Logo El Confidencial
Se cumple un año de la muerte de la duquesa

Eugenia justifica su ausencia en el funeral: “A mí no me hace falta ya tanta misa”

La duquesa de Montoro, invitada a la Gala Sida Barcelona, se desmarca de la línea familiar y escoge llevar el luto de modo discreto

Eugenia vive considerablemente al margen de la perenne herida abierta entre los más carismáticos varones de la familia, Carlos Fitz-James y Cayetano Martínez de Irujo. Llegó a la Gala Sida Barcelona haciendo escala en Madrid tras una breve estancia en EEUU, como estaba previsto, y pasó por el 'photocall' sin dejar de sonreír. Acompañada de su amiga y jefa Rosa Tous, heredera de la saga joyera, la (delgadísima) duquesa de Montoro ha superado metas volantes en las que otros miembros de la familia siguen tropezando.

La benjamina de Alba no estuvo en el funeral por su madre celebrado en Sevilla el pasado viernes ni, seguramente y a juzgar por su respuesta, habría acudido de encontrarse en España. “Bueno, a ver, es que a mí no me hace falta ya tanta misa, ¿sabes? A mi madre la llevo en el corazón, está conmigo siempre, en el recuerdo, y las polémicas, misas y actos sociales de este tema a mí no me van”.

Eugenia confirmó que Cayetano va mejorando de su operación de peritonitis, episodio más grave de lo que ha trascendido, y que se repone en la madrileña clínica La Luz: “Se va recuperando poco a poco, va muy lento pero menos mal que ya pasó lo peor. Quise ir a verlo antes de volar a EEUU, pero el médico no me dejó porque yo tenía un gripazo… Pero hemos estado hablando todos los días”.

Al hilo de su hermano era inevitable preguntarle por la opaca aunque incendiaria confesión de su ex, la nadadora Melani Costa, según la que un oscuro aspecto de Cayetano, algo no confesable, habría dinamitado la relación. Eugenia se aleja pero le arroja a la deportista un guante en la cara. “No me he enterado de nada, si es que he estado fuera. Preguntadle a ella, que yo no tengo nada que ver. ¿Si la conocí? Sí, dos días la vi. O tres”, dice sonriendo con picardía mientras se aleja. Lo que traducido del castellano aristocrático al lenguaje llano viene a ser algo como: "¿Ah, que esa fue novia de mi hermano? Venga, va".

Lea también: La foto fan de Manel Fuentes en la Gala del Sida

Descarga la APP de Vanitatis en tu móvil o tablet y no te perderás nunca la actualidad del corazón en España

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios