Logo El Confidencial
LA MORALEJA DEJA DE TENERLA COMO VECINA ILUSTRE

Isabel Pantoja vende la casa de sus sueños: así se fraguó su compra y ahora su venta

Con la venta de la casa de La Moraleja la tonadillera cierra un capítulo muy importante de su vida. Se ha visto obligada a deshacerse de ella por bastante menos de lo que pretendía

Foto: Isabel Pantoja vende su casa de La Moraleja
Isabel Pantoja vende su casa de La Moraleja

Isabel Pantoja ha vendido por fin su casa de La Moraleja. Lo ha hecho por una cantidad muy inferior a la primera oferta que recibió hace tres años, cuando ni en sus peores pesadillas imaginaba que acabaría cumpliendo condena por blanqueo de capital. Un millón y medio de euros frente a los cuatro iniciales que la cantante pedía y que fue rebajando según se le iba complicando la vida y sus finanzas con embargos, multas y deudas a la Agencia Tributaria. Cada día que pasaba el chalet se convertía en una carga emocional y económica que ahora por fin ha terminado.

Con la venta, la tonadillera pone fin a un capítulo muy importante de su existencia. La operación se ha cerrado con unos inversores que se interesaron por la finca hace tiempo y ahora, según informan a Vanitatis, la han adquirido para en un futuro ponerla a la venta: “Es una buenísima inversión y no solo por el precio conseguido, sino también porque la finca esta muy bien ubicada, al lado del campo de golf, y eso es un valor añadido para compradores extranjeros”. Hubo un empresario francés que también se interesó e incluso llegó a visitarla y hacer una contraoferta a la baja. Consideraba que la vivienda no se encontraba en buen estado y haría falta una remodelación. En aquel momento aún no estaba en la cuerda floja y no quiso negociar. "Siempre pensó que podría salvarla. Era su cuartel general. Mucho más que Cantora”, explican conocidos de la artista.

Vista aérea del chalet de Pantoja en La Moraleja (Telecinco)
Vista aérea del chalet de Pantoja en La Moraleja (Telecinco)

El chalet de La Moraleja fue para Pantoja como el palacete de Pedralbes para los Urdangarin. Para la infanta y su marido la guinda a una vida ostentosa pagada (como aparece en el sumario del caso Nóos) con dinero poco justificable y supuestamente ilegal. En el caso de la cantante la mansión era el reconocimiento a su triunfo artístico y a su elevado nivel de vida que le permitía instalarse en una urbanización con vecinos de altura. Rocío Jurado, Lola Flores, Concha Velasco, Norma Duval, Carmen Cervera, Ana Obregón, Paco Gordillo, el mánager de los grandes de la música, e importantes empresarios como Entrecanales, Hidalgo o Peña compartían barrio.

Una compra impulsada por Encarna Sánchez

Isabel vivía entre Sevilla y Madrid, donde tenia un piso en la calle O´Donnell, y fue Encarna Sánchez la que le hizo ver que su sitio estaba en la elitista urbanización de lujo. Había buenos colegios para que su hijo, que en aquellos años todavía era Paquirrín, se relacionara con apellidos de toda la vida. Y además vivía ella. En los años 90, la locutora era uno de los poderes mediáticos más importantes del mundo periodístico y su influencia a través de su programa de radio en la COPE era inmenso. La relación entre la cantante y Sánchez sirvió para que Pantoja decidiera por fin hacerse una casa en la misma urbanización que su amiga.

Mila Ximénez, Isabel Pantoja y Encarna Sánchez
Mila Ximénez, Isabel Pantoja y Encarna Sánchez

La construcción de la vivienda la dirigió y supervisó Encarna Sánchez e incluso se llegó a dar la cifra del coste, que rondaba los 90 millones de pesetas (540.000 euros). Una cantidad a la que se añadía la decoración interior muy similar a la de la propia vivienda de la locutora. Las personas que compartieron amistad con ambas aseguraban en aquellos años que incluso las cortinas venecianas del salón y dormitorio principal eran idénticas. Hubo una leyenda que se difundió sin ninguna base real, porque ambos domicilios no eran contiguos sino que se encontraban en zonas alejadas, que mantenía que se había construido un túnel para unir las dos viviendas.

La amistad se enfrió. Pantoja cambió de vida y se encontró en su camino con nuevos afectos que la alejaban cada vez más de la que había sido la casa de sus sueños. Cuando apareció Julián Muñoz, el chalet de La Moraleja no tenía mucho sentido en su hoja de ruta. Cerró su cuartel general, donde dicen los que la conocieron en aquellos años que fue muy feliz. Ahora también ha servido para pagar deudas.  

Descarga la app de Vanitatis en tu móvil o tablet y no te perderás nunca la actualidad del corazón en España.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios