Logo El Confidencial
NO FALTARON SUS AMIGOS

Las ausencias marcan la misa por el aniversario de la muerte de Cayetana de Alba

Solo sus hijos Carlos, Alfonso y Fernando acuden al acto religioso. Ni Eugenia, de viaje por EEUU, ni Cayetano, ingresado en Madrid, ni Jacobo han estado en Sevilla. Alfonso Díez encabezó la delegación

Como estaba previsto, poco antes de las doce de la mañana llegaban al santuario de la Hermandad de Los Gitanos, en la calle Tetuán de Sevilla, Carlos Fitz-James Stuart, titular de la Casa de Alba, sus hermanos Alfonso y Fernando y Alfonso Díez para participar en la misa recordatorio en memoria de la duquesa de Alba. Como ya adelantó Vanitatis, las ausencias marcarían esta misa. Eugenia Martínez de Irujo continuaba su periplo viajero con los Tous en Estados Unidos, Cayetano sigue recuperándose en la clínica La Luz de Madrid de sus operaciones y Jacobo mandó en representación a su hijo. El viudo se situó en el primer lugar; a su lado, el duque de Alba y a continuación el resto de hermanos. Detrás los amigos.

Pepe Moreno, hermano mayor de la cofradía, era la persona encargada de recibir en la puerta de la iglesia al viudo y a los familiares directos para, a continuación, acompañarlos a la primera fila de asientos, frente al altar reservado para ellos. Diez bancos en total, porque el resto lo ocuparon gente anónima que llegaron a las diez de la mañana para homenajear y participar en la liturgia oficiada por Ignacio Sánchez-Dalp, el sacerdote que bendijo el matrimonio de Cayetana y Alfonso. De hecho, fue quien informó al viudo semanas antes de que fuera oficial la decisión del primogénito de organizar la misa en el lugar donde permanecen sus cenizas.

Lugar en el que descansan los restos de la duquesa de Alba (Gtres)
Lugar en el que descansan los restos de la duquesa de Alba (Gtres)

Hubo un recordatorio especial para este primer aniversario y muchos de los presentes se emocionaron con las palabras del sacerdote amigo. Al viudo se le pudo ver con lágrimas en los ojos. Recordó el carácter cristiano de Cayetana, su compromiso con los demás y su amor por Sevilla. Un coro acompañó la liturgia.

Según explicaba a Vanitatis Pepe Moreno, “seguimos recordando con mucha nostalgia y cariño a doña Cayetana. Vienen muchas personas de fuera de Sevilla para dejar flores y velas en la capilla donde descansan sus cenizas, que ahora la llamamos 'la de la duquesa'. Siempre hay gente. A veces tenemos que poner orden porque no se puede transitar por el templo. Ella sigue viva en la memoria del pueblo, que la respetaba y la quería. Mire cómo está de lleno el santuario, que tiene capacidad para 300 personas".

Moreno recordaba las muchas ayudas económicas que recibió el santuario y de cómo regaló el cuadro de 'La Resurrección' que está colgado en esa misma capilla. “Si no hubiera sido por ella, habría sido difícil asumir algunas de las rehabilitaciones que hemos tenido que realizar en el edificio”.

El viudo estuvo arropado por Carmen Tello, Curro Romero y el resto de íntimos que pasaron los mejores y peores momentos en la vida de Cayetana. Desde que murió la aristócrata, muchos de ellos se sintieron ninguneados por la familia directa, con la que no volvieron a tener contacto fluido. Una de las que más sintió esa ausencia de afecto fue Carmen Tello, que si no hubiera sido porque se lo pidió Alfonso Díez, tampoco habría acudido, como explicó a Vanitatis.

Otras amistades que han acudido han sido la marquesa de Saltillo, Mercedes Vázquez, Ana Abascal, Tomás Terry, Mario Niebla y Pío Delgado, los modistos Victorio & Lucchino, los condes de Peñaflor y los doctores que trataron a la duquesa.

Descarga la APP de Vanitatis en tu móvil o tablet y no te perderás nunca la actualidad del corazón en España. 

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios