Logo El Confidencial
En el pueblo de carriazo

Ana Botín se compra otra exclusiva finca con vistas a la bahía de Santander

Una bonita propiedad contigua a la que posee hace más de dos décadas. Un posible regalo de bodas a su hijo Felipe o el modo de asegurarse la no presencia de vecinos incómodos

Foto: Ana Patricia Botín y su nueva finca santanderina
Ana Patricia Botín y su nueva finca santanderina

Ana Patricia Botín es una enamorada de Carriazo, un pequeño municipio de 170 habitantes que pertenece a la localidad cántabra de Ribamontán al Mar, justo en la orilla opuesta a la ciudad de Santander, con lo que las vistas (y la tranquilidad) están aseguradas. La banquera ya tiene desde hace más de 20 años una casa en esta pequeña localidad que linda con la iglesia de San Martín, justo el templo donde este septiembre se casó su hijo, Felipe Morenés Botín, con Julia Puig, heredera del imperio perfumista catalán. 

Morenés y Botín ahora han adquirido una finca de 74.055 metros que linda con la suya y que tiene una ruina en el centro y una privilegiada panorámica de la ciudad de Santander. La propiedad es de fácil acceso y actualmente no hay ninguna obra en marcha y una yeguada pasta por la zona, tal y como demuestran las imágenes que adjuntamos. Según algunos, la adquisición de esta propiedad contigua es para asegurarse el no tener incómodos vecinos y hay otras fuentes que aseguran que aquí se construirá su hijo recién casado una propiedad, pues desde pequeño también está enamorado de la zona. Actuamente la finca es rústica y tiene fundamentalmente pradera y monte bajo. 

Y su gran valor son las vistas:

Viejas rencillas con los vecinos

Ana Botín protagonizó en el pasado un curioso enfrentamiento con el municipio por el campanario del templo donde se dio el 'sí, quiero' su hijo. En el año 2006, el acaudalado matrimonio, que agotó otras vías, acabó interponiendo una queja ante el consistorio en la que lamentaban "las emisiones acústicas provenientes de las campanas de la iglesia, que suenan de forma ininterrumpida desde las 7 de la mañana hasta las 22 horas, cada hora en punto y en las medias horas”. La petición provocó la sorna de los vecinos, que ahora guardan silencio cuando se les pregunta por esta poderosa familia cántabra.

Felipe Morenés y Julia Puig (Gtres)
Felipe Morenés y Julia Puig (Gtres)

Una década después, la tensión entre el templo y los Botín ha desaparecido. Prueba de ello es que la iglesia de San Martín de Carriazo comenzó su restauración a principios de este año, unas obras que, según los vecinos, fueron sufragadas por la propia Ana para la boda de su hijo. Según avanzaba el verano, comenzó a llegar más mano de obra para acelerar los trabajos y poner fin a los mismos cuanto antes. La fecha del enlace era el 16 de septiembre.

Un detalle: en las ventanas se colocaron vinilos translúcidos que no dejan ver el interior del templo, como sí ocurre con los habituales cristales transparentes por los que entra la luz natural. Todo por preservar la intimidad de la boda de su hijo y su futura nuera, que podrían haber encontrado en la zona el lugar perfecto para tener una segunda residencia. 

 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios