Logo El Confidencial
Quien fuese nuera de la duquesa de Medina Sidonia

Montserrat Viñamata, la otra mujer clave en el caso de la 'duquesa roja'

Estuvo casada con su hijo Leoncio, el actual duque de Medina Sidonia. Esa boda sirvió para que la 'duquesa roja' conociera a quien se convirtió en su mujer, Liliane Dahlmann, duquesa viuda y actual presidenta de la Fundación Casa de Medina Sidonia

Foto: Montserrat Viñamata, en un fotomontaje de 'Vanitatis'
Montserrat Viñamata, en un fotomontaje de 'Vanitatis'

Se llama Montserrat Viñamata Martorell (Barcelona, 1958). Tal vez es una desconocida incluso para los seguidores del ampuloso caso Medina Sidonia, que este miércoles abre otro capítulo con el inicio del juicio por la herencia de la 'duquesa roja' en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz). Una desconocida para muchos, pero no para la familia de Luisa Isabel Álvarez de Toledo y Maura, el apasionante personaje que se esconde detrás del apodo de 'duquesa roja'. En 1982, Montserrat contrajo matrimonio con el hijo primogénito de Luisa Isabel, Leoncio Alonso González de Gregorio y Álvarez de Toledo, el actual duque de Medina Sidonia. Con él tuvo dos hijos: Alonso Enrique y María de la Soledad. Se divorciaron en 1998, pero su relación con esta familia siguió siendo estrecha y Montserrat participó de los acontecimientos que estaban por venir.

Para empezar, Montserrat Viñamata, que también tiene orígenes nobles (es hija de Luis Augusto Viñamata y Concepción Martorell y Castillejo, condesa de Alba de Liste, y nieta del duque de Almenara Alta) fue la persona a través de la cual la duquesa de Medina Sidonia conoce a Liliane Dahlmann, actual duquesa viuda, ya que ambas se casaron en marzo de 2008 unas horas antes de que muriera Luisa Isabel. Hoy, esa viuda litiga en los juzgados contra los tres hijos de la duquesa, entre ellos Leoncio, con el que Montserrat estuvo casada, como se apuntaba anteriormente. Se puede decir, por tanto, que Montserrat ha tenido una relación estrecha con todos los protagonistas de la actual guerra de los Medina Sidonia y ha sido clave en algunos de los capítulos de esta historia. 

Empecemos por el principio. Según cuenta el productor musical Miguel Ángel Arenas, Capi, cuyo testimonio lo recoge Íñigo Ramírez de Haro en el libro 'El caso Medina Sidonia: la polémica historia de la duquesa roja, sus hijos y su vida' (Ed. Esfera de los Libros), “Luisa Isabel y Liliane se conocieron en la boda de su hijo Leoncio con la noble Montserrat Viñamata. Ella fue testigo del enlace por parte de la novia. Montse y Liliane eran muy amigas de Barcelona”. Cuenta Capi que en cuanto la duquesa vio a la alemana exclamó: “A esta le como el chocho”. Del testimonio del productor se deduce el papel fundamental de Viñamata en la relación entre la duquesa y su futura consorte. 

Una imagen de archivo de la 'duquesa roja'
Una imagen de archivo de la 'duquesa roja'

Lo cierto es que el vínculo de Montserrat Viñamata con la duquesa de Medina Sidonia siempre fue excelente. Ella ha dicho públicamente que de la noble antifranquista aprendió que “los títulos por sí mismos no valen para nada”. Sin embargo, su hijo Alonso Enrique, aconsejado por su padre, litigó con éxito el título de Fernandina que tenía su tía Pilar de Gregorio. Tras un pleito de casi 20 años, el Tribunal Supremo dictaminó que Alonso tenía más derecho sobre el título que la cesión que su abuela había realizado a su tía Pilar. Pero el Ministerio de Justicia declaró nula la rehabilitación y el ducado de Fernandina fue enviado al archivo y tanto el hijo de Montserrat como Pilar de Gregorio se quedaron sin título.

Pero sigamos con Viñamata. Como muchas niñas bien de la alta sociedad, recibió su primera educación en el Colegio Santa María del Camino de Madrid, donde se educó la infanta Elena y doña Cristina y todo un elenco de nobles. Con 9 años regresa a Barcelona, donde estudia derecho y se colegia en 1979 con 21 años. Tras la muerte de su padre, heredó una finca de terrenos vinícolas en el Penedés, que explotó con acierto, y su pasión por el vino fue tal que se convirtió en la primera mujer que ingresó en el consejo regulador de esta denominación de origen. 

Pilar Medina Sidonia (Foto: Enrique Villarino)
Pilar Medina Sidonia (Foto: Enrique Villarino)

Sin embargo, lo que la ha llevado a la fama es su empresa, The Georgian Manor House, una consultoría de alto standing experta en educación en la que se dice que se hace “un traje a medida para cada alumno”. Por su prestigiosa institución han pasado muchos de los hijos de los hombres más adinerados de este país. La condesa de Medrano y exnuera de la 'duquesa roja' declaró en una entrevista a 'El Periódico' que por sus manos había pasado mucho hijo de rico y famoso: “He tramitado los estudios de un joven que hoy trabaja para el Gobierno chino en el Instituto de Energía Nuclear de la Universidad de Tsinghua, otra es delegada en la Universidad de Bath, he llevado a nietos de algún actor importante, a los hijos de un famoso arquitecto británico...”. 

A Montserrat no le gusta hacer ninguna referencia al caso Medina Sidonia. De hecho, 'Vanitatis' ha intentado ponerse en contacto con ella sin éxito. Aún así, nunca ha ocultado la simpatía por su suegra y su viuda, con quien mantiene una sólida amistad de más de 30 años. 

Lilliane Dahlmann, en una imagen de archivo (Efe)
Lilliane Dahlmann, en una imagen de archivo (Efe)

En la mencionada entrevista, publicada en 2011 por el medio catalán, dos años después de la muerte de la 'duquesa roja', Montserrat siempre se mostró tan transgresora como la aristócrata cuando hablaba de la nobleza a la que pertenece: “Nunca he dado importancia a los apellidos de mi casa. A algunos de mis antepasados los admiro –como a los Fivaller, que lucharon por los derechos de los catalanes–, pero a otros los considero unos patanes. Encima tuve la suerte de tener como suegra a la duquesa de Medina Sidonia, con la que no se hablaba de aristocracia en absoluto. Lo que sí aprendí en casa es que educarse es casi tan importante como comer”.

Con los años, Liliane, viuda de la duquesa, y Montserrat han seguido conservando una estrecha amistad. Hoy se podría decir que esta última juega en el bando de Liliane, a pesar de que en su día fue esposa de Leoncio, quien además es el padre de sus dos hijos. Pero ¿acudirá Montserrat a apoyar a su amiga Liliane al macrojuicio que arranca este miércoles en Sanlúcar de Barrameda? ¿Veremos a la misteriosa abogada en Cádiz en el proceso que dirime el destino del archivo histórico más importante de Europa?

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios