Logo El Confidencial
ELLA YA TIENE NUEVA ILUSIÓN

Mar Flores y Javier Merino, los siete puntos de unión de una expareja ejemplar

Tras casi dos décadas casados, decidieron poner punto final a su matrimonio la pasada Semana Santa. La relación actual es buena, en pro de los niños, por los que comparten tiempo y responsabilidades

Foto: Mar Flores y Javier Merino en una imagen de archivo (Gtres)
Mar Flores y Javier Merino en una imagen de archivo (Gtres)

Estuvieron 18 años casados hasta que en marzo pasado, en plena Semana Santa, Mar Flores colgó en sus redes sociales su separación. Una decisión que llamó la atención: todos los que no pertenecían al mundo íntimo de la pareja pensaron que era la modelo la que había puesto punto y final a la relación. Al cabo del tiempo ambos dieron explicaciones. Javier Merino aseguraba a Vanitatis que "cuando se discute por todo a diario hay que separarse" y Mar, en su primera aparición pública, reconocía que la iniciativa había partido del marido. Ocho meses después no tienen aún sentencia de divorcio y mantienen una excelente relación en beneficio de los hijos. Estos son los siete puntos de referencia en la convivencia extramarital de la expareja. Eligieron el camino de la comunicación y no la utilización de los cuatro niños en provecho propio.

- Antes de hacer pública la separación firmaron un contrato privado ante la abogada que lleva los asuntos comunes de la expareja. Fue de mutuo acuerdo.

El matrimonio junto a sus hijos (Gtres)
El matrimonio junto a sus hijos (Gtres)

- Hace unos meses se presentó la demanda de divorcio de la que aún no hay sentencia.

- En él se establecía que en el domicilio familiar seguirían viviendo los hijos con la madre, aunque los padres tuvieran custodia compartida a efectos legales.

- Esta custodia consiste en que en fines de semana alternos Javier Merino se instala en la que fue su casa y Mar Flores se marcha. Además, dos días por semana el empresario pasa la tarde con sus hijos en la misma vivienda. Y si hace falta hacer deberes o dar clase al mayor, también acude sin que esto suponga un problema o discusión para los padres.

- Cuando Mar Flores viaja por temas profesionales, Merino se traslada para estar con los hijos. Y en el caso de que tuviera que quedarse a dormir estando la modelo, tampoco habría problemas. La casa es grande y hay habitaciones de sobra.

Javier Merino y Mar Flores en una imagen de archivo (Gtres)
Javier Merino y Mar Flores en una imagen de archivo (Gtres)

- Los padres quieren dar normalidad a la separación para que no afecte a los hijos y los comentarios que les puedan hacer en el colegio. Sobre todo a los mayores.

- No supone ningún disgusto para Javier Merino que su exmujer tenga un novio. Es más, la felicitó cuando salio en la prensa acompañada de Elias Sacal, su supuesta pareja. Tampoco lo habría en el caso contrario.  

Mar Flores y Javier Merino, los siete puntos de unión de una expareja ejemplar

 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios