Logo El Confidencial
'ANÉCDOTAS DEL CORAZÓN'

Del puñetazo de Cela a Mariñas a la foto que Zarzuela retiró del mercado

El periodista Javier Alonso Osborne, exdirector de 'Diez Minutos' y '¡Hola!', presenta en unas semanas un libro en el que cuenta desconocidas anécdotas vividas en primera persona con personajes del corazón. Vanitatis les adelanta algunas de ellas

“Toda la verdad sobre el mejor periodismo del corazón”, así reza la contraportada del libro 'Anécdotas del corazón', la obra que verá la luz en las próximas semanas y que está escrita por uno de de los gurús de la prensa rosa. En él, Javier Alonso Osborne, exdirector de 'Diez Minutos' y '¡Hola!', narra las situaciones más estrambóticas que ha vivido con los personajes que han ido salpicando las portadas de sus publicaciones. 

Portada del libro 'Anécdotas del corazón'
Portada del libro 'Anécdotas del corazón'

Javier por sí solo ya podría ser uno de los personaje singulares de esta edición. Se crió a los pechos de las redacciones del diario 'Ya' y de la agencia Logos. Luego llegó la crónica social. Durante años solo tuvo tiempo para dedicarse a la escritura como oficio y “no como entretenimiento”. Ahora escribe “por placer, como catarsis después de tanta tinta obligada”, cuenta en primera persona. Cosas de la jubilación. Osborne explica el motivo de su retiro: “Hace un par de años siempre solía decir que no dejaría la 'primera línea' hasta que no lo hicieran el papa Benedicto y el Rey Juan Carlos, pero un buen día tanto uno como otro pasaron a ser eméritos y, fiel a mí mismo, me retiré”. 

Según Osborne las páginas de 'Anécdotas del corazón' comenzaron siendo un mero entretenimiento. Nos cuenta que un día empezó a ver un montón de fotos que tenía guardadas en cajas, recuerdos de muchos años de periodismo tanto en diarios, agencias de prensa, como en las citadas revistas de corazón y pensó: “¿Qué podría hacer con ellas?”. Fue entonces cuando se dedicó a escarbar en los baúles del viejo desván y “en aquellas cajas con fotos de muchos eventos a los que había asistido por mi profesión. Encontré imágenes curiosas que me hicieron recordar situaciones insólitas, personajes entrañables y momentos emotivos que me llevaron a comenzar a escribir, sin más ambición que la de dar unas pinceladas de color”. Y así nació 'Anécdotas del corazón'. 

Osborne aclara que este libro no es un ensayo o un estudio sobre el nacimiento, evolución y ventas millonarias de la prensa del corazón. Tampoco se trata de unas memorias ni de un análisis sociológico de un fenómeno de esos tiempos. Desde el principio lo tuvo muy claro: “Solo quiero hacer llegar a los lectores una serie de anécdotas intrascendentes y amenas sin pretender en ningún momento que sirvan de base para formar parte de una biografía, ya que solo he confiado en mi memoria, sin basarme en ninguna clase de apuntes”.

Personajes millonarios

El cometido de estas anécdotas es “que la gente conozca algunos detalles más sobre sus personajes preferidos, y hacerles sonreír o emocionarse como a mí me pasó cuando escribí algunas de estas páginas. Además tiene una ventaja, como son historias cortas, puede dejar de leerse en cualquier momento y regresar cuando se tenga ganas de pasar un buen rato, sin complicaciones, ni tener que pensar”. Los personajes son de lo más variopintos. Van desde Camilo José Cela, al que Javier lo define como “espontáneo, auténtico y primario en sus reacciones, basta recordar a la periodista que tiró al agua en la piscina de su casa o la bofetada que le dio a Jesús Mariñas en Marbella”, a Luis Miguel Dominguín, que con sus dotes de “espontáneo, imprevisible y original”, le dijo muy convencido: “Sabes lo que te digo: que los hijos son un engaño”.

'Escoltado' por María José Cantudo y Bárbara Rey (Imagen cedida por la editorial)
'Escoltado' por María José Cantudo y Bárbara Rey (Imagen cedida por la editorial)

Su personaje más admirado es sin duda Isabel Preysler. “De ella no he podido escribir en prosa, ya lo he hecho durante mucho tiempo en prensa, así que la defino haciendo poesía”, asegura Osborne.

Llegó Isabel de una isla lejana
y era tal su dulzura y su belleza
que la admiró desde la realeza
hasta la más humilde aldeana.

Radiante como la hermosa luna
casó con un marqués de la nobleza,
conoció la alegría y la tristeza,
pero siempre le sonrió la fortuna.

Es la más elegante y poderosa.
La dama más querida del 'corazón'.
La más imitada y glamourosa.

Todos comentan si sale, si posa,
y están pendientes de su relación
con el gran 'escribidor' Vargas Llosa.

