); las bodegas Liba y Deleite elaboran el vino Acontia, que ya ha recibido varios premios, y su sociedad con Carlos Herrera y otros empresarios, se impuso al proyecto presentado por Sergio Ramos y Los Morancos para crear La Lonja del Barranco. El mercado gourmet ya se ha convertido en una visita más de la capital sevillana.

Algunos fracasos empresariales

Aunque si hemos de ser justos, no todas sus aventuras empresariales han sido fructíferas. Rivera tiene atascada una importante cantidad en su amada Ronda. La localidad malagueña, con gran tirón turístico, ve cómo sus calles y aparcamientos no pueden absorber el alto número de visitantes que a ella se acercan, particularmente en verano. Francisco se hizo con unos terrenos y pensó en crear, precisamente, un centro de visitantes con aparcamiento para turismos y autobuses, restaurantes y cafeterías. Todo está paralizado. Sobre el proyecto Puerta del Sur, participado por él a través de Cetur, pesa un informe desfavorable de la Junta de Andalucía por estar demasiado cerca del castillo del Laurel, declarado Bien de Interés Cultural. El mismo informe negativo pero de impacto ambiental y por parte de la Junta de Extremadura recibió la refinería Balboa de su socio Alfonso Gallardo.

Fran Rivera (Gtres)
Fran Rivera (Gtres)
Tampoco acaban de salirle las cuentas con la finca familiar, acondicionada para el turismo rural y rebautizada como el Recreo de San Cayetano. Aunque bajó la tarifa de los mil euros diarios a 700 por dos días, está disponible todo lo que queda de agosto. Finalmente, la sociedad que constituyó para llevar la tienda de ropa Busatsu, que abrió en Sevilla para vender la misma ropa pijoclásica que él gusta vestir, está en proceso de liquidación.

Sin embargo, y para bien de su cuenta corriente, como a las grandes estrellas del deporte que ganan más por contratos publicitarios que por su trabajo en la cancha (el último, la estrella de la NBA James Harden y su millonario contrato con Adidas), Francisco resulta muy rentable para su revista semanal de cabecera, con quienes ha firmado varias suculentas exclusivas –la última importante, la de su boda con Lourdes Montes– y para marcas con chequera resuelta: ha trabajado para Paul Versan, BMW, Montecristo, el Consejo Regulador del Cava y PortAventura.

Creemos, pues, que Fran Rivera ha vuelto a los toros –para disgusto de su mujer, sobre todo tras el peligroso revolcón de su faena inaugural en Olivenza– porque pensó en ser lo que fue su padre con 13 años y debutó como novillero con 16. Creemos que decidió volver porque es lo que más le apasiona aunque su época ya no sea de oro sino, a lo sumo, de bronce.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios