Logo El Confidencial
Ha desplazado a ana botín en patrimonio

La peor semana de Sol Daurella, la mujer más rica de Cataluña y la segunda de España

Ella está imputada en el caso Cacaolat y su casa de Barcelona fue registrada por la supuesta implicación de su marido con el clan Pujol, en el marco de la operación Hades

Foto: Sol Daurella, en una imagen de archivo (Efe)
Sol Daurella, en una imagen de archivo (Efe)

A Sol Daurella (Barcelona, 1966) nunca le han salido las cosas mal. Ella es la heredera de una de las familias más ricas de España después de que Franco adjudicara a su abuelo la empresa embotelladora de Coca-Cola en España. Formada en Suiza, licenciada en Empresariales por Esade y con un máster en Finanzas por Berkeley, Daurella no se limitó a heredar un imperio a los 27 años. Ella ha sabido cómo convertirse en la segunda mujer más rica de España y la primera de Cataluña. La revista 'Forbes' publicó esta semana su popular lista en la que Daurella desplazaba a Ana Patricia Botín con una fortuna de 3.700 millones de euros. La lista la encabeza Sandra Ortega Mera, hija de Amancio Ortega.

Sin embargo, Daurella tuvo que rendir cuentas ante el juez el pasado martes. La presidenta de Coca Cola Iberian Partners compareció en el Juzgado de Instrucción número 8 de Zaragoza como imputada en el caso Cacaolat por los supuestos delitos de estafa procesal, administración desleal y atentar contra los derechos de los trabajadores. Por ponernos un poco en antecedentes, el caso Cacaolat deriva de una querella de los extrabajadores de la planta zaragozana de Utebo, que antes pertenecía a la convulsa familia Ruiz-Mateos. Cuando se declara el concurso de acreedores de Nueva Rumasa, se pone en venta y una de las empresas adjudicatarias es Cobega, que pertenece al imperio líquido de la potentada catalana. La estrategia de Daurella fue decir al juez que no recordaba nada de lo ocurrido. “No recuerdo nada”, dijo repetidamente al juez. La aristócrata catalana reiteró que ella no era quien tomaba las decisiones en el día a día de la empresa Cobega, holding que controla la mitad del capital de la famosa marca de batidos.

Carles Villarubí con su hija Carlota en el escenario de su boda en 2014 (Facebook)
Carles Villarubí con su hija Carlota en el escenario de su boda en 2014 (Facebook)

De Sandro Rosell a los Pujol

A su segundo marido (el primero fue Joan Albiol), el empresario Carles Vilarrubí (Barcelona, 1954), actual vicepresidente del FC Barcelona, tampoco le van bien las cosas. El pasado día 27 de octubre la policía registró el domicilio de la poderosa pareja en el barrio alto de Barcelona (en la Avenida Pearson, en Pedralbes) por las supuestas conexiones de Vilarrubí con el clan Pujol. La operación Hades no deja de acaparar portadas en los diarios, así como Vilarrubí, que empezó siendo chófer de Jordi Pujol. Actualmente este empresario, que es el ejemplo de hombre hecho a sí mismo, es vicepresidente de Rothschild España, una banca de inversiones especializada en fusiones y adquisiciones; presidente de CVC Grupo Consejeros, un holding de inversiones patrimonial que agrupa participaciones en empresas de consultoría, y presidente de la compañía de seguros Willis S&C. Anteriormente fue consejero en Telefónica y Antena 3 TV.

Vilarrubí asegura que ya no mantiene ninguna relación con la familia Pujol, una vieja amistad que le está deteriorando, tanto como en su día ocurrió con la excelente relación que el marido de Sol Daurella tenía con Iñaki Urdangarin. Vilarrubí es uno de los hombres fuertes del FC Barcelona. Su amistad con Sandro Rosell tiene más de 30 años de antigüedad debido a que el padre de Rosell fue junto a Pujol uno de los fundadores de Convergència Democràtica de Catalunya, a mediados de los 70.

Hijos, caballos e invitados ausentes

Con los dos cónyuges en los tribunales, el matrimonio vuelve a los mentideros políticos y sociales de donde en realidad nunca ha salido. Daurella, en una de sus contadas entrevistas, ha declarado su obsesión por preservar su patrimonio: “Nunca lo he puesto en riesgo. Es el único legado que transmitiré a mis hijos”, dijo en 2014. La pareja tiene una sola hija en común, llamada Sol, que hizo ocho años este pasado agosto. La niña es el refugio de la empresaria en estos difíciles momentos que no quiere que afecten a la más pequeña de esta poderosa familia. Daurella tiene también a José, de su anterior unión, y Vilarrubí tiene dos. A la mayor, Carlota, la casó el verano de 2014, en una boda que reunió a la élite hípica más rosa (la familia tiene su propia yeguada, como contó 'Vanitatis') con personajes como Athina Onassis o Carlota Casiraghi junto con la élite catalana. Por cierto, entonces al Real Club de Golf Cerdanya, donde se celebró el suntuoso enlace, no acudió nadie del clan Pujol, que ya empezaba a ocupar titulares y se postulaba para acudir a los juzgados. 

Descarga la app de 'Vanitatis' en tu móvil o tablet y no te perderás nunca la actualidad del corazón en España.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios