Un demacrado Julián Muñoz abandona el hospital entre fuertes medidas de seguridad
  1. Noticias
sufre problemas del corazón y depresión

Un demacrado Julián Muñoz abandona el hospital entre fuertes medidas de seguridad

El exalcalde de Marbella ha abonado el centro clínico, donde el jueves le intervinieron del corazón, por su propio pie. De nuevo, se le ha visto muy débil y con problemas para caminar

Foto: Julián Muñoz, en su última aparición durante el juicio (Gtres)
Julián Muñoz, en su última aparición durante el juicio (Gtres)

El exalcalde de Marbella Julián Muñoz ha abandonado el Hospital Clínico Universitario Virgen de la Victoria de Málaga tras una semana ingresado. Muñoz, que llegó al centro tras un amago de infarto y que según su abogado "llegó a sufrir un desvanecimiento", ha sido dado de alta y ha regresado a la cárcel de Alhaurín de la Torre, donde cumple condena desde el año 2006.

De nuevo, y como ya ocurrió durante el juicio, se ha visto a una persona muy alejada del hombre robusto que paseó su amor con Isabel Pantoja durante años. Demacrado, cabizbajo y alarmantemente delgado, Julián Muñoz no es ni la sombra de lo que fue. Ha perdido su melena de rizos y ha cambiado el traje, la camisa blanca y la corbata por una camisa de cuadros tipo leñador, camiseta interior y vaqueros.

Aunque ha salido por su propio pie del centro hospitalario (siempre custodiado por la Guardia Civil), es fácil apreciar en el vídeo de su salida que la enfermedad se está haciendo con él, ya que de nuevo se le veía encorvado y con alguna dificultad para avanzar. No en vano, su defensa solicitó que Muñoz no asistiera a las vistas por el caso Fergocon sobre presuntas irregularidades en la contratación de obra por parte dle Ayuntamiento de Marbella. "No creo que pueda aguantar físicamente el trasiego de ir y venir de la cárcel al juicio. Si usted lo considera, vengo, pero no voy a aguantar", aseguró el propio Muñoz ante el presidente del Tribunal.

Sus hijas temen por su vida

Hace apenas cuatro días que el político fue operado del corazón. Allí estuvieron sus hijas que, tal y como declararon en exclusivas para 'Vanitatis', temían que el alta llegase demasiado pronto para su padre. "Ahora su vida depende de una pastilla. Si la olvida, sufrirá un infarto en un cien por cien de seguridad", anunciaba su hija Eloísa.

A los problemas de corazón del exalcalde se suma una fuerte depresión que, como explica su hija, "es el mayor problema". "Él no quiere vivir, su cabeza no está bien y la pastilla que le permite seguir viviendo se le puede olvidar. O bien que decida no tomarla", alertaba. El precario estado de salud de Julián Muñoz, patente de nuevo en las últimas imágenes que han salido de el preso, ha llevado a sus hijas a solicitar un tercer grado por motivos de salud, o que al menos pueda continuar cumpliendo condena en un hospital, vigilado adecuadamente y con supervisión médica continua.

Julián Muñoz
El redactor recomienda