Logo El Confidencial
ESTÁ A LA ESPERA DE QUE SEA ADMITIDA A TRÁMITE

Iker Casillas demanda a Bankia tras perder 480.000 euros en acciones

El exportero del Real Madrid es uno de los miles de afectados por la depreciación de las acciones de la entidad financiera. Invirtió 240.000 euros a su nombre y otros 240.000 al de su sociedad. Ha interpuesto sendas demandas

Foto: Sara Carbonero e Iker Casillas, en una imagen de archivo (Gtres)
Sara Carbonero e Iker Casillas, en una imagen de archivo (Gtres)

Corría el año 2011. El 20 de julio Bankia salía a bolsa. Fueron muchos los que destinaron parte de sus ahorros a comprar acciones de la entidad financiera llevados por las buenas expectativas que había sobre ellas. Iker Casillas fue uno de ellos; por tanto, uno de los miles de afectados por una presunta falsedad de la situación contable de la compañía. El exportero del Real Madrid invirtió 480.000 euros en acciones. A día de hoy, tras las vertiginosa pérdida de valor de cotización de las acciones, el precio de las mismas está en 1.395 euros. Es decir, ha perdido más de 478.000 euros.

La pareja, en una imagen de archivo (Gtres)
La pareja, en una imagen de archivo (Gtres)

Casillas, como el resto de afectados por el caso Bankia, ha decidido ponerse en manos de los abogados y ha emprendido acciones legales para recuperar su inversión, según tiene confirmado 'Vanitatis' de fuentes judiciales. Puestos en contacto con Iker Casillas, el actual cancerbero del Oporto ha declinado hacer declaración alguna al respecto, así como el despacho de abogados que defiende sus intereses, Arriaga Asociados.

Cuando Bankia salió a bolsa, Casillas invirtió 240.000 euros a su nombre y otros 240.000 euros con su sociedad Ikerca S.L. Por eso, el futbolista ha interpuesto dos demandas. Los escritos judiciales, a los que ha tenido acceso 'Vanitatis', fueron presentados por separado. La primera, el pasado 4 de septiembre en los juzgados de Móstoles. Doce días después, el 16 de septiembre, sus representantes legales acudían a los juzgados de Pozuelo de Alarcón para presentar la segunda demanda. A día de hoy están a la espera de que sean admitidas a trámite. Tal y como se detalla en dicho documento, se aduce información falsa sobre la solvencia de la entidad bancaria en su salida a bolsa e incumplimiento de los deberes de información, transparencia y lealtad.

“La inversión se realizó con información falsa”

El actual portero del Oporto adquirió dichas acciones por un valor de 3,75 euros. Sin embargo, tras la publicación de las cuentas anuales de Bankia del ejercicio de 2011, quedó patente la falta de solvencia económica de la entidad y que aquello fue un fraude del banco que presidía en esos momentos el exministro de Economía y ex director gerente del Fondo Monetario Internacional, Rodrigo Rato. Como señalaba Jesús María Ruiz de Arriaga, socio director de Arriaga Asociados, en una entrevista realizada sobre los afectados de Bankia: “La gente hizo esa inversión con una información engañosa. La gente jamás hubiera invertido su dinero en acciones de Bankia si hubiera sabido que la información que ofrecía el folleto no se correspondía con la realidad de una empresa que estaba en quiebra. Por eso, nosotros estimamos que probablemente los afectados recuperen su dinero mediante una reclamación judicial, porque fueron engañados cuando adquirieron sus acciones”.

En mayo de 2012, Bankia fue intervenida por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y suspendida de cotización por acuerdo de la Comisión Nacional del Mercado de Valores. A partir de ahí comenzó la debacle para los miles de accionistas, incluido Iker Casillas. El plan de saneamiento de las cuentas supuso que en abril de 2013 se produjera un 'contrasplit' de las acciones para que cotizaran en bolsa y tuvieran liquidez. Esto supuso que cada 100 acciones quedarían reducidas a una, perdiendo así el 99% de la inversión.

Sara Carbonero, en un fotomontaje con Oporto como telón de fondo (Vanitatis)
Sara Carbonero, en un fotomontaje con Oporto como telón de fondo (Vanitatis)

Cada vez más asentados en Oporto

A pesar de este disgusto, Iker y Sara Carbonero continúan con su nueva vida en Oporto. Hace tan solo unos días, la pareja ultimaba los detalles de su nuevo hogar situado en una exclusiva zona de la ciudad portuguesa. Desde que llegaran a Portugal, hace unos meses, parece que el futbolista y la periodista se encuentran muy integrados con los compañeros y las mujeres de estos, con los que comparten algunos momentos de ocio. De hecho, es habitual ver a Sara Carbonero en el estadio del Oporto presenciando los partidos del equipo portugués, una situación que apenas se dio en Madrid. Salvo casos excepcionales, como cuando festejaron la consecución de la décima Copa de Europa del Real Madrid, era muy extraño ver a la periodista en el Bernabéu.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios