François Hollande y Valérie Trierweiler, dos formas distintas de 'lavar' su imagen pública
  1. Noticias
AÚN NO TIENE MUCHOS SEGUIDORES

François Hollande y Valérie Trierweiler, dos formas distintas de 'lavar' su imagen pública

El dirigente galo desea estar a la última y afinar de manera segura y controlada la imagen que de él tienen tanto dentro como fuera de su país. Su 'affaire' con la actriz Julie Gayet desgastó mucho su figura pública

placeholder Foto: François Hollande y Valérie Trierweiler, en una imagen de archivo (Reuters)
François Hollande y Valérie Trierweiler, en una imagen de archivo (Reuters)

La tempestad del presidente francés y la que fuese su mujer ya amainó hace tiempo. Ya ha pasado un año desde que Valérie Trierweiler publicase un libro, 'Merci pour ce moment', en el que narraba, de su puño y letra, qué es lo que ocurrió cuando su marido fue cazado por una revista con la actriz Julie Gayet, y el cisma político y social que devino en su separación. Esta semana, con el pelo rubio y una imagen totalmente nueva, la ex primera dama del país galo ha posado para la revista 'Richesse' demostrando que es capaz de rehacer su vida. La entrevista coincide en el tiempo con la cuenta que Hollande ha abierto en Instagram.

Minuto a minuto, el presidente francés, François Hollande, se está convirtiendo en el nuevo instagrammer de moda. El dirigente galo desea estar a la última y afinar de manera segura y controlada la imagen que de él tienen tanto dentro como fuera de su país, mientras que su ex opta por dorar sus cabellos para conseguir el mismo efecto. Es por ello que este jueves, 1 de octubre, ha inaugurado su perfil en Instagram. Su 'affaire' con la actriz Julie Gayet desgastó mucho su figura pública y ha erosionado sin remedio su faceta profesional, pero con su incursión en la red social de fotografías y vídeos más popular confía recuperar el esplendor perdido por los escándalos.

La descripción por la que ha optado para presentarse a los usuarios de Instagram no podría ser más neutra: “François Hollande, presidente de la república francesa”, escribió el mandatario junto a un enlace que redirecciona a la página oficial del Elíseo. Las imágenes, por ahora tan solo tres, van por el mismo camino. Ninguna referencia a su faceta personal y ni rastro de su nuevo amor. En su cuenta tan solo hay cabida para instantáneas en las que se muestra su labor institucional, ya sea trabajando en su despacho o recibiendo a otros mandatarios como es el caso de Vladimir Putin o Angela Merkel. Quizá poco a poco vaya perdiéndole el miedo a esta nueva herramienta y pronto veamos imágenes suyas sentado en el cómodo sofá de su residencia o la típica estampa para dar envidia a los suyos relajándose en la Costa Azul.

Quizá con esta vuelta de tuerca logre aumentar el número de fieles en el contador de seguidores. El jueves inauguró su perfil personal en Instagram y un día después tan solo ha logrado congregar a poco más de 6.000 fans. Nada comparado con los seguidores que atesora en sus otras plataformas sociales, donde se muestra más activo, gracias también al equipo de asesores que se esconden tras él. Mientras que en su página de Facebook ya cuenta con cerca de 590.000 personas afines, en Twitter tiene una horda de suscriptores que hacen sombra incluso a grandes nombres del mundo del espectáculo, con más de 1,13 millones. ¿Será cuestión de tiempo que gane seguidores en Instagram o más bien un cambio de registro algo más personal y cercano?

Julie Gayet Instagram François Hollande
El redactor recomienda