Julián Contreras intenta retomar el contacto con la hija adoptiva de Cayetano
  1. Noticias
el joven se preocupó al no verla en la boda

Julián Contreras intenta retomar el contacto con la hija adoptiva de Cayetano

El hijo menor de Carmina Ordóñez ha querido saber qué tal le va a su sobrina, con la que hace tiempo que no habla. "No tenemos un contacto fluido", desvela el joven en conversación con Vanitatis

placeholder Foto: Julián Contreras y Lucía
Julián Contreras y Lucía

La sonada ausencia de Lucía, hija de Cayetano Rivera y Blanca Romero, en la boda de su padre el pasado viernes no pasó inadvertida para nadie. Tampoco para algunos de los invitados al enlace del año, entre ellos el hermano menor del novio, Julián Contreras. El hijo más pequeño de Carmina Ordóñez fue uno de los primeros en retirarse de la celebración porque no podía pernoctar en Sevilla y de vuelta a Madrid se preguntaba por el paradero de su sobrina.

Julián en la boda de Cayetano y Eva (Gtres)Su curiosidad le terminó obligando a romper el hielo y al día siguiente no dudó en contactar con Lucía por medio de las redes sociales. No tenía otra forma de hacerlo, ya que desde hace años la comunicación entre la joven y su familia paterna es más bien escasa, por no decir nula. “Eres tú, Lucía?", preguntaba Julián en el perfil de una joven que respondía al nombre y los apellidos de su sobrina. “Siiii”, respondía con aparente entusiasmo la hija de Blanca Romero.

A raíz de aquello, los dos jóvenes mantuvieron una breve conversación aunque esta vez en privado. “Simplemente quise saber si estaba bien, ya que no la vi en la boda”, explica Julián a Vanitatis. ¿Y por qué no fue a la boda?, le pregunta este medio. “Eso me lo reservo. No me correspondea mí dar esas explicaciones. Lo siento”, se disculpa el joven.

Para él es su hermano Cayetano el que debe explicar por qué desde hace años no existe ningún contacto entre padre e hija. Hace unos meses era el propio torero el que dejaba claro los problemas que mantenía con la adolescente diciendo: “Hace un par de años que no hablo con mi hija”.

Aquellas declaraciones se producían poco después de que su exmujer, Blanca Romero, desvelase la identidad del padre biológico de Lucía, algo que no sentó muy bien al que, tras su boda con la modelo asturiana, había ejercido de padre con la niña. “No entiendo por qué ahora hace esto”, se quejaba Cayetano.

placeholder Blanca Romero con su hija Lucía (Bernardo Beragaño)

En cualquier caso, las relaciones entre padre e hija se han vuelto casi inexistentes y por ende también con la familia Rivera en general. Julián confirma a Vanitatis que “no tiene una relación ni fluida ni continuada"con Lucía, pero que le interesa saber cómo está.

'La otra cara de la verdad'

A Julián Contreras que, como sus hermanos, es famoso desde la cuna, no le sorprendió el revuelo que generó la boda de Cayetano. Que más de 100 medios de comunicación estuvieran acreditados para cubrir el enlace no deja de ser para los Rivera y los Ordóñez un dato anecdótico. De hecho, los tres hermanos (Julián, Cayetano y Francisco) saben con gran destreza lidiar con la prensa.

Sobre este concepto tan abstracto, el de la fama, Julián ha querido reflexionar en la última entrada de su blog 'El farolillo azul'. Bajo el título 'La otra cara de la verdad', el joven explica la parte más desagradable de la popularidad: “Hace muchos años me preguntaron qué era la fama: coge a una persona normal, cuélgale una mochila con 30 kilos a la espalda y pídele que camine por una línea recta sin salirse en ningún momento o será cuestionado de inmediato".

Julián habla por experiencia propia. Se refiere a todas las veces en las que ha sido víctima de los prejuicios. “Es común ver a un joven cantante o actor y escuchar de alguien 'ese chico va a acabar muy mal'. Ese acto abominable se llama prejuicio y es una enfermedad que está destruyendo como pocas. Lo sé porque yo he sido muchas veces a quien señalaban con esa frase”, termina de explicar el hijo menor de Carmina.

Pero ante ese lado oscuro que esconde la fama, Julián quiere defender su posibilidad de vender sus vivencias, que no su vida, asegurando que si existen es porque hay un público que las demanda. Una práctica, la de comercializar con la vida privada, que jamás debería ser enjuiciada por una sociedad ávida de noticias de ese calibre. “Yo provengo de una familia conocida y popular. Mis hermanos, valerosos y valientes toreros, forjados a sí mismos, poseen una merecidísima fama que cruza fronteras en todas direcciones. Tengo un padre, al cual quisiese si cien vidas viviese, que me ha enseñado más de lo que podré nunca aprender. Y ella..., que es para quien siempre brillarán las estrellas todas las noches de mi vida. He vendido mis vivencias, jamás mi vida. Esa, por suerte, no tiene precio. Sin embargo, mis problemas, mis penas y mis alegrías, sí. Lo he hecho, con mayor o menor dignidad, y es algo que no negaré. Pero no es justo que se haya llegado a este punto tan recriminatorio, algo que no existiría si no fuese consumido y demandado”.

Descarga laappde Vanitatisen tu móvil o tablet y no te perderás nunca la actualidad del corazón en España.

Cayetano Rivera Julián Contreras Carmina Ordóñez Twitter
El redactor recomienda