El 'pacto de Marbella' con Terelu

Sobre la duquesa de Alba cuenta una anécdota muy divertida en la que Cayetana le increpa: “¡Pues que sepa usted que a mí, a verdulera, no me gana nadie…– me dijo una vez que se enfadó, y añadió más cosas que no me atrevo a repetir porque seguro que hay gente que lo pondría en duda, aunque lo tengo grabado en la memoria. Pero no, no lo voy a repetir, aunque estoy seguro de que a ella no le importaría que lo hiciera…”. 

Osborne dice que en la redacción siempre avisó a sus redactores que María del Rosario Cayetana Fitz-James Stuart era capaz de aparecer en cualquier momento “para ponernos personalmente de hoja de perejil”. En las páginas del libro también se relata cómo Terelu Campos le pidió que paralizara una información para que no se le fastidiaran las vacaciones. Era la noticia de su embarazo y Osborne lo denomina como el “pacto de Marbella”:

Terelu, ¿estás ahí?
–Sí. Estoy aquí.
–Perdona que sea tan insistente, pero es que a lo mejor los demás no van siquiera a intentar confirmarla y la van a dar por las buenas.
–Bueno mira. Te voy a decir una cosa: estoy en Marbella de vacaciones y me gustaría pasar la semana que me queda sin estar agobiada y perseguida por la prensa…
–Sí. ¿Y qué? Dime.
–Pues eso… Que si tú vas y la publicas, me vas a fastidiar los días que me quedan.
–¿Es cierto entonces?
–Yo te propongo que no saques nada este número, que aguantes para que yo termine mis vacaciones, y la semana que viene, cuando yo ya me haya ido, la des.
–No creo que esto aguante una semana, compréndelo, estas noticias corren como la pólvora y cuestan una pasta.
–Di que no has podido comprobarlo y que te esperen unos días. Yo no digo nada. Aguanta tú también, y la semana que viene la das...”. Javier lo llama en su libro “El pacto de Marbella”.

Acuerdos para retirar fotos del mercado, incluidas de Zarzuela

También habla de Carmen Sevilla, a la que trata con mucho cariño. Hace referencia a unas fotografías suyas que retiró del mercado. “Aparecieron en el mercado una fotos suyas que no eran ni comprometidas –no había terceras personas, ni besos, ni abrazos–, ni la habían cogido en un descuido mientras se cambiaba de bañador en la playa; se trataba simplemente de unas fotos en las que su silueta salía un poco perjudicada en unos momentos en los que todavía no existía el Photoshop. Yo lo único que hice fue enviárselas, pero fue tal el disgusto que se llevó al pensar que podrían salir publicadas que conseguí que la agencia que las quería comercializar las guardara en su archivo para siempre. Carmen, que es una persona única, nunca olvidó esta pequeña 'gestión' y yo siempre lo pongo como ejemplo de gratitud de una famosa”.

Carmen Sevilla
Carmen Sevilla

Y aunque no es muy explícito, Osborne narra en su libro cómo hizo 'desaparecer' para siempre una fotografía del Rey Juan Carlos. El autor relata cómo le lleva al jefe de prensa de Zarzuela una fotografía que nunca se publicó. No dice nada sobre el contenido de la diapositiva, solo acaba diciendo: “No sé qué haría don Fernando (el entonces jefe de prensa de Casa Real) con la foto, si estará en los archivos de La Zarzuela, o dónde, pero no la volví a ver jamás”.

Comparando ambos casos, indica: “Carmen ha sabido agradecérmelo toda la vida en cada una de sus cartas, y en la otra ocasión fue solo un apretón de manos, pero sincero. Quizás vea la foto de don Juan Carlos publicada cualquier día en cualquier libro de historia y me convenza de que no fue un sueño”.

Secretos y revelaciones de todo tipo de personajes

Javier Alonso Osborne junto a Rocío Jurado (Imagen cedida por la editorial)
Javier Alonso Osborne junto a Rocío Jurado (Imagen cedida por la editorial)

Su posición le ha permitido ser testigo de excepción de numerosos actos y eventos del momento. Casi en exclusiva. Por ejemplo, describe el desencuentro vivido en la boda de Francis Franco. Cuenta que “hubo un detalle que me llamó poderosamente la atención –era uno de los pocos periodistas invitados–, y fue la manera elegante y sutil en que evitaron encontrarse de frente una pareja de famosos recién separados: Carmen Martínez-Bordiú –hermana del novio– y el duque de Cádiz”.

 

Barbara Rey, Isabel Sartorius, Ana Obregón, Sara Montiel… Son infinidad los personajes que trata dentro de estas anécdotas que han marcado la historia del 'cuore' patrio. No se olvida de una de las parejas más mediáticas del momento, la de Rocío Jurado y Pedro Carrasco: “Rocío lloraba aquella mañana de marzo. Había decidido comunicar a su gente, a todo el mundo, que aquella historia suya y del marinero había acabado. Que había sonado el 'gong' y no había ni ganadores ni vencidos, simplemente se había terminado el tiempo para quererse; se habían agotado las caricias, se habían apagado las luces, había terminado el espectáculo”. La más grande y su marido, el boxeador Pedro Carrasco, habían puesto punto final a su relación.

 

Descarga la APP de 'Vanitatis' en tu móvil o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Pincha aquí.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios