Logo El Confidencial
Su padre, que falleció ayer, era El tiular del histórico ducado

El desconsuelo de Victoria Hohenlohe, la heredera del ducado de Medinaceli

Criada en Munich tras la separación de sus padres, actualmente vive en Madrid donde ha empezado la universidad. Y es que la próxima duquesa con más solera de España tiene 19 años

Foto: Victoria Hohenlohe en un fotomontaje hecho por Vanitatis
Victoria Hohenlohe en un fotomontaje hecho por Vanitatis

Todas las miradas en la misa que se celebró ayer a las siete de la tarde en la hispalense Casa de Pilatos estaban puestas en los herederos de Marco de Hohenlohe, el duque fallecido para el que todo el mundo guarda palabras entrañables. Allí estaba la primogénita, Victoria Hohenlohe-Langerburg, de 19 años, fruto de su unión con la alemana Sandra Schmidt-Polex (que también acudió al triste acontecimiento), de la que se divorció en 2004 y con la que también tuvo a su hijo Alexander, que tiene actualmente 17 años. Su hija Victoria, que acudió de riguroso negro y que rompió a llorar varias veces con su hermano, es la heredera de este histórico ducado que durante casi dos años ostentó su padre. En breve se convertirá en una de las personas con más abolengo de España. Pero a ella solo le importe estar estos últimos momentos con su padre, con el que estuvo desde antes de entrar en coma. 

Entrañable foto reciente de Victoria, la futura duquesa de Medinaceli, con su padre Marco de Hohenlohe, el difunto titular
Entrañable foto reciente de Victoria, la futura duquesa de Medinaceli, con su padre Marco de Hohenlohe, el difunto titular

La familia posee más de 50 títulos nobiliarios, 11 de ellos con grandeza de España, y un patrimonio compuesto por palacetes y tierras, además de obras de arte y valiosísimas bibliotecas que su padre se encargaba de catalogar, como jefe de la casa de Medinaceli. Y ella, la joven Victoria, que hoy no piensa más que en su padre, será jefe de esta casa ducal, que compite directamente con la de los Alba, quienes por cierto no acudieron a la emotiva misa y se limitaron a mandar una corona de flores.

Victoria estrenó el 2016 entrando en la grandeza de España como condesa de Ofalia, según apareció en el BOE el pasado 4 de abril. La joven nació en Marbella, pero se crió en el Munich natal de su madre, después de que sus progenitores se divorciaran. Actualmente reside en España y visitaba frecuentemente a su padre en Casa Pilatos, con el que tenía una buenísima relación, al igual que su hermano Álex, que desde el primero de agosto es el XIII marqués de Navahermosa. "Victoria y su hermano adoraban a su padre. Todos los veranos eran con él", relata una persona muy cercana a los hijos del fallecido duque. Así, esta tímida joven que siempre ha huido de los medios de comunicación será la duquesa de una casa, la de los Medinaceli, que descienden directamente del Rey Alfonso X el Sabio, a cuyo heredero, el Infante Alfonso de la Cerda, le fue arrebatado el trono de Castilla de forma ilegítima. 

 

La condesa de Ofalia estudia actualmente en la prestigiosa universidad IE Bussines School y pocos compañeros sabían de su alta alcurnia, aunque son interminables apellidos delataban su origen noble. Reside en un apartamento con sus primos, pero a diferencia de sus tíos Luis y Rafa Medina, hijos del fallecido duque de Feria y Naty Abascal, que acudieron ayer a dar también el último adiós a Marco de Hohenlohe, no la veremos en ningún photocall. O al menos, de momento. Por lo precipitado de los acontecimientos, todavía no se sabe si algún familiar ayudará a Victoria Hohenlohe a administrar la Casa de Medinaceli mientras que ella se forma.

Su padre arregló su sucesión (y la de su hermano) en vida

El fallecido duque se encargó en vida de repartir los títulos nobiliarios a sus hijos por dos motivos. Primero por su estado de salud. El duque sufrió en septiembre de 1996 un brutal accidente de motocicleta en Marbella que le dejó en coma durante una larga temporada y del que arrastró las consecuencias hasta el día de su fallecimiento. Y en segundo lugar, para evitarle a Victoria algún efecto colateral de las rencillas familiares. 

Victoria y su hermano Alex Hohenlohe en el funeral de su padre
Victoria y su hermano Alex Hohenlohe en el funeral de su padre

 

Marco Hohenlohe heredó el título de duque de Medinaceli gracias al cambio en la legislación española en 2006 que permitía al hijo de mayor edad, independientemente del sexo, acceder al título nobiliario. Precisamente esta fue la razón por la que la madre del Príncipe de Hohenlohe-Langenburg sería la heredera del título que ostentaba entonces su abuela Victoria Eugenia Fernández de Córdoba, XVIII duquesa de Medinaceli. Pero Ana Medina falleció en 2012, meses antes que su madre, por lo que Marco heredó directamente de su abuela el ducado cuando ésta falleció en agosto de 2013, aunque el título se le reconoció oficialmente en el BOE en 2014.

Antes de esto, su tío (de Marco de Hohenlohe) el duque de Segorbe solicitó una serie de títulos y hubo bastante tensión en la familia, como ya contamos en Vanitatis. Marco Hohenlohe no quería problemas para sus hijos, que heredaron todos los títulos en vida. Eso sí, el duque de Segorbe acudió a la misa del duque ayer en Casa Pilatos y más de uno suspiraba. "Su tío le hizo sufrir mucho cuando empezó a pleitear por los títulos nobiliarios", aseguraba un allegado a la familia. A Victoria nada de esto parecía importarle hoy y se fundía con todo el mundo en un abrazo.

Su gran ejemplo: su abuela Mimi

Victoria siempre tendrá el referente de su abuela Ana Medina Fernández de Córdoba, a la que todo el mundo la llamaba cariñosamente Mimi, a la edad de 71 años en Madrid, ciudad en la que vivió la mayor parte de su vida pese a haber nacido en Sevilla en 1940. Su ahora fallecido padre vivió con ella hasta el final de sus días en la Casa Pilatos, Sevilla, y Victoria siempre ha tenido una relación especial con ella y el lugar por lo que su ejemplo siempre lo tendrá muy presente.

Su abuela se casó en la Catedral de Sevilla en 1961 con Maximiliano von Hohenlohe-Langerburg, hijo del príncipe Max Egon Hohenlohe y de Maria de la Piedad Iturbe y Scholtz, marquesa de Belvis de las Navas. Se divorciaron en 1985. De este matrimonio quedan tres hijos: Marco (el ahora fallecido padre de Victoria), Pablo y Flavia. Ana Medina Fernández de Córdoba siempre será recordada por haber sido la primera amiga española de la reina Sofía cuando esta llegó a España.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